La negociación es un arte, y para ello debemos dominar especialmente las técnicas destinadas para maximizar nuestras posibilidades de éxito. Asimismo, para sacar el máximo provecho de la misma debemos dominar una serie de habilidades comunicativas. Aún así es normal que nos preguntemos: ¿Cómo negociar? ¿Qué debo hacer para aplicar estos métodos de forma exitosa?. Sigue leyendo y pon en práctica estos consejos.

 

¿Cómo negociar? Consejos prácticos para concretar tus acuerdos

Ya sea en el trabajo (por ejemplo, en el departamento de ventas), con nuestra pareja o en otras situaciones de nuestra vida cotidiana. Todos tenemos que negociar en algún momento de nuestras vidas, pues somos seres sociales y tenemos que convivir con otras personas.

Es por su recurrencia que la negociación es tan importante en nuestras vidas, porque va mucho más allá del entorno laboral. No obstante, eso no quiere decir que a nivel corporativo sea igual de fácil, es todo lo contrario puesto que nuestros acuerdos dependen de grandes proyectos e inversiones. Ahora bien, ¿Qué podemos hacer para tener éxito?. A continuación, te explicamos las bases de cómo negociar en detalle:

#1. Conoce a tu interlocutor:

Siempre es ideal saber con quién hablamos (por ejemplo, sus valores). En ocasiones, es posible investigar sobre la persona o empresa que tendremos delante, ya sea a través de sus redes sociales, en Google o por conocidos en común. Aunque no siempre será posible, por lo que debemos tomarnos un tiempo para saber más. Cómo es la persona o los ejecutivos que tenemos delante y analizar la situación que nos envuelve.

#2. Identifica la necesidad de la otra persona:

No solamente es necesario averiguar datos sobre la otra parte, también debemos conocer sus necesidades. Saber qué es lo que busca y qué es lo que pretende obtener es imprescindible para poder negociar con alguien. De lo contrario, estaremos dando palos de ciego.

#3. Ten claro qué ofreces:

Además de conocer el producto o las necesidades del otro interlocutor, también es importante conocer las tuyas. “¿Qué es lo que ofreces?” o “¿Qué es lo que necesitas?” esto es lo que debes plantearte, siendo fundamental para determinar el cómo negociar. Cualquier negociación requiere que te conozcas en profundidad y que tengas claro cuál es el valor añadido que ofreces.

#4. Sé empático:

La empatía es clave en cualquier relación interpersonal, pero también lo es cuando pretendemos negociar con otros. La empatía significa ponerse en el lugar de las otras personas, entender el mundo que perciben y las emociones que sienten. Esto es indispensable si queremos conseguir acuerdos. Porque nos permite regular nuestro propio comportamiento, adaptarlo a la situación y al otro mientras estemos negociando.

#5. Escucha activamente:

Cuando negociamos, no somos los únicos que tenemos que decir, la otra persona también desea expresar sus razones, motivos y opiniones. Aunque no lo parezca, muchas veces oímos y no escuchamos. Esto ocurre especialmente en un trato, en el que queremos imponer nuestras necesidades y es bastante habitual que nos enfoquemos en vender a toda costa, pensando solo en nosotros mismos.

Y es que escuchar es tan importante como hablar, y por ello es importante realizar una comunicación completa con el otro lado de la mesa negociadora. La mejor opción en este caso es la escucha activa, que no solo se centra en el mensaje verbal, sino también en el no verbal y en las emociones que la otra persona proyecta.

#6. No esperes conseguir todo lo que quieres:

Cuando nos planteamos cómo negociar, desde el inicio es importante ser consciente de que no siempre conseguiremos el 100% de lo que deseamos. Porque la otra persona también tiene necesidades. Por eso, tenemos que aprender a ceder, pero no a cualquier precio. El objetivo es llegar al equilibrio, a ese punto en el que los dos interlocutores ganan.

#7. Sé persuasivo:

Un buen negociador debe ser una persona con habilidad de persuasión. Pues es necesario convencer al otro interlocutor de que lo que le ofrecemos es bueno para ambos. La persuasión no es timar a la otra persona, es un arte que tiene como objetivo hacer que nuestro punto de vista sea atractivo también para la otra persona.

#8. Confía en ti mismo:

Es imposible convencer a nadie si no estamos convencidos nosotros mismos de lo que ofrecemos. Y menos aún lo es si no estamos convencidos de nuestras posibilidades de éxito en el acuerdo. Muchas veces no es lo que decimos, sino cómo lo decimos. Si nos mostramos seguros de nuestros argumentos, es posible que la otra persona confíe en lo que le proponemos.

¿Te interesa este tema? Te recomendamos este post: Postura corporal en la negociación: Tips para comunicarte mejor

 

#9. Gestiona tus emociones apropiadamente:

Saber cómo negociar es un camino de estudio y práctica que no está precisamente adornado con rosas, por lo que existen momentos conflictivos. Si queremos que el acuerdo acabe bien, es necesario redirigir la situación hacia una zona en la que sea posible hablar de manera calmada. Por tanto, controlar y gestionar las emociones es casi obligatorio, pues enfadarse no beneficia para nada la buena marcha hacia nuestros objetivos.

Si eres consciente de que un intento de acuerdo se complica y las dos partes no os encontráis en la zona óptima de negociación, es mejor tomarse unos minutos de descanso para aclarar las ideas y volver de nuevo a la mesa de discusión con otros ánimos.

 #10. Conserva una actitud positiva:

La actitud positiva y el optimismo es necesario para negociar. Pues puede haber momentos en los que las cosas no salgan como uno desea. Ser positivos nos ayuda a encontrar el equilibrio y hacer frente a las situaciones de adversidad que pueden surgir en un intento de acuerdo.