Estadísticamente España no figura entre los principales países mundiales en digitalización, tampoco es la excepción el continente europeo. La pandemia del Covid-19 generó un desafío para las empresas y consumidores del país. En un abrir y cerrar los ojos se vieron obligados a asumir el encierro y lanzarse al uso de herramientas digitales. Teniendo como única salida incorporarse a la transformación digital en España. Asumiendo los retos del teletrabajo, compras online, procesos de despachos y entrega de productos, entre otros.

 

Durante la crisis provocada por la pandemia, muchas empresas españolas consiguieron sostener la actividad en la mayoría de sus negocios. Todo gracias a la conectividad y calidad digital de las infraestructuras del territorio nacional. Esto logró que las empresas se adaptaran mejor a nuevas estrategias para seguir ofreciendo sus servicios.

La transformación digital en España ¿Cómo la afronta?

La emergencia a nivel mundial generada por el Covid ha supuesto un claro punto de inflexión. Cambiando la forma en que debemos de trabajar, comunicarnos, educarnos, entretenernos, relacionarnos. El estar conectados durante el encierro con el fin de poder seguir realizando nuestras tareas se hizo una auténtica necesidad que impuso una aceleración de la digitalización. La cual se ha convertido en la clave para reactivar la economía.

Afortunadamente España cuenta con suficiente capacidad de conexión e infraestructuras digitales que permitirán reactivar e incrementar la economía en el menor tiempo posible, comparado con otros países.

Si estás interesado es ser parte de la transformación digital, tenemos lo que necesitas. Apúntate a nuestro curso de Transformación digital en empresas de la comunicación publicitaria y adapta tu negocio a las nuevas tendencias digitales.

 

Fortalezas

Según el informe sdiE19 la revolución tecnológica y digital que nos enfrentamos pasa por la conectividad total. Y España se encuentra en una situación más que favorable en este sentido. Ocupando el tercer lugar entre los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) en el despliegue de fibra. Por tanto, España como líder en infraestructuras de conectividad digital en Europa se sitúa en una excelente posición de cara a esta digitalización a la que se enfrente y el futuro. Tres de cada cuatro hogares tienen cobertura de fibra óptica, la cual en dos años ha pasado del 63% al 77%. Y si se tiene en cuenta la cobertura por velocidad el 85 % de los hogares tiene acceso a conexiones de 30 Mbps o más.

Los españoles hacen buen uso de esta conectividad, de hecho 9 de cada 10 usan internet. Es así como no existe brecha de género y la brecha de edad, aunque sigue existiendo, se ha reducido de forma considerable. Mayoritariamente realizamos actividades como son las videollamadas, estar informados o conectarnos a las redes sociales. Asimismo, las actividades mejor valoradas son la de realización de cursos en línea y la reproducción de música, vídeos y juegos online. Por otro lado, hay que destacar un menor nivel de confianza percibido en internet por parte de los españoles. De los cuales en un 60% utilizan la banca por internet, el 64% compra en línea y solo el 15% se atreve a vender.

Debilidades

La transformación digital en España cuenta con una gran debilidad. Debido a que la mitad de su población no tienen competencias digitales básicas, datos que son alarmantes. A pesar de tener una muy buena conectividad y una alta calidad en los servicios públicos digitales. Por lo tanto para incrementar dichos niveles se debe realizar una mayor formación digital.

Esta digitalización dirigida por las empresas no puede permitirse el lujo de no estar centradas en las personas. Las cuales no deben quedarse atrás bajo ningún concepto.

En nuestro país, poco más de la mitad de las personas entre 16 y 74 años poseen capacidades digitales básicas. Según el indicador DESI (Índice de la Economía y la Sociedad Digitales). Lo que sitúa a España en el puesto 17 en la dimensión de capital humano.

transformación digital en españa

Lo que está por venir

Ahora bien, la transformación digital en España pasa por un proceso de transición que de acuerdo al DESI en el 2019 ocupaba el undécimo puesto dentro de la lista de los veintiocho. Superando por varios puntos la media y registrando una subida de dos puestos en la tabla de clasificación en comparación al 2018. Debido principalmente a la conectividad y a los servicios públicos digitales.

¿Qué le espera en el futuro la transformación digital en España?

La tecnología 5G

La implantación de la red móvil de quinta generación aumentará la velocidad de conexión, reducirá al mínimo la latencia y multiplicará exponencialmente el número de dispositivos conectados. Esta nueva tecnología cambiará la manera de comunicarnos. Multiplicando la capacidad de las autopistas de la información y posibilitando la conexión en tiempo real. Se trata de infraestructuras que serán capaces de manejar ecosistemas digitales formados por miles de millones de aparatos conectados. Esperando que para el 2025 la cifra de los mismos supere los 21.500 millones.

Inteligencia artificial

La Inteligencia artificial se ha convertido en la tecnología más disruptiva llamada a revolucionar todos los sectores de la sociedad. Un sistema de IA es capaz de analizar datos en grandes cantidades, identificar patrones y tendencias. También puede formular predicciones de forma automática, con rapidez y precisión.

Internet de las cosas

El crecimiento del internet de las cosas se muestra imparable, y se espera que numerosas empresas confíen en esta tecnología y busquen nuevos modelos de negocio en torno a los dispositivos. El IoT tiene que ver con los dispositivos “reales” que están conectados a Internet. Igualmente, con el progreso necesario para que el procesamiento de datos y los análisis cada vez más complejos se lleven a cabo cerca de ellos. Es decir, se basa en una red de micro centros de datos que procesan y almacenan los datos solicitados localmente.

Blockchain

Blockchain promete generar una verdadera revolución al permitir la transferencia de un valor o activo de un lugar a otro sin intervención de terceros, destacando por su capacidad para realizar operaciones seguras y sin intermediarios en Internet.

Automatización

Las fábricas industriales se digitalizan y se automatizan, convirtiendo la información en un factor esencial. Dispositivos, máquinas y procesos interconectados en entornos cada vez más independientes de la acción humana.

Transformación digital en España: conclusión

Actualmente la situación en España supera la media europea, aunque está lejos de ser líder, ya comenzó su proceso para liderar e informar a las personas sobre el ecosistema digital que se aproxima. Igualmente las Pymes asumieron el reto que les ha dejado el Covid aumentando su esfuerzo en la digitalización. España dispone de las estructuras necesarias para desarrollar la revolución digital. Además de implementar la tecnología 5G, inteligencia artificial y la automatización para lograr analizar datos en grandes cantidades.

Autor: Eva Afonso Alonso