¿Sabías qué toda tu información en internet queda registrada en tus proveedores de servicio y plataformas que utilizas?. Sí, porque muchas de ellas necesitan dichos datos para mejorar tu experiencia en sus redes sociales y sitios web. Es así, como nos hemos acostumbrado a proveer cada vez más información sobre nuestro día a día. Cabe destacar que también existe una contraparte, aquellas personas que se preocupan por su privacidad digital. Un derecho que por lo general suele ser ignorado por muchos ciberdelincuentes, quienes utilizan dicha información como moneda de cambio. Y así lograr que sus delitos, chantajes y acciones les pueda proveer una generosa cantidad por parte de las víctimas. Siendo esta la principal razón por la cual es cada vez más necesario que todo los internautas y empresas estemos al tanto de las medidas de ciberseguridad. Para así protegernos de estas situaciones y mantener protegida nuestra información personal.

 

¿La privacidad digital es un derecho que puedo exigir?

Por supuesto que sí, todos tus datos personales te pertenecen, y si bien tienes una elección libre de proveerla en los momentos y situaciones que consideres. Esto no significa que puedas aceptar cualquier irregularidad que pueda exponer dicha información con terceros. Ya que el objetivo de la privacidad digital es que seamos conscientes de la forma que brindamos dicha información voluntariamente. Dado que en la mayoría de las ocasiones dicha información no es eliminada.

Es así como nuestra responsabilidad es asegurarnos de tomar las medidas necesarias para evitar chantajes, fraudes o trampas de terceros. Para conseguirlo debemos conocer cuál es la función o acción que dicha plataforma, sitio web o red social hará con nuestros datos. Para así garantizar que ninguno de ellos pueda aprovecharse de la misma en un futuro.

Por otra parte, debemos estar alerta cuando navegamos en internet, dado que diferentes sitios web pueden ser engañosos. Para ello debemos conocer aquellos indicios que podrían decirnos qué está mal en el sitio web o plataformas. 

No obstante, lo más importante de este tema es la consciencia y acción que tomamos ante dicha situación. Ya que no hace falta pasar por una situación desafortunada para hacer algo. Tenemos que estar preparados para prevenir y actuar cuando llegue el momento, si es que ocurre. Porque algunas de las razones más frecuentes que originan la infección por malware, es por la falta de conocimiento en buenas prácticas de ciberseguridad.

¿Quieres aplicar correctamentelas técnicas de ciberseguridad?. Comienza a crecer profesionalmente con el Máster en ciberinteligencia y seguridad empresarial

 

¿Cuáles son las consecuencias de no cuidar nuestra privacidad digital?

Para comprender mucho mejor la importancia de este tema y cómo nos puede afectar en el futuro. A continuación te explicaremos algunas de sus principales consecuencias:

#1. Espionaje:

Una de las principales motivaciones detrás de muchos malware es el tráfico de información. Ya que principalmente son creados para acceder y manipular la información privada de una persona o empresa. Algo posible gracias al internet, dado que es el medio por el cual los hacker tienen acceso a los datos de sus víctimas. Por lo general hacen esto para retener información, realizar chantajes o cometer fraudes y así obtener buenas cantidades de dinero a cambio de la información.

#2. Comercialización de la información:

Uno de los principales problemas que se han desatado en redes sociales en los últimos años es la finalidad del procesamiento de datos. Si bien suelen utilizarla para que ellos mismos tengan una referencia más concreta de nuestras búsquedas y preferencias. También existen plataformas que brindan esta información a terceros sin que muchos de sus usuarios estén al tanto de la finalidad del tráfico de información.

privacidad digital

#3. Promoción del ciberacoso y ciberbullying:

Uno de los casos más desfavorables, ya sea para personas o empresas, es ser sometido a un escarmiento social. Cuando datos personales son expuestos, en la mayoría de los casos es con la intención de dañar la imagen de la víctima. Y si bien la persona que lo expone no hace algo más que eso, dada la repercusión y difusión en redes sociales. Esto suele desencadenar en llamar la atención de las masas, quienes realizan comentarios que afectan negativamente al afectado. Lo cual los lleva a abandonar las redes sociales por medianos o cortos periodos de tiempo. Además del daño psicológico y emocional que dichos actos puedan generar en la persona.

#4. Rastreo de actividades:

Hoy en día los móviles tienen tantas funcionalidades que nos permiten hacer diversas tareas con ellos. Una de ellas es activar el GPS que sí bien es útil para llegar a lugares y ubicarse en sitios desconocidos. También es una de las informaciones más relevantes para los hackers. Porque pueden saber la ubicación exacta de la víctima, sus visitas a sitios frecuentes y hábitos.

#5. SPAM:

El spam no solo es molesto, también es una de las formas más sutiles de enviar informaciones falsas las cuales direccionan a un sitio con malware. Con el objetivo de engañar a las personas y conseguir permisos, contraseñas y datos de interés. Y así poder realizar sus actos delictivos como robo de identidad, contraseñas, fraudes, entre otros.

¿Cómo puedo mantenerme seguro al navegar en internet?

A pesar de que es muy desconcertante las acciones que terceras personas puedan hacer con nuestra información privada. Esto es solo el paso siguiente que podemos evitar lo mejor posible con las prácticas que te mencionaremos a continuación:

  1. Leer los términos y condiciones de los sitios webs y redes sociales que visitamos o a los cuales estamos asociados.
  2. Evitar unificar la información de nuestras diversas plataformas, correos y redes sociales dado que las mismas podrían acceder a informaciones contenidas en otras.
  3. Establecer contacto y aceptar solicitudes de amistad de personas que conozcamos.
  4. Configurar nuestras redes sociales para que nuestra información de más personas no sea compartida por personas más allá de nuestro círculo.
  5. Limpiar nuestro historial de navegación.
  6. Evadir la proporción de información privada, como identificaciones, contraseñas, dirección, entre otros.
  7. Evitar dejar nuestras cuentas y perfiles abiertos en dispositivos de terceros.
  8. Apagar la opción de GPS cuando no esté en uso para evitar el rastreo de información.
  Te interesa saber más sobre la seguridad informática. Te recomendamos este post: Seguridad de los datos personales en internet y la ciberseguridad