Seleccionar página

Sea cual sea tu posición, un experto en comercio internacional se hace una cantidad de preguntas a las que hoy traemos respuesta. Muchos emprendedores son entusiastas desde el vamos con la idea de comenzar a vender sus productos y servicios en el mercado internacional, mientras que otros son más calculados. Algunos propietarios se embarcan en esta aventura solo después de haber alcanzado cierto nivel de ganancia, capital o activos líquidos, e incluso los hay quienes persiguen la expansión como forma de acelerar el rendimiento doméstico de la compañía.

  • ¿EL negocio está fundamentalmente firme?
  • ¿cuentas con los recursos humanos necesarios para los esfuerzos de expansión?
  • ¿estás preparado para contratar trabajadores extranjeros de ser necesario?
  • ¿Qué tendrás que cambiar acerca de tu negocio para que pueda adaptarse al mercado y la cultura local?
  • ¿Estas familiarizado con estrategias locales que te aseguren ventas efectivas?
  • ¿hay formas plausibles de arrebatarle a tus competidores su porción de mercado?
  • ¿tendrás que buscar socios locales?
  • ¿Puedes costearte los costes de expandirte?
  • ¿hay regulaciones que pudieran limitar tu potencial?
  • ¿es una mejor alternativa vender online, tomando en cuenta tus recursos actuales?

Una vez que tiene todas las respuestas, un experto en comercio internacional procede a analizar si existe suficiente oportunidad de generar ganancias.

Calibrando oportunidades:

Antes de invertir capital en una oficina en el extranjero, debes estimar cuánta demanda hay para tu producto o servicio, entre tu nuevo público objetivo. Busca la opinión de expertos locales, lee los diarios y únete a grupos de networking profesional para reunir información acerca de la oportunidad de mercado. Por supuesto, aunque existan grandes oportunidades de ventas, tienes que asegurarte de que tengas el producto correcto y la marca correcta a la que los consumidores locales puedan sentirse atraídos.

En este punto, un experto en comercio internacional, haría algunas campañas de intriga para determinar si existe suficiente interés en el producto o servicio. Crea una página web, compra publicidad local para llamar la atención sobre tu marca, y mira si alguien se suscribe. Este enfoque funciona mejor para compañías B2C; Negocios B2B, en cambio, pueden iniciar programas pilotos para testar entre los consumidores, para ver si hay gente dispuesta a comprar el producto o servicio, si de hecho decides expandirte.

Este método es esencial para introducir tu negocio a una nueva base de consumidores. Lleva a cabo todo el proceso de distribuir órdenes de productos, o iniciar estrategias de atracción de clientes para experimentar cómo es hacer negocios con una cierta clase de consumidor extranjero.

Cuando un experto en comercio internacional, hace el papel de vendedor para clientes internacionales, gana experiencia de primera mano sobre las relaciones con los consumidores y el manejo de la cuenta internacional. Permitiéndole entender las diferencias culturales que pueden ayudar o perjudicar el negocio a largo plaza. Típicamente, puede ser difícil determinar todos los asuntos que puedas enfrentar durante el proceso de expansión hasta que lo hagas. Pero aunque no te hagas completamente fluido en las prácticas de negocios locales, pronto descubrirás si una expansión a largo término en un mercado particular es viable.

Si todo marcha según tus expectativas, entonces podrás lanzar formalmente tu negocio en el nuevo mercado con una amplia posibilidad de éxito como un experto en comercio internacional. Abre una oficina satélite pequeña, y relocaliza unos cuantos miembros de tu staff para las operaciones en el extranjero  y que trabajen desde allá. Contrata talento local también. Tomando pasos cuidadosos al momento de expandir internacionalmente tu negocio, mitigarás el riesgo financiero y te asegurarás de que haya oportunidades adecuadas para crecer y prosperar.

Experto en comercio internacional: abrazar las diferencias culturales

Trabajar entre y con líderes de negocio globales y nuevas compañías te ofrecerá nuevas perspectivas para tu negocio. Obviamente, también vendrán los retos, especialmente relacionados con la cultura del mercado al que deseas expandirte. Estas culturas se basan en las regiones, el país, la religión y muchos más aspectos. Debes aprender a abrazar esas perspectivas y retos típicos de una expansión internacional. Debes ser humilde, y tener en cuenta que el mundo es mucho más grande que tu país natal. Trabaja la visión global que deben tener tus empleados para hacer negocios exitosos. Si eres entusiasta y te comunicas claramente en tu visión, todo lo demás podrá caer en su lugar.

Especialmente si tienes que gestionar la empresa desde el otro lado del mundo, para trabajar como un experto en comercio internacional, tendrás que esforzarte el doble para mantener las relaciones entre empleados y clientes. Agenda una llamada semanal corporativa con tus empleados, pues tu comunicación no puede limitarse a correos electrónicos. Necesitas la mayor cantidad de información posible, incluso el tono de voz de tu interlocutor. En definitiva, administrar un negocio que tiene operaciones en más de un país te aportará beneficios y crecimiento sin igual. Apoyándote en la tecnología y el personal adecuado, todos se te hará mucho más sencillo.

 

Experto en Comercio Internacional, Bolsa y Operativa Bursátil