Seleccionar página

Entre muchos de los que hoy son reconocidos empresarios y supieron cómo desarrollar sus habilidades profesionales, llevaban el grito de la independencia empresarial en sus venas desde muy temprana edad. Esa, probablemente, hiciera que se vieran forzados a salir a la calle y se educaran a golpes, en el camino por montar una compañía propia. Pero, la mayoría de las veces, ese es el modo en que se aprenden las lecciones más valiosas.

Aprender lecciones invaluables desde el inicio, las más duras a veces, allanan la vía. Permitiendo que de los tropiezos que en el futuro pudieran ser peligrosos para cualquier profesional avezado, ya sean lecciones aprendidas. Habrás ganado, con certeza, la confianza de que esos errores no deben cometerse nuevamente.

Habilidades profesionales: Cómo evitar las caídas

Al inicio de cualquier carrera, es fundamental experimentar lo máximo posible. Si no estás feliz con tal o cual proyecto, eliges otro. Si no te gusta el punto de vista desde donde estás apreciando tu trabajo, haz un cambio. Lo único de valor aquí, es tener claro que, aprendiendo de los errores propios, y ajenos, puedas posicionarte para alcanzar el éxito. Por ello, hoy compartiremos nuestra lista de lecciones que todos deberían aprender desde el comienzo de cualquier carrera, o emprendimiento.

  1. Habilidades profesionales: Solo vives una vez.

Esta frase se utiliza tanto que quizás ya no le prestes mucha atención. Pero toma un segundo para considerar esto. ¿Qué tal si la usamos en una escala más pequeña? Una semana, por ejemplo. Hay 168 horas en una semana; dado que duermes de seis a ocho horas por noche y trabajas 40, eso significa que estás en la oficina casi el 40% del tiempo que estás despierto todas las semanas, incluso los fines de semana.

No pierdas casi la mitad de tus horas de vigilia en un trabajo que odies. Es fácil quedar atrapado en un patrón y convencerse a sí mismo de que debes permanecer en tu labor actual. Pero cuando lo pones en estos términos, ¿realmente vale la pena?

  1. Habilidades profesionales: Aprovecha el valor de las redes.

Nadie se construye a sí mismo, en la soledad de una isla. El éxito se trata de los contactos que cultivas. Establece una buena relación y confía en todos los que conozcas, y nunca derribes ningún puente. Los trabajos e incluso las promociones no se otorgan a las personas más calificadas; se les da a aquellos que saben cómo jugar el juego. Y jugar el juego significa saber cómo aprovechar tu red de contactos para ayudarte a llegar al siguiente paso.

  1. Habilidades profesionales: Nunca tengas un mal día.

Ok. Es verdad que vas a tener algunos días malos. La clave es nunca dejar que nadie sepa que está teniéndolo. Esto va de la mano con la creación de redes. La gente se siente naturalmente atraída por aquellos que son aparentemente felices. Si siempre es un placer trabajar contigo, obtendrás los beneficios. El 100% de las veces, esa promoción irá a quien hace que otros a su alrededor se sientan bien, en lugar de a la persona que están mejor calificadas, pero son difíciles de tratar o alcanzar en el trabajo.

  1. Habilidades profesionales: Nunca dejes de aprender.

No solo es una estrategia para seguir siendo relevante en tu trabajo actual y evitar ser reemplazado por jóvenes expertos en tecnología, sino que evitas que las cosas se vuelvan aburridas. Si has estado trabajando en un puesto durante 10 años, seguramente has dominado tus labores, y eso significa que es hora de asumir una nueva responsabilidad. Esto te ayudará a hacer crecer tu carrera y servir como motivación para mantenerte comprometido. Establece algunos objetivos de aprendizaje para ti mismo, toma una clase en línea y aprende una nueva habilidad.

  1. Habilidades profesionales: Intensifica.

En el caos, puede que encuentres oportunidades. La mayoría de las escaladas profesionales más importantes ocurren cuando alguien se mete en un lío y hace la diferencia. Siempre debes buscar la oportunidad de intensificar y ofrecer ese poco de ayuda que marcará la diferencia para ti a largo plazo. Prepárate y no lo dudes cuando llegue el momento.

Tener a la mano favores que te deben tus superiores es algo bueno. A veces puede ser conveniente no estar pendiente de los premios que te tocan (tiempo extra o una bonificación) y decirle a tu jefe, “Yo estoy aquí para hacer esto” “Es mi deber”, para poder disfrutar de una mayor recompensa en el futuro.

  1. Habilidades profesionales: Busca mentores.

Los mentores no solo te enseñan, también pueden abogar por ti. A muchos profesionales les gusta ayudar a quienes son más nuevos en la empresa. Dar consejos a un alumno ansioso los hace sentirse realizados y exitosos. Así que no te intimides, o pienses que recibir consejos es una calle de un solo sentido.

Busca un empleado mayor y respetable y hazle preguntas sobre su carrera y desarrollo. Asociarse con un mentor te brinda el beneficio de la proximidad, lo que significa que obtendrás un poco de capital social, simplemente al estar cerca de un miembro respetado de la compañía.

Independientemente de dónde se encuentre en tu carrera o emprendimiento, siempre puedes aprender más. Siempre trata de aprender de quienes te rodean. Escucha sus historias, adopta las mejores prácticas y encuentra valor en cada experiencia que puedan enriquecer tu profesión y tus Habilidades profesionales.

 

Entrenamiento en Habilidades Sociolaborales