Seleccionar página

Has hecho todo lo posible para impulsar tu marketing online: conoces todos los trucos de SEO: desde el uso de palabras clave de larga cola hasta la construcción de enlaces con personas influyentes de la industria. Y, tal vez pagues un poco más a los motores de búsqueda para que tu sitio aparezca en la parte superior de las páginas cuando las personas busquen tu servicio o área de especialización.

Entonces, ¿qué más podrías hacer con tu marketing online para destacar?

A menos que estés en una línea de trabajo que nadie más en el planeta ocupe, probablemente canibalices contenido de otros sitios, al menos algunas veces. Todos lo hacen. Todos recibimos consejos autorizados e incluso ideas de muchas de las mismas fuentes (y es de esperar que los acreditemos debidamente).

Pero hay algo más: junto con la sustancia, también absorbemos el sonido. Ya sea en los días de la escuela secundaria o en la actualidad, en tu trabajo como propietario de un negocio hoy en día, probablemente estés hablando y escribiendo como las personas que te rodean.

La gente de tu círculo y la industria están usando las mismas palabras de moda, buscando las mismas frases, metáforas y mostrando los mismos patrones de discurso. Eso es natural. Y es especialmente el caso del marketing online, en parte porque muchas empresas emplean a trabajadores independientes para generar su contenido.

Estos son escritores que pueden producir una prosa decente, y rápidamente también, pero no necesariamente saben mucho sobre el tema que están cubriendo … ya sean inversiones en bienes raíces, viajes, nutrición, moda o coleccionables.

Entonces, esos escritores copian el contenido de otros sitios web y lo modifican con sus propias palabras. Los escritores para campañas de marketing online hacen lo mismo. El problema es, sin embargo, que “sus propias palabras” tienden a ser muy similares, sino idénticas, a la verborrea de cualquier otro sitio.

Entonces, ¿cómo haces que tu contenido se destaque entre la multitud? Una forma excelente es identificar estos patrones familiares y evitarlos. Aquí hay tres de los peores, para que aprendas lo que no debes hacer.

  1. La palabra más usada en exceso en internet

¿Sabes cuál es la palabra más usada en exceso en la web? Es “importante”.

Lo ves en todas partes, en frases como “es importante tener en cuenta”, “es importante usar”, “se ha vuelto importante”, “más importante”, “especialmente importante”, “muy importante”, “papel importante”, ” beneficio importante, “toma de decisiones importante”, “muy importante” y “lo más importante”. ¿Te suena familiar? Al menos dos principios de marketing online hacen de esta una mala elección de palabras:

  1. La repetición de algo disminuye su impacto. Cuantas más veces veas una palabra repetida, menos se destacará.
  2. La insistencia puede hacer que casi cualquier cosa sea sospechosa. ¿Notaste cómo te sientes escéptico cuando alguien dice ser más fuerte que nadie en la sala, o posee un recuerdo que es uno de los mejores de todos los tiempos? En el mejor de los casos, piensas: ¿a quién le importa? En el peor, sospechas que el hablante está equivocado, y él o ella no pueden probarlo.

La estrategia de marketing online más efectiva es demostrar tu aseveración desde el principio, en lugar de tratar de persuadir a la gente dándole la etiqueta de “importante”. Debes hacer lo que los autores y actores llaman “mostrar, no hablar”.

Lo que compartas con el lector debe ser lo suficientemente convincente como para que no tengas que decir que es importante. Tus visitantes seguirán leyendo porque verán que les estás ofreciendo algo de interés y valor, no porque les haya asegurado que, “¡Esto es importante!”

Por lo menos, en tu campaña de marketing online, debes reducir la cantidad de veces que repites este adjetivo usado en exceso. Seguramente los has visto aparecer varias veces en un solo párrafo. Muchos sinónimos lo pueden sustituir: esencial, vital, crucial, crítico, productivo, útil, necesario, instructivo. Cada uno tiene una connotación diferente, por supuesto, pero dependiendo del contexto, la mayoría puede ser sustituida por “importante”.

También puedes probar “inteligente”, “sabio”, “agudo” o “astuto” cuando a través de tu propuesta de marketing online recomiendes un curso de acción, en lugar de decir: “Es importante realizar un seguimiento de su análisis”. Ocasionalmente, encontrarás que “vale la pena” puede ser una hermosa (y definitivamente rara) alternativa.

  1. No seas redundante.

Una forma en que los escritores de contenido para marketing online aumentan su conteo de palabras en artículos para la web es decir lo mismo más de una vez. A veces, un punto vale la pena repetirlo, pero cuídate de hacerlo demasiada frecuencia, las redundancias innecesarias consisten en dichos verbales que tipeamos sin pensar, porque las hemos escuchado y leído muchas veces.

Tal vez algunos escritores los usan conscientemente para rellenar la longitud de su pieza y recibir un pago completo de 600, 1,000 o 1,500 palabras. Estos son algunos de los que seguramente has encontrado y reescrito muchas veces a lo largo de los años en artículos para Internet:

  • consejos y trucos
  • herramientas y recursos
  • tareas y deberes
  • una y otra vez
  • una variedad de diferentes
  • un número de diferentes
  • originalmente comenzó
  • mismo exacto
  • consenso general
  • antes que nada,
  • ante todo,
  • primero comenzó

Todas las frases anteriores usan varias palabras para decir algo que podría haberse cubierto en una o dos palabras. Cuando tu marketing online o artículo está lleno de este tipo de escritura flácida, puedes estar arrullando al lector y llevándolo a un estado relajado que podríamos llamar “sueño despierto” (o “atención somnolienta”). El mensaje implícito es: “No tienes que prestar mucha atención a lo que estoy diciendo, porque no todas las palabras cuentan. He incluido muchas más, algunas de ellas innecesarias”. Pero la prosa escrita debe ser diferente de la prosa hablada, porque la lectura es un ejercicio más activo que escuchar, especialmente si tu misión es guiar al lector hacia la acción final, como darte su información de contacto u ordenando su servicio. Entonces no uses lenguaje repetitivo. Reducir las redundancias. Entrena a tus lectores a prestar atención.

  1. Basta de clichés.

Otra forma de dormir a tu lector es repetir las frases e imágenes que aparecen en los artículos de los demás. No hay nada inherentemente incorrecto en ese tipo de verborrea, pero cuando reaparece, una y otra vez, la atención del lector puede deambular. No te molestaste en proponer algo nuevo, entonces ¿por qué debería el lector escuchar con atención? No estamos hablando de clichés orales que aparentemente son comunes en el mundo real de los negocios, sino de los que aparecen con regularidad nauseabunda en artículos de negocios en la web.

Aquí hay una breve lista de ejemplos seguro ves todo el tiempo en marketing online. Por ejemplo, cerca del comienzo de un artículo (a veces con las primeras palabras), puedes ver “No se puede negar …”, lo que supone que, por supuesto, el lector estaría inmediatamente de acuerdo en que lo que sea que esté por decir exige atención. Es otra forma de decir “esto es importante”. Aunque también resultar contraproducente si lo que consigues es tentar al lector a buscar en su mente una situación que pueda negar lo que estés afirmando. Del mismo modo, cuando llegues a tu conclusión, no escribas “Ahora que usted comprende” o “Ahora que usted está convencido”, porque eso puede no ser cierto. ¿Cómo sabrías qué está pasando por la mente del lector? Solo di lo que tienes que decir y deja que las personas decidan lo que han aprendido o creen.

A menudo se ve a escritores para marketing online emplear “innumerables” cuando simplemente significan muchísimo o muchos. Un artículo podría afirmar: “Hay innumerables ocasiones en las que…” o “Han pasado incontables horas …” y también se refiere a “innumerables estudios”. Literalmente, la palabra significa ” no se puede contar “. Pero, sinceramente, la mayoría de las actividades o elementos sobre los que escribirá se pueden contar, con el tiempo y los medios suficientes. Por lo tanto, es más prudente evitar la palabra por completo, a menos que esté hablando de granos de arena en una playa o estrellas en el cielo y elementos similares que probablemente no tengan que aparecer en una buena