Seleccionar página

Los riesgos laborales psicosociales son aquellos factores y elementos ligados al trabajo laboral, que pudieran causar malestar físico, daños psicológicos o sociales, o afectar significativamente la salud y ánimo del trabajador.  Estos riesgos pueden estar presentes debido a las interacciones, funciones y responsabilidades inherentes al cargo del empleado y el ambiente en que se desempeña. Entre todos los elementos de atención, sin duda el más importante es el estrés.  Éste se presenta cuando la persona siente que se le exige más de lo que puede dar, y está asociado a enfermedades de todo tipo: inmunitarias, cardiovasculares, musculoesqueléticas, dermatológicas, mentales, etc.

En décadas pasadas, los riesgos laborales psicosociales asociados al estrés, eran considerados un problema individual. Una especie de debilidad típica de un trabajador que no está preparado, o no tiene la capacidad, para desempeñarse en su puesto laboral. Sin embargo, se ha encontrado que lejos de ser un problema de carácter personal, la mayoría de las razones por las cuales un empleado puede experimentar estrés, provienen de la mala gestión y distribución de la carga de trabajo a través de estructuras organizativas deficientes.  A saber:

  • Trabajo excesivo y bajo presión de tiempo
  • Falta de claridad sobre las funciones que se esperan que el trabajador ejerza
  • Exigencias imprecisas, contradicciones y demandas no acordes con la especialización del empleado
  • Relaciones interpersonales deficientes; acoso psicológico, sexual, o cualquier clase de violencia ejercida por terceros
  • Carencia de influencia en la toma de decisiones
  • Cambios agresivos en la estructura organizacional y sensación de inseguridad

En empresas donde no se le dé importancia a los riesgos laborales psicosociales, usualmente se justifican estas deficiencias organizativas como situaciones  y obstáculos que permiten el crecimiento personal y profesional del trabajador, haciéndole enfrentar retos que los hagan demostrar sus capacidades y destrezas. Pero es todo lo contrario. En un entorno laboral adecuado, la persona puede tener buen rendimiento sin ver afectada su salud y bienestar; las dificultades son inherentes a su puesto, sí, pero reciben toda la confianza y apoyo del resto de la estructura, y se mantiene motivado y con energía para hacerles frente.

Por otra parte, los riesgos laborales psicosociales también representan desventajas para las compañías, pues significan un rendimiento y productividad global de la empresa por debajo de sus capacidades, absentismo laboral, pérdida y dificultad para retener a los trabajadores claves, incidentes, lesiones, presentismo, jubilaciones anticipadas, entre otras.

Un mal propietario o administrador, pudiera pensar que no invirtiendo en crear entornos y estructuras laborales provechosas es una buena opción para ahorrar recursos, pero la realidad es totalmente diferente.

¿Cómo evitar los riesgos laborales psicosociales causados por el estrés?

Aunque sufrir estrés es inevitable en ciertos momentos del día a día, pues es una respuesta física ante las situaciones de tensión que cualquiera puede afrontar diariamente, vivir con esta sensación constantemente posee un sinfín de enfermedades y malestares asociados. Son muchos los factores, más allá de las deficiencias organizativas, que pueden hacer que una persona no controle su respuesta ante el estrés.

Para disminuir los factores de riesgo, es conveniente que la empresa desarrolle programas de formación y mentoría para enseñar a los individuos las mejores estrategias para adaptar sus mentalidades a las situaciones de estrés.

Estos se traduce en que la empresa debe eliminar el mayor número de causas o riesgos laborales psicosociales causados por el estrés: realizar encuestas entre los trabajadores, para determinar sus niveles de cansancio y motivación, y consultándoles para identificar las razones por las cuales pudieran experimentar malestar, tensión y estrés. Cruzando los datos se puede llegar a conclusiones efectivas sobre los procesos que deben ser modificados.

Asimismo, es importante que la compañía implemente iniciativas de cohesión interpersonal entre todos los trabajadores. Mejorar las relaciones, incentivar el trabajo en equipo y la identificación y pertenencia con la empresa y el resto de los compañeros, es clave para evitar los riesgos laborales psicosociales.

Es importante que la directiva de la compañía, se tome la labor de aminorar estos riesgos como un conflicto más de salud y seguridad laboral, que como un simple problema de gestión de equipos.  En todo el mundo existen legislaciones que obligan a las empresas a garantizar entornos laborales positivos, por lo que las juntas directivas deben estar al tanto de cuáles son las leyes relacionadas al tema en el área geográfica que se encuentren, y seguir las pautas al pie de la letra.

La realidad en el mercado laboral actual es cambiante, por lo que muchos profesionales deben enfrentarse a riesgos laborales psicosociales producto de problemas y situaciones sobre las cuales tienen nula o poca experiencia, así que las estrategias de formación no deben atenerse solo a la motivación y la mejora en las comunicaciones, sino en la actualización de conocimientos.

En definitiva, es vital que para evitar los riesgos laborales psicosociales la compañía identifique cuáles son sus contradicciones internas y sean solucionadas en el corto plazo. Para las empresas, un aumento del absentismo laboral puede muy bien indicar que se ha perdido el rumbo en la dirección de la organización.

 

Gestión de Estrés Laboral y Afrontamiento del Síndrome de Burnout