¿Qué es la Postura Corporal?

Se refiere a la alineación y posición del cuerpo en diferentes situaciones. Una postura correcta mantiene el equilibrio y la alineación de las estructuras corporales, reduciendo el estrés en músculos y articulaciones.

Cómo Lograr una Postura Corporal Correcta

Lograr una postura corporal correcta es fundamental para la salud y el bienestar. Implica más que simplemente "pararse derecho". Aquí algunos puntos clave:

  • Colocación de la Cabeza: Mantén tu cabeza erguida, con el mentón paralelo al suelo. Imagina que estás siendo sutilmente tirado hacia arriba desde la parte superior de tu cabeza.
  • Alineación de los Hombros: Tira los hombros hacia atrás y hacia abajo, evitando que se encorven hacia adelante. Esto ayuda a alinear la parte superior del cuerpo.
  • Posición de la Espalda: La columna vertebral debe mantener su curvatura natural, no exageradamente arqueada ni completamente plana. La parte baja de la espalda no debe estar ni demasiado inclinada ni demasiado recta.
  • Equilibrio en la Pelvis: Evita inclinar demasiado la pelvis hacia adelante o hacia atrás. Una ligera inclinación hacia adelante es natural, pero debe ser mínima.
  • Distribución del Peso: El peso debe estar uniformemente distribuido entre ambos pies. Evita inclinarte demasiado hacia un lado.
  • Relajación de las Rodillas: Mantén las rodillas ligeramente flexionadas, evitando bloquearlas. Esto mejora la circulación y reduce la fatiga.

Lenguaje Corporal: Posturas y su Significado

El lenguaje corporal es una forma poderosa de comunicación no verbal. Las posturas que adoptamos pueden enviar mensajes conscientes o inconscientes a los demás:

  • Postura Abierta: Mantener los brazos relajados a los lados y el pecho abierto sugiere confianza y disposición para interactuar. Demuestra apertura y accesibilidad.
  • Postura Cerrada: Cruzar los brazos o las piernas puede indicar defensa o resistencia. A menudo, se percibe como una barrera física que implica desinterés o incomodidad.
  • Contacto Visual: Mantener el contacto visual de manera equilibrada demuestra interés y honestidad. Evitar la mirada puede ser interpretado como falta de confianza o evasión.
  • Inclinación del Cuerpo: Inclinarse ligeramente hacia alguien indica interés y atención. Por el contrario, inclinarse hacia atrás puede sugerir distancia o desconfianza.
  • Gestos con las Manos: Los gestos abiertos y hacia arriba suelen ser signos de honestidad y entusiasmo. Los gestos cerrados o dirigidos hacia abajo pueden interpretarse como negatividad o nerviosismo.
  • Expresión Facial: Las expresiones faciales complementan la postura del cuerpo. Una sonrisa genuina puede ser muy acogedora, mientras que una expresión seria o tensa puede ser intimidante.

En resumen, una buena postura corporal no solo mejora la salud física, sino que también comunica mucho sobre nuestras emociones y actitudes, afectando cómo los demás nos perciben y responden a nosotros.

Consejos para Mejorar la Postura Corporal en Negociaciones

  • Mantén una postura erguida: Refleja confianza y una posición poderosa.
  • Haz contacto visual: Muestra interés y compromiso.
  • Evita cruzar los brazos o las piernas: Transmite una actitud abierta y receptiva.
  • Haz gestos apropiados: Usa gestos suaves y naturales para enfatizar puntos clave.
  • Ajusta tu postura según la situación: Varía tu postura para adaptarte al contexto de la negociación.
  • Practica la relajación y la empatía: Ayuda a reducir la tensión y muestra una postura abierta y receptiva.

¿Quieres desarrollar tus habilidades técnicas y sociales para competir con éxito en el mercado laboral y crecer profesionalmente? Entonces inscríbete en el Máster Oficial en Liderazgo Positivo y Desarrollo Personal

La Postura Corporal en una Entrevista de Trabajo

Recuerda que la comunicación no verbal es una parte importante de la negociación y puede influir en el resultado final. Si te esfuerzas por mantener una postura corporal adecuada y comunicarte de manera efectiva, puedes mejorar significativamente tus habilidades en la negociación y alcanzar mejores acuerdos.

Aunque no se trata solo de la postura corporal, sino de la actitud general que proyectas. Si estás seguro y relajado, tu postura corporal refleja eso y los demás lo notarán. 

A continuación, algunas recomendaciones generales para tener una negociación exitosa a través de tu postura corporal:

  • Mantén una postura erguida y abierta: esto transmite confianza y seguridad en ti mismo, mantener los hombros hacia atrás, los brazos y piernas despejados así como también el pecho hacia adelante  será un gran indicador de que tienes control de la situación. 
  • Usa gestos con intención: los gestos pueden ser muy efectivos para reforzar lo que estás diciendo, pero deben usarse con moderación y con intención, es importante aclarar que los gestos con intención son distintos a los movimientos nerviosos o repetitivos que puedan distraer al otro negociador.
  • Mantén el contacto visual: mantener el contacto visual demuestra que estás prestando atención y que te importa lo que la otra persona está diciendo, también transmite confianza y seguridad en ti mismo. Como dato importante, no se debe mantener una mirada fija y amenazante, ya que puede hacerte ver como agresivo.
  • Adapta tu postura a la situación: tu postura corporal debe adaptarse a la situación y al otro negociador, si notas que la otra persona está nerviosa o no logra comunicarse de forma adecuada, se debe mantener una postura relajada y abierta para no intimidarla y hacerla sentir en confianza.
  • Escucha activamente: tu posición corporal también puede demostrar que estás escuchando activamente, demuestra el interés o realiza gestos para mostrar que estás de acuerdo.

 

¿Quieres seguir aprendiendo? Te recomendamos leer el siguiente post: Domina cualquier entrevista de trabajo y prepárate para el éxito

Evitando la Postura Corporal Incorrecta

Puede llevar a problemas de salud como dolor de espalda y fatiga. Es vital ser consciente de nuestras posturas habituales y corregirlas.

Conclusión

Una buena postura corporal es fundamental para la salud física y la comunicación efectiva. Al ser conscientes y realizar ajustes en nuestra postura, podemos mejorar significativamente nuestra calidad de vida y nuestras habilidades en la negociación y entrevistas de trabajo.




Cursos Relacionados