Select Page

¿Hace cuánto que no revisas tus protocolos de atención al cliente? Lo sabemos, estás ocupado. Tu calendario está lleno. La última vez que almorzaste en la oficina fue hace tanto tiempo. El restaurante que visitabas, ya no existe y abrieron uno nuevo, en el mismo sitio, dos veces. Pasas tus días en reuniones consecutivas. ¿Y el correo electrónico? No vayamos allí.

Atención al cliente: Nuestra lista

Este es el statu quo para muchos de nosotros. Y el resultado es que cuando nos sentamos en reuniones para intercambiar ideas nuevas, a menudo nos quedamos cortos por una razón muy simple: estamos demasiado ocupados para hablar con nuestros clientes y perdemos perspectiva.

Las excursiones no son solo para niños

Aquí hay cuatro estrategias sencillas para ahorrar tiempo en tu departamento de atención al cliente, poniendo atención a sus necesidades:

  1. Sé el catalizador: el “tiempo de Internet” es como con los años del perro. Si tu último proyecto significativo de investigación sucedió hace cinco o más años, ya es hora de volver al campo de juego, aunque solo sea por un momento. Hace cinco años, Las grandes marcas online, no habían sido absorbidas por las titánicas Google o Amazon, ni podías hablarle a tu buscador y pedirle saber más sobre tu competencia. Hace cinco años, Hace cinco años, el 50% de los logos de las empresas más destacadas de la web, eran muy diferentes. Y hace solo cinco años, las redes sociales estaban en pañales, respecto a donde se encuentran hoy. El punto es este: los viajes de los clientes cambian en paralelo con las innovaciones del mercado, por lo que tu tiempo entre los “proyectos de investigación” deben reducirse en consecuencia.
  2. Piense en el tamaño de la mordida: no permitas que los presupuestos te detengan: hay formas creativas de recopilar ideas que requieren más esfuerzo que dinero y te dan la posibilidad de obtener información primordial para optimizar tu atención al cliente. Si trabajas para un minorista, por ejemplo, haz tiempo en tu agenda para visitar las tiendas y hablar con los clientes; si trabaja en un negocio de servicios, contacta a consumidores seleccionados y programa un horario para discutir sus experiencias con tu empresa; compra en secreto a tus competidores; reúne grupos focales informales cuando viajes a diferentes mercados. Si no tienes un panel de atención al cliente o un consejo asesor, considera crear uno y aprovecharlo para obtener comentarios frecuentes. Una vez que comienzas a buscar activamente ideas, hay innumerables formas de encontrarlas. ¿Son estas ideas simples? Sí. Sin importar en que mercado te muevas descubrirás que a menudo se pasan por alto las oportunidades que estas estrategias representan, y se desaprovechan.
  3. Conviértete en un estudiante de la cultura femenina: las mujeres son las consumidoras más poderosas del mundo, y sus patrones de compra dictan el destino y la fortuna de la mayoría de las empresas de consumo. ¿En cuántos sitios web, revistas, cuentas de redes sociales y blogs centrados en las mujeres participa activamente? ¿Cuántas mujeres influyentes sigues en redes como Twitter e Instagram? ¿Hay libros de autores femeninos esperando ser leídos en tu mesa de luz? Si no estás seguro de dónde comenzar, comienza por seguir las cuentas públicas de redes sociales de las personas influyentes más importantes para estudiar tu política de atención al cliente, y descubre a las personas que están siguiendo. No te detengas allí: mira lo que están viendo las mujeres en la televisión y en las películas. Conéctate al mundo de la cultura de las mujeres y te sorprenderás al descubrir que estarás ante la forma más rápida de generar ideas y perspectivas para este mercado crucial.
  4. Haz excursiones: ¿Cuáles son las posibilidades de tener una idea audaz y brillante mientras está sentado en tu escritorio inclinado sobre el teclado? No es tan bueno como si hubieras salido antes. Cada semana, incluye tiempo en tu agenda para salir al campo al menos una vez. Esto puede significar cualquier cosa, desde visitar minoristas populares en busca de inspiración; yendo a una conferencia; diciendo “sí” a las personas que quieren tomar un café contigo; dando una presentación en una universidad local; ver una nueva obra o ir a un concierto. Recibir nuevos estímulos de nuevas personas y nuevas experiencias tendrá un poderoso impacto en tu trabajo y tu capacidad para mantenerte relevante. También te darás la oportunidad a la casualidad de trabajar su magia.

 

Calidad en Atención al Cliente