El estrés laboral es algo que particularmente no gusta a los que llevamos adelante un emprendimiento. Ya que esto puede provocar la toma de decisiones incorrectas, tensar nuestras relaciones, convertirnos en improductivos y el desgaste físico. Todo un cóctel que no queremos beber. Por esta razón, hoy no te vamos a explicar ¿Cómo hacer que el trabajo no te afecte?. El enemigo número uno de cualquier trabajador. También vamos a contarte cuales son los signos que te avisan de su proximidad, para que puedas evitarlos.

 

¿Cómo hacer que el trabajo no te afecte?: 8 formas de identificar las principales causas

Mejorar el ambiente laboral debería ser una prioridad cuando sentimos que no deseamos asistir o simplemente trabajar. De esta forma podríamos encontrar la mejor solución. Por este motivo te explicamos cuáles son las principales del estrés laboral: 

#1. Mucho sarcasmo:

Sí, claro. La ciencia dice que el sarcasmo es un indicio innegable de una marcada inteligencia y creatividad. Pero si lanzas una frase sarcástica cada 10 minutos, tu agudo sentido del humor es probablemente una señal de que el estrés por trabajo, te está acechando.

Si descubres que constantemente estás reaccionando mal a cosas que normalmente tomamos con calma, incluso las más pequeñas. Es posible que estés sufriendo los primeros síntomas de estrés laboral. Y esto definitivamente debes cambiarlo y encontrar una forma o cómo hacer que el trabajo no te afecte.

#2. Cansancio:

Esto no es nuevo, pero te lo recordaremos. Si estás cansado, desde que entras a tu lugar de trabajo, hasta que te vas, y tu nivel de rendimiento no sube en ningún momento del día, estás agotado. Tu emprendimiento debe darte motivación y sensación de felicidad y no lo opuesto.

#3. Aburrimiento:

Creemos que la falta de interés, puede tener que ver con un entorno de trabajo falto de brillo, o que las tareas que nos tocan son aburridas. Pero, el aburrimiento, puede tener que ver más con tu actitud que con otra cosa. Estudios, revelaron que lo que provoca el aburrimiento, es nuestra percepción de lo que hacemos, o donde estamos. Si te aburres, mientras trabajas en tu emprendimiento, es una mala señal.

#4. Dilación:

El problema no es dejar las cosas para después, en sí mismo. Pero si, si lo haces más de lo normal. Cuando detectes que esto pasa en forma extraordinariamente inusual, da un paso atrás. Es necesario confrontar algunas situaciones, aún más en el trabajo. Porque lo que se deja para después suele volver a relucir.

#5. Misteriosas enfermedades:

El estrés por trabajo, puede cobrar una tarifa muy alta, en lo que a tu salud se refiere. El primer síntoma, puede revelarse como una falta de rendimiento en tu día a día. Si notas que comienzas a sufrir de problemas estomacales, insomnio, o jaquecas cuando normalmente no lo padecen, el cansancio extremo puede estar apoderándose de ti.

#6. Vacaciones:

No hay un indicativo más claro de buscar una alternativa o cómo hacer que el trabajo no te afecte cuando la situación te está ganando que desear un descanso. Incluso, cuando intentas recordar tus últimas vacaciones y nada venga inmediatamente a tu mente, enciende todas las alarmas. Si hace tiempo que no disfrutas de un receso, o tu escritorio está lleno de papeles que todavía no has revisado, es una señal clara de que estás agotado. Descansa. Tu emprendimiento, puede esperar.

#7. Culpa:

Muchos notan que, aunque se esfuercen el doble, no llegan a cumplir con todo el trabajo que les espera, o se proponen. Esto lleva a la culpa por no poder rendir lo suficiente. Si esto te pasa, pisa el freno. Aléjate de tu labor un momento, también de la culpa y retoma con mesura. Generalmente, por causa del sentimiento de incumplir, quienes están ya agotados y no rinden, tienden a esforzarse el doble y, lo único que conseguirán, es agotarse más.

#8. Adicciones:

Es muy normal que acudas a consulta médica y recibas pastillas, prescriptas para el estrés por trabajo. Pero cuidado. Si no se maneja con cuidado, los calmantes, la bebida, o los alimentos mal administrados pueden llevarnos a diferentes tipos de adicciones. Ninguna nos llevará por el camino del éxito.

¿Cómo hacer que el trabajo no te afecte?: 5 Tips para lograrlo

Definitivamente esta situación no es sana, ni para ti y para tu equipo de trabajo. Todos necesitamos alejarnos y ver el panorama desde un punto de vista diferente para encontrar una solución más factible. Por esta razón, a continuación te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a aliviar el estrés que el día a día en el trabajo te ocasiona:

  1. Organiza tus tareas y deberes: muchas veces lo que nos genera estrés se debe a nuestra falta de autogestión.
  2. Determina tus límites: si bien existen trabajos que no tienen horarios. O que dependan de una actividad en concreto, eres tú quien dispone los momentos para descansar o hasta qué punto trabajarás. Asimismo, cuando tengas un horario si el mismo no es el adecuado no dudes en manifestarlo. Muchas veces los horarios preestablecidos no son acordes a la realidad de los trabajadores.
  3. Disfruta tu tiempo libre: es ideal y necesario desconectar. Trabajar día tras día nos puede llevar no solo a sentirnos cansados, sino a enfermarnos.
  4. Establece metas realistas: debes saber cuánto puedes hacer, según tus capacidades, herramientas y tiempo disponible. Porque si te sobreestimas solo conseguirás frustrarse cuando no lo puedas conseguir. O por el contrario, creerás que debes esforzarte aún más.
  5. Practica actividades de tu preferencia: los hobbies y pasatiempos son una excelente forma de liberar nuestra mente a través del ocio y la recreación. Pero no con propósitos poco productivos. La razón detrás de esto es que contribuye a mantener el estado ánimo, la motivación y despejar la mente para retomar la labor con mayor relajación y optimismo.
¿Quieres aprender a controlar tu nivel de trabajo y que el mismo no te afecte en tu vida personal?. Consíguelo en nuestro curso Sin Estrés.

 

¿Cómo hacer que el trabajo no te afecte?: 7 Trucos que debes aplicar

¿Estás leyendo este artículo y comienzas a preocuparte? No lo hagas. Existen muchos modos de cómo hacer que el trabajo no te afecte. Y devolver tu salud mental y física por el carril correcto. Ve al médico, recurre a amigos y familia. Pero, por sobre todo, aprende a medir y administrar mejor tu carga laboral.

Un medio para tomar el control de nuestros tiempos y tareas es la disciplina. Darte cuenta de la importancia del tiempo, el modo en que tomas las decisiones, pasar de las palabras a la acción con cautela, pueden ser algunos de los puntos clave para tener una carrera exitosa, sin comprometer de ningún modo tu salud.

Recuerda que en este proceso no existe nada más sano que la autoevaluación. Ya que nos dota de la capacidad de observar qué cosas podemos hacer para mejorar y evolucionar en nuestra labor diaria.

Sin importar que tan ordenado o exitoso creas ser, puedes estar seguro de que existen todavía aspectos de tu entorno laboral o tu actitud hacia ellos que puedes ajustar. Y a lo largo de tu camino a la cumbre del éxito empresarial. No olvides que todo lo que sentimos que nos pasa es fruto. Asimismo, también es determinante el modo en que lo percibimos y cuanto permitimos que afecte en nuestras vidas.