Seleccionar página

Dirigir millenials requiere una metodología muy distinta a la usada con generaciones anteriores. Especialmente para mandos intermedios, quienes son los gerentes que más contacto tienen con los trabajadores más jóvenes. También conocidos como Generación Y, los millenials son las personas nacidas entre principios de la década de los 80 hasta el 2000; comenzaron a entrar en el mercado laboral hace unos 15 años, pero para 2020 se espera que sean al menos la mitad de la fuerza laboral mundial.

Mandos intermedios y la Generación del Milenio

Los líderes exitosos actuales, deben desarrollar una conciencia sobre las similitudes y diferencias entre manejar distintos grupos generacionales, y como estos prefieren ser comprometidos con el trabajo. Esto es especialmente cierto cuando hablamos de atraer, aprovechar al máximo y retener millennials.

No es poco común que mandos intermedios de mayor edad, tengan conflictos con sus subordinados millennials. Después de todo, la visión anticuada del liderazgo y la estructura organizacional en muchas empresas provoca que gran cantidad de gerentes tengan una mentalidad basada en pensar, “debes hacer lo que diga. Yo tengo que recibir órdenes, tú debes recibir las tuyas. Yo debo seguir reglas, tú también. Si no te gusta, estás pidiendo obtener algo muy distinto a lo que yo tuve que atravesar”.

Por muy normales y humanos que sean esos sentimientos, no te harán ningún bien.  Y no hay nada que puedas hacer al respecto. Si quieres mantener una relación estable y productiva con millennials, debes motivarlos y hacer que sus trabajos sean más significativos y retadores de lo que tus antiguos superiores te lo hicieron a ti.

Los líderes corporativos, deben intentar satisfacer los deseos de las nuevas generaciones por ser creativos, tener roles interesantes e importantes y una voz en las actividades de la compañía. Toda la dirigencia, desde los socios hasta los mandos intermedios, deben analizar los procesos de trabajo, para darle a los demás una mejor idea de donde encajan y por qué deben sentirse más comprometidos.

Para ayudaros, aquí hay unas cuantas estrategias que pueden facilitarte la tarea de conectar con tus trabajadores millennials:

  • Cuéntales qué pueden ganar: La generación millennial, es también conocida como la “generación yo”. Ellos siempre quieren saber qué pueden ganar, no solo quieren tener un trabajo, quieren tener un trabajo con impacto. La necesidad de oportunidades y caminos al éxito es más urgente hoy en día, por ende, los empleadores y mandos intermedios deben ser transparentes acerca de los beneficios y potencialidades de los cargos que desempeñan los millennials de la organización. Los millennials quieren sentir que impactan en su comunidad y  que la compañía importa.
  • Retroalimentación: los días en que la comunicación era de una sola dirección gerente-empleado se han ido, pues este enfoque ha mostrado ser ineficiente con las nuevas generaciones. Para construir una fuerte y satisfecha fuerza laboral millennial, el arte de dar y recibir retroalimentación debe ser estructural. Es un camino de dos direcciones y la frecuencia en que ocurre debe incrementarse. Los reviews de rendimiento anual ya no son suficientes; los millennials quieren decirle a los mandos intermedios y gerentes cómo lo están haciendo, y no solo recibir críticas sobre sus trabajos.
  • Da prioridad a las nuevas noticias: las generaciones previas preferían obtener las noticias malas antes que las buenas; la generación Y desea lo positivo antes que lo negativo: “Esto fue lo que hiciste muy bien, esto es lo que puedes hacer para mejorar”. Y en lo que se refiere a la retroalimentación positiva, ese enfoque de “si todo va bien no escucharás de mí”, no es efectivo. Ser proactivo con la retroalimentación positiva es importante.  Cuando piensas en cómo te sientes cuando recibes halagos, cobra sentido por qué, siendo parte de los mandos intermedios, debes dar palmadas en la espalda a tus subordinados. Tu madre, amigos y familiares te halagan continuamente, y es esperado de ellos, pero que tu jefe te dé una retroalimentación positiva, se siente extremadamente bien, especialmente cuando no están en la obligación de hacerlo.
  • Da direcciones claras y ofrece acceso: si una instrucción está abierta a interpretaciones, será interpretada de una manera distinta a la que pretendes. No siempre será algo malo, pues las mejores innovaciones vienen de dichas interpretaciones, y muchas veces los cambios son a mejor. Pero como parte del equipo de mandos intermedios, seguramente querrás que algunas actividades se ejecuten especifícamente como lo requieres. Así que debes ser específico, y confirmar que se entienden mutuamente. Si cumplen con lo que les dices, halágales, y si estás abierto a ideas alternativas, motívales. “Así es cómo lo hemos hecho siempre”, no es buen motivo para seguir haciéndolo así.

Para los mandos intermedios, es importante entender que los millennials necesitan contar con una sensación de vivir el presente a pleno: por lo tanto, asegúrate de ejercitar estas prácticas comunicativas y motivacionales todos los días. Es clave crear un ambiente de compañerismo y desarrollo personal y profesional que mantenga comprometidos a los trabajadores más jóvenes.

 

Programa para Mandos intermedios: E-Business y Marketing Digital