Seleccionar página

En marketing, una de las partes más duras de crear una marca no es concebirla, sino ponerle un nombre. Este, en un mercado que cada día suma un nuevo competidor, puede definir un triunfo aplastante, o el camino al olvido.

Al contrario de lo que muchos creen, esta labor no se trata de “inventar” un nombre o slogan que resulte pegadizo. También, debe contener un mensaje que usado estratégicamente, te permita llegar de forma positiva al público destinatario.

Cómo punto de inicio, mantener simples nuestras ideas, será un buen primer paso. A la hora de elegir el nombre de tu producto, nunca debes intentar abarcar demasiado. Es decir, pensar un nombre que resulte atractivo, cuente nuestra estrategia, se vea impactante, apunte a varios nichos y hable sobre nuestro rubro u orientación, puede parecer un elemento completo para mostrar a nuestros potenciales clientes. Pero, algunas veces, caemos en el error de apuntar a tantos frentes, que perdemos el norte y, al intentar mostrar tanto, terminamos confundiendo y mostrando nada. Pensemos en marcas como Apple o Amazon. Simples y perduran en tu mente, sin que haga falta mediar otra palabra para que sepamos de que estamos hablando.

¿Que te parece Aicad como nombre para una marca?

Puedes utilizar herramientas como Gospaces, Wordoid o NameStation para ir probando ideas de nombres y, porque no, ver que usan los demás.

Crear una marca no es lo mismo que crear un producto

Atentos a lo que pasa en Internet, pareciera que un buen uso de sus herramientas harán que nuestra empresa se ubique en los primeros puestos, en muy poco tiempo. Es verdad que la inmediatez con que se mueven las cosas en internet apabulla, en ocasiones. Pero no es lo mismo convertirte en una marca popular, que en una prestigiosa. El prestigio y la confianza, son cosas que llevan tiempo y mucho trabajo, nuestro consejo, constancia y perseverancia.

Un buen producto no se consigue sólo produciendo millones y haciendo que este llegue al mundo. Es fundamental tener en cuenta su calidad o tener cuidado en prometer metas que no podamos cumplir, en cuanto a los beneficios que provea nuestro nombre.

Achicar la brecha entre nuestros clientes y la marca, será sinónimo de venta exitosa. Quien compra nuestro producto quiere sentir que está en contacto con ella. Por eso, debemos estar conscientes de brindar al cliente el modo de conseguir respuestas en el mismo instante que las requiera.

Cuando se trata de personas, confianza, creatividad, solidez, son características que solemos apreciar en ellas. Debes hacer lo mismo con tu marca. Dale un toque de humanidad y deja que tu público sepa que esperar de ellas, dotándola de adjetivos que lo hagan sentir cómodo con tu producto. Gánate a tus compradores mostrando que eres, por ejemplo, fiable.

El respeto por tus clientes, puede ser tu carta triunfal. No intentes llegar a toda hora y en todo lugar a ellos. Las empresas de éxito han conseguido posicionarse, eligiendo meticulosamente donde aparecer y cuando.

Por sobretodo siempre ten en cuenta el momento en que vivimos en este mundo globalizado. Piensa de qué modo este niño, que es tu marca, puede ser concebido, alimentado y recrearse, a medida que los mercados cambian. Una actitud dinámica y exitosa es difícil de alcanzar. Pero para nada imposibles. Persevera, innova, vuelve a crear sobre lo andado y los frutos que veas pueden ser cuantiosos.

Y esto es lo que hace maravilloso al marketing. Te obliga constantemente a desafiar tu intelecto e imaginación, en la búsqueda de aquello que está por venir, preparándote constantemente para el cambio.

¿Has utilizado alguno de estos consejos en tu proyecto? ¿Cómo te ha resultado?

Puede que estés interesado en:

3 Consejos para promocionar tu marca en Internet

¿Porque hay que ser un influencer en Internet?

¿Como conseguir practicas en empresas?

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

man-791049_640

Gracias, ya eres uno de los nuestros!