Select Page

No es tan complicado. El único tema que seguramente provocará un acuerdo unánime en el mundo de los negocios modernos es que todos estamos luchando por encontrar el tiempo suficiente para hacer todo lo que tenemos que hacer. Hay tantos aspectos diferentes de nuestras vidas que demandan de nuestro tiempo y atención. Cuando se mira el tiempo desde la perspectiva del servicio de atención al cliente, es un área donde los consumidores son implacables. Si un negocio pierde su tiempo, cuidado. Las empresas ganadoras se dan cuenta de esto y harán todo lo posible para asegurarse de que el tiempo de sus clientes sea tratado como el más bien preciado.

Piensa en tus propias frustraciones cuando se trata de los problemas en servicio al cliente relacionados con el tiempo. Esperando demasiado en un restaurante, haciendo colas en cualquier lugar, esperando en tu casa a que un especialista aparezca y haga una reparación, esperando a que alguien te devuelva la llamada y una miríada de otros escenarios típicamente frustrantes en el tiempo. Piensa en cómo tu mente procesa las ideas con respecto a ciertos negocios.

Como ejemplo, es posible que tengas una cafetería favorita, pero sabes que tienes que esperar bastante tiempo para tomar un café. A menudo esto te impedirá ir allí simplemente porque no tienes tiempo para quedarte esperando. Después de un tiempo dejas de ir allí y también lo hacen muchas otras personas. Claro que a la empresa le puede ir bien al principio, pero eventualmente los propietarios se preguntarán adónde se han ido todos los clientes.

Si puedes mostrar a tus clientes que respetas su tiempo, lo apreciarán, incluso si no siempre lo haces bien.

La mayoría de las empresas tienen picos y valles, cuando están más ocupados de lo habitual o más silenciosos de lo habitual, y los clientes lo entienden. La mayoría de nosotros come en restaurantes para el almuerzo o la cena, junto con todos los demás. Entonces estos son los momentos en los que entiendes que debes esperar un poco más. Pero cuando el restaurante está tranquilo, esperamos ser atendidos de manera rápida y eficiente.

Uno de los mayores errores que se observan con las empresas que no respetan el tiempo es que no reconocen a los clientes que están esperando. No hacen ningún contacto visual o reconocimiento hasta que el cliente sea el siguiente en el mostrador. Se puede superar tanto dolor simplemente sonriendo a las personas que esperan y haciéndoles saber que la espera no será larga. Reconoce al cliente y demuéstrale que comprendes que su tiempo es valioso y que haces todo lo posible para atenderlo rápidamente.

Todo vuelve a tratarse de algo tan simple como es la comunicación. Si vas a llegar tarde, llama al cliente. Si no puedes entregar un producto a tiempo, hazles saber. Si no tienes noticias, ¡llámalas para avisarles que no tienes noticias!

Busca formas de racionalizar lo que haces para acelerar el servicio al cliente. A menudo, son las pequeñas cosas las que pueden hacer que las empresas atiendan a sus clientes más rápido. Podría ser el diseño de la empresa, si se trata de un estilo de operación minorista. Podría tratarse de niveles de personal en momentos críticos o podría ser el proceso de ventas real en sí mismo; tal vez sea demasiado complicado y tu empresa sea demasiado burocrática para realizar las ventas. Tal vez tu personal necesita estar mejor capacitado.

El tiempo y su buena administración: Conclusión

Independientemente del negocio, encuentra maneras de atender a tus clientes que demuestren que respetas su tiempo y tu negocio desarrollará una reputación por brindar un servicio excelente y más clientes lo buscarán. Esto se aplica tanto en línea como fuera de línea. Si no respetas el tiempo de tus clientes, serán despiadados contigo y con razón, seguramente.

 

Gestión del Tiempo y Planificación de Tareas Práctico