Seleccionar página

La nutrición en los adolescentes es el periodo más cambiante en nuestro crecimiento y es muy importante conocer el desarrollo biológico, psicológico y social del adolescente para comprender la razón de los cambios en su conducta tales como el comer de más o el dejar de hacerlo.

La adolescencia es el tránsito de la niñez a la adultez. En esta etapa el niño gana aproximadamente el 20% de la talla que va a tener como adulto y el 50% de su peso. Estos incrementos corresponden al aumento de masa muscular y masa ósea y en el caso de las mujeres a la grasita en diversos puntos estratégicos.

Importancia de la nutrición en los adolescentes

Aunque el plan de nutrición en los adolescentes se hace normalmente tomando como base las necesidades provocadas por los cambios normales biológicos que vivimos todos y que son claramente perceptibles, también es importante considerar las condiciones sociales y emocionales para evitar causar trastornos de la conducta a la hora de la ingesta como puede ser la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y la obesidad provocada por comer compulsivamente.

Los adultos deben tratar de apoyar a los adolescentes tanto en el desarrollo de su personalidad como en su salud, en que tengan linda imagen, un buen concepto de ellos mismos, que sepan detectar situaciones incorrectas y que no se cierren a los cambios.

El adolescente también requiere de la energía de lo que ingiere para su adecuado desarrollo. Es por esto que se da un aumento en el apetito y es importante satisfacer esa necesidad de manera no desordenada tanto en cantidad como en la calidad de la dieta. Para una buena nutrición en los adolescentes aconsejamos combatir este aumento en las sensaciones de hambre o de ansias por comer practicando algún deporte. De esa manera no sólo liberarán energía sino también endorfinas que les harán sentir satisfechos además de conservar una imagen corporal sana y linda.

Hay que tomar en cuenta, que nosotras las mujeres acumulamos más grasita que los hombres, ya que la necesitaremos cuando seamos mamás, además de que debemos consumir calcio para disminuir riesgos de osteoporosis en la edad adulta y consumir siempre un buen aporte de hierro para evitar anemia

Los adolescentes suelen comer rápido, fuera de su hogar y acostumbran ingerir comidas de elevado valor energético y proteico como golosinas, pastelitos, papitas, entre otros y tienden a la sobrealimentación que los lleva muchas veces al sobrepeso y a la obesidad. En esta edad también es común que inicien el contacto con el alcohol, los cigarros y otras drogas que afectaran dramáticamente la nutrición en los adolescentes.

Teniendo en cuenta estos 10 mensajes estarás más saludable:

  1. Tú alimentación debe ser variada:Nuestro organismo necesita diferentes nutrientes para estar sano, ningún alimento contiene todos los nutrientes, de modo que no conviene comer siempre lo mismo. Disfruta de tus comidas en compañía de familiares y amigos y fíjate en lo que comen los demás seguro que descubres nuevos alimentos para temer mayor variedad.
  2. Consume frutas y verduras: Las frutas, verduras y hortalizas contienen nutrientes que te ayudan a mantenerte sano y son el complemento ideal durante el desayuno, refrigerio, almuerzo y cena.
  3. La higiene, esencial para la nutrición en los adolescentes: No toques la comida sin lavarte las manos con agua y jabón, cepilla tus dientes después de cada comida, y tras el cepillado nocturno ya no deberías ingerir alimento o bebida alguna excepto agua.
  4. Bebe la suficiente agua: Es fundamental mantener el cuerpo bien hidratado ya que más de la mitad del peso es agua, por lo que debes tomar agua al menos 5 vasos al día. Si hace mucho calor o realizas una actividad física intensa, deberás aumentar el consumo de líquidos.
  5. Haz cambios graduales: No intentes cambiar tus hábitos de alimentación y comportamiento de un día para otro, te resultará mucho más fácil hacerlo poco a poco, marcándote objetivos concretos cada día, no prescindas de lo que te gusta, pero intenta que tus comidas sean equilibradas y que contengan todos los nutrientes.
  6. Consume alimentos ricos en carbohidratos: La mitad de las calorías de la nutrición en los adolescentes deben proceder de estos nutrientes, especialmente productos elaborados a base de trigo, cereales, papas, yucas y legumbres y no de dulces caramelos, chocolates entre otros.
  7. Mantén un peso adecuado para tu edad: Mantén un peso adecuado según tu edad, sexo, altura, constitución, actividad física que realizas y factores hereditarios. Ten en cuenta que no es bueno pesar mucho o poco.
  8. Come regularmente: Nuestro cuerpo necesita disponer de energía a cada instante así como los vehículos necesitan combustible para moverse. Al levantarnos después de pasar toda la noche sin comer, nuestro nivel de energía es muy bajo, de modo que conviene hacer un buen desayuno, toma tus refrigerios a media mañana y media tarde, tu almuerzo debe ser completo y tu cena en menor cantidad.
  9. Haz ejercicios: Una bicicleta que no se usa acaba oxidándose, con los músculos y huesos ocurre lo mismo, hay que mantenerlos activos para que funcionen bien. Intenta hacer algo de ejercicios cada día, por ejemplo sube por las escaleras en lugar de utilizar el ascensor, si puedes ve caminando al colegio, a la hora de recreo y en tus tiempos libres práctica alguna actividad física entre otros.
  10. Recuerda que no hay tos buenos o malos: Equilibrio y variedad son las claves para que tu alimentación te ayude a mantener una buena salud y disfrutar de la vida.

Nutrición en los adolescentes: Conclusión

La importancia de la nutrición en los adolescentes es tal que puede condicionar el desarrollo y estado de salud del adolescente al mismo tiempo que puede evitar graves trastornos alimentarios como obesidad, anorexia y bulimia nerviosas que en muchos casos pueden verse desencadenados por hábitos alimentarios inadecuados.

Por todo esto, es fundamental orientar al adolescente acerca de cuáles son los hábitos alimentarios adecuados, qué debe comer y en qué cantidad y cuántas comidas debe realizar.

En definitiva, es necesario que el adolescente comprenda que para estar sano, hace falta llevar una dieta sana, variada y equilibrada.

 

Técnico Superior en Dietética y Nutrición