Seleccionar página

La proactividad es una actitud en la que una persona asume el control absoluto de su conducta de forma activa. Significa tomar la iniciativa, anticiparse a los hechos, ser responsable por lo que suceda y decidir en cada momento.

Una persona proactiva es capaz de reaccionar ante cualquier circunstancia. Pero ser proactivo no significa ni actuar con rapidez ni de forma desorganizada, no es solo llevarse por los impulsos. Un individuo proactivo no se queja si en el trabajo las cosas no van como espera, sino que trabaja para conseguir los objetivos y genera cambios constructivos en la organización.

Cómo reconocer a las personas proactivas en la empresa

  • Tienen creatividad
  • Transforman las ideas en acciones
  • Actúan, no esperan a ver qué pasa
  • Buscan nuevas oportunidades
  • Crean cambios positivos
  • Anticipan, previenen y resuelven problemas
  • Actúan de forma diferente en función de cómo deban hacerlo
  • Están orientadas a resultados
  • Perseveran, no se rinden
  • Son flexibles
  • Son responsables de sus actos
  • Son libres de su propia conducta
  • Son positivos
  • No se limitan a cumplir órdenes o desempeñan sus funciones sin más

Un líder proactivo es una persona con iniciativa, positivismo, empatía, capacidad de motivación y automotivación, comunicación, firmeza, asertividad, cordialidad y educación, capacidad de innovación y creatividad, visión de futuro, responsabilidad de sus actos y otras cualidades positivas. Además, es una persona que hace las cosas bien y da ejemplo. No compite, colabora con los demás para conseguir los objetivos empresariales.

La empresa puede favorecer la proactividad de sus empleados:

  • Involucrándolos en las metas y objetivos empresariales
  • Siendo receptivos a sus ideas y sugerencias de mejora
  • Dejando cierta libertad de actuación a sus trabajadores
  • Animando a dejar los miedos a equivocarse
  • Creando espacios de creatividad
  • Favoreciendo la comunicación empresarial

Muchos estudios afirman que un comportamiento proactivo en el trabajo tiene consecuencias positivas y beneficiosas tanto para los trabajadores como para la empresa. Y por eso la proactividad es, a día de hoy, una herramienta imprescindible para que las empresas sobrevivan y crezcan en un entorno cambiante como en el que estamos.

Una persona que es consciente de su vida, define objetivos y lucha por conseguirlos tomando decisiones en lugar de dejarse llevar por las circunstancias suele ser una persona proactiva. Lo puede ser en el mundo laboral, en su vida personal o en ambos entornos.

Una persona que es consciente de su vida, define objetivos y lucha por conseguirlos tomando decisiones en lugar de dejarse llevar por las circunstancias suele ser una persona proactiva. Lo puede ser en el mundo laboral, en su vida personal o en ambos entornos.

De igual manera, otra estrategia de proactividad empresarial la constituye la inversión en Capital Intelectual. Dicha inversión consiste en favorecer el desarrollo individual de los perfiles profesionales de todos los miembros de la organización, poseer un personal formado, le confiere a la empresa mayor capacidad para adaptarse a los nuevos tiempos y asumir con ideas frescas cualquier adversidad.

El éxito en la implementación de medidas de control de los escenarios a futuros, la evaluación de los cambios que se deseen realizar para mejorar la productividad, o cualquier otro factor que altere el buen ritmo de una empresa; depende en alta medida en la capacidad de la organización de llevar la mejor relación empleado-patrono.

Para que la empresa logre proyectar a ciencia cierta cuáles son sus objetivos y las metas a alcanzar, lo mejor es determinar en condiciones reales todos los esfuerzos de la organización con el desarrollo de una robusta planificación estratégica de la entidad productiva.

En la planificación estratégica de una empresa proactiva se deben considerar la mayor cantidad de escenarios de problemas, amenazas y adversidades posibles que puedan afectar el correcto desenvolvimiento de la organización; lo correcto es medir el impacto de cada estrategia y cada acción. De manera dinámica la empresa debe analizar las amenazas y oportunidades que se presenten, cada fortaleza de la empresa proactiva es considerada como una herramienta de atención a las posibles debilidades que se deriven del proceso productivo de la misma, y por ende del funcionamiento integral de la entidad.

En síntesis, lograr cumplir con todos los postulados que involucra la proactividad empresarial requiere de la participación de todos los empleados y directivos de la organización trabajando de manera conjunta y aunando sus esfuerzos para el logro de los objetivos de la empresa proactiva.

 

Proactividad Comercial