En la actualidad se puede apreciar y sentir que la psicología se ha convertido en un elemento indispensable para la sociedad, esto debido a que en esencia el ser humano es un ser sociable y necesita recíprocamente del grupo para vivir y lograr sus objetivos, tema que toca profundamente y de manera oportuna además de acertada la ciencia de la psicología.

Y es que vivimos en un mundo basado en relaciones interpersonales, mediante ellas crecemos, aprendemos, compartimos, nos alegramos y alegramos a otros, desarrollamos talentos y habilidades para lograr más objetivos y seguir creciendo; sin embargo el vivir también implica en mayor o menor medida enfrentarse a situaciones desagradables que impiden o interfieren en el ansiado desarrollo personal. Las relaciones interpersonales constituyen, pues, un aspecto básico en nuestras vidas, funcionando no sólo como un medio para alcanzar determinados objetivos sino como un fin en sí mismo; en función a ello es que la psicología desarrolla métodos y técnicas en favor de cumplir una de sus tareas fundamentales: guiar al ser humano en mejorar el proceso de relacionarse asertivamente con otras personas.

La psicología en las empresas

Pero si pensamos en cuál de las ramas de la psicología es la que tiene mayor importancia a nivel empresarial, en un contexto en el cual priman los negocios, la productividad, la globalización y se busca constantemente liderazgo, competitividad, atender y dar la debida importancia al “factor humano”, así como innovación y calidad, ésta es la psicología organizacional: ciencia investigativa que recoge información sobre la conducta de las personas organizándolos sistemáticamente y elaborando teorías para su comprensión, lo cual ayuda a conocer y explicar el comportamiento de las personas y en algunas oportunidades, incluso, a predecir sus acciones futuras, pudiendo intervenir sobre ellas y sus implicancias que tuvieran en el entorno laboral.

La primera acción de la psicología en la empresa es elaborar un diagnóstico de situación de la empresa, analizando y evaluando las áreas que requieran intervención, para luego brindarle a la organización un conjunto de herramientas útiles para el desarrollo de ésta, teniendo en cuenta la misión, visión, cultura y los valores de dicha empresa.

Otra de las importantes tareas psicológicas es el análisis del entorno laboral de los colaboradores para fomentar la comunicación interna en las organizaciones, manteniendo un ambiente laboral adecuado a través de una buena estrategia de mejoramiento del flujo de la comunicación, adoptando medidas que hagan más compatible las metas personales con los objetivos de la empresa, manteniendo de esa manera un mejor ambiente de trabajo.

Además la psicología organizacional colabora en la administración de los recursos humanos, estudiando la ubicación de personas calificadas en puestos de trabajo de acuerdo a sus capacidades, dando pautas para optimizar el sistema de incentivos para los empleados; potenciando la formación de los profesionales a través de capacitaciones, cursos, talleres, etc.; e impulsando la mejora del potencial humano poniendo en marcha programas específicos para el desarrollo de habilidades; y asesorando individualmente tanto a directivos, mandos intermedios y las demás personas que conforman el equipo de trabajo de la empresa. Otra de las funciones de la psicología organizacional, es la realización de la labor investigativa para el área de marketing y publicidad en el afán de lograr una comunicación efectiva con los consumidores, quienes son finalmente la razón de ser de la empresa.

Las organizaciones deben ejercer una constante adaptación respecto del contexto y, en virtud de la variabilidad de las condiciones ambientales, son notables las transformaciones en el diseño de estrategias, estructura, procesos de trabajo, entre otros.

Pero, pese a esta realidad, lo importante no es el cambio, sino el proceso mismo de cambio.

Los objetivos y estrategias  fundamentales en los programas de cambio son:

  1. Superación de problemas concretos
  2. Aumento de efectividad organizativa
  3. Mejoramiento de aspectos humanos individuales y/ó de los procesos

Facilitadora: Consiste en diseminar la información acerca de los problemas y las posibles soluciones concientizando a la gente sobre su situación actual y estimulándolos para que sugieran cómo mejorarla. Si se prevé mucha resistencia al cambio, esta estrategia es poco efectiva.

Reeducativa: Consiste en promover el cambio mediante el aprendizaje de nuevos conocimientos, actitudes y conductas. Generalmente requiere amplios periodos para introducir los cambios y es condición fundamental que la organización acepte su insuficiencia para resolver los problemas. Con ésta estrategia es posible disminuir la resistencia al cambio que puede enfrentar el consultor.

Persuasiva: Se basa en principios de racionalidad pero a través del convencimiento y es una estrategia ideal cuando la organización no reconozca la necesidad del cambio. El consultor que encare esta estrategia debe estar dotado no sólo de los conocimientos necesarios sino también del carisma que permite al líder influir a los demás para que hagan lo que él sugiere pero convencidos de que hacen lo que ellos quieren hacer. Si bien requiere menos tiempo que la reeducativa, es posible, que la organización deba ser motivada para continuar en ese proceso de cambio.

De Autoridad: Esta estrategia puede ser muy útil cuando el consultor prevea fuerte oposición al cambio dado que, de esta manera, los sujetos de la organización estarán obligados a aceptar las indicaciones del consultor. Las ventajas de estas acciones pueden evidenciarse en el corto plazo pero las consecuencias en el ambiente laboral pueden tornarse problemáticas.

Es importante nunca perder de vista que la organización debe ser respetada en cuanto a sus valores, creencias, criterios de trabajo, costumbres y tradiciones dado que, de lo contrario, la misma perdería su esencia. El consultor debe limitarse a crear las condiciones para que la empresa sea capaz de crecer y madurar mediante la capacitación que él pueda brindar.

 

Programa Superior de Certificación en Psicología Clínica Infantil para Titulados Universitarios en Psicología