Select Page

El e-learning no sólo tiene beneficios exclusivos para los estudiantes e instituciones educativas, también beneficia a las empresas sí saben utilizar esta tecnología de manera adecuada, te presentamos algunos motivos detrás de esta forma de aprendizaje.

Los negocios que usan el e-learning duran más tiempo y tienen una fueza de trabajo más productivo; esto está motivado por la necesidad de usar el aprendizaje online para que los empleados se actualicen sobre las últimas tendencias de sus áreas de trabajo, positivos para sus carreras y para la misma empresa. A su vez, el e-learning puede ser una manera de formar a las personas que ya trabajan en la empresa, sin necesidad de que haya que buscar mano de obra en el mercado, este aspecto hace que el funcionario crea que trabaja en un ambiente donde es estimulado y se incentiva su crecimiento, también otorga mejores resultados a la empresa que siente que está en un ambiente que incentiva el crecimiento y le brinda mejores resultados.

Usar el e-learning en el mercado de trabajo también es interesante porque evita que el negocio quede atrás en las últimas tendencias, favoreciendo el adaptar y renovar sus estrategias y procesos a las tendencias actuales.

Además es de vital importancia tomar en cuenta que compaginar trabajo, familia y estudios no siempre es fácil. Si añadimos horarios rígidos y asistencia obligatoria, puede volverse una misión imposible. Es por eso que muchas universidades de prestigio ya cuentan con la formación a distancia. Si bien antes existían prejuicios hacia quienes realizaban estudios a través de la red, actualmente es una de las modalidades más requeridas por los alumnos por su flexibilidad horaria. Poder estudiar cuando uno quiera es una gran ventaja que en la formación presencial es impensable debido a sus estrictos horarios. La formación online no tiene horarios, lo que te permite marcar tu propio ritmo de aprendizaje y compaginar tus estudios con tu vida laboral y personal.

1-Aprendizaje informal: Esta tendencia, también denominada como Informal learning, centra su atención en cómo las personas pueden desarrollar mejor sus competencias en el campo laboral y no tanto en la mera adquisición de conocimientos. Un aprendizaje basado en el debate e intercambios de ideas, de forma colaborativa, entre profesor y alumnado. La  figura del profesor-cátedra desaparece y surge el rol de mentor-guía.

2- Aprendizaje social 3.0: Esta metodología se centra en el aprendizaje basado en la observación e imitación pero en el entorno virtual. Herramientas como las redes sociales, los blogs o las wikis colaborativas han potenciado este tipo de formación. Recursos que posibilitan crear comunidades entre alumnos y profesores.

3- Aprendizaje automático: O ‘Machine learning’, donde el ordenador identifica los patrones de conducta del alumno basados en la tecnología del Biga Data. De esta forma, la plataforma evalúa la progresión del usuario y, a medida que avanza el curso, se proponen contenidos adaptados a sus necesidades formativas.

5- Emociones: El aprendizaje basado en las emociones crea en el alumno la necesidad de profundizar en los contenidos formativos a través de nuevos estímulos como la gamificación. El juego como una herramienta didáctica, en entornos tradicionalmente no lúdicos, permite que el estudiante aprenda a través de las emociones. Entre las principales mecánicas destacan: niveles; recompensas; puntos; clasificaciones; desafíos o misiones.

6-El internet de las cosas: Esta corriente aboga por la conectividad entre diferentes dispositivos electrónicos y el control de los mismos por los usuarios. En el campo del e-learning es una alternativa interesante para promover una formación experiencial. La realidad virtual permite adquirir conocimientos, en primera persona, a través de la exploración de diferentes entornos.

7-Menablement: No es más que la adaptación de los contenidos e-learning, tradicionalmente diseñados para ordenador, a dispositivos móviles como puedan ser teléfonos inteligentes o tabletas.

8-Microlearning: Nos encontramos ante una sociedad de consumo rápido: aquí y ahora. Una tendencia que también se ha trasladado a la formación online a través de microcontenidos directos y fáciles de entender. Los ejercicios son breves (no deben superar los 30 segundos de duración). Algunos ejemplos de microcontenidos sería realizar un cuestionario, visualizar una infografía interactiva o adivinar un acertijo.

9-Analítica web: A través de este recurso de puede obtener datos referentes a los contenidos consultados: qué, cómo y cuándo. También es muy útil para detectar aquellas actividades que pueden suponer un mayor desafío para los usuarios. Es una forma de comprender el comportamiento del alumno dentro de la plataforma virtual.

E-learning: Conclusión

Las empresas demandan contenidos de calidad y que respondan a las necesidades formativas de sus empleados en áreas como nuevas tecnologías, idiomas, liderazgo, gestión empresarial e Innovación. Es importante que estas soluciones e-Learning ofrezcan cursos que mejoren la competitividad de los profesionales. También es bastante común que las empresas soliciten programas formativos que ayuden a los nuevos trabajadores a adaptarse a los ritmos de trabajo. De igual modo, el e-Learning también es considerado como un valor añadido, ya que muchas empresas lo utilizan para comercializar sus productos de forma amigable.

 

Perito Judicial en Seguridad de Sistemas de Formación E-Learning