Seleccionar página

Los consumidores en la actualidad son más inteligentes, y sus hábitos de compras online cambian rápidamente. Se están acostumbrando a los nuevos medios de pago, como billeteras online, pagos con un solo clic e incluso pagando a través del reconocimiento facial. Además, esperan la misma experiencia de compra simple, fácil y sin interrupciones en cualquier negocio del tamaño que frecuentan. Sin embargo, muchas pequeñas empresas no han sabido mantener su ritmo de modernización, y en un mercado hipercompetitivo como el de hoy, la falta de adaptación es sinónimo de pérdida de clientes.

Aun así, hay buenas noticias para los dueños de negocios. Es más fácil que nunca adoptar nuevas opciones de pago seguras que cumplan con las cambiantes necesidades y expectativas de los consumidores. En 2017, especialistas encuestaron a consumidores y propietarios de pequeñas empresas, y descubrieron que las empresas que tardan en ponerse al día con las tendencias de compras online, corren el riesgo de perder negocios en los próximos años. La encuesta también encontró que para que las pequeñas empresas tengan éxito, deben ofrecer las opciones de compra que sus clientes desean y esperan.

Abraza las compras online.

Los dispositivos móviles y el acceso a Internet casi constante han revolucionado la escena minorista. Más de la mitad de los consumidores dice que está comprando en línea más que nunca, lo que le permite comparar productos y encontrar proveedores en segundos, adquiriendo lo que está buscando casi de inmediato. Con ese fin, el 44% dice que es más probable que investigue un producto o servicio en línea que hace 5 años. Cuando están listos para realizar una compra, los consumidores esperan que la transacción en línea sea rápida, fácil y segura.

Muchos propietarios de pequeñas empresas entienden lo que esperan sus clientes. Más de la mitad de las pequeñas empresas creen que es más probable que los clientes hayan investigado un producto o servicio antes de hacer compras online que hace cinco años. Más de una cuarta parte de las pequeñas empresas dicen que los clientes han comparado los precios de un artículo o servicio en su dispositivo antes de realizar una compra.

Esta investigación sugiere que para que las pequeñas empresas sigan siendo relevantes y competitivas, los consumidores deben poder encontrarlas y comprarlas en línea. Un sitio web fácil de usar con un aspecto profesional y una forma simple y segura de realizar compras es imprescindible, sin embargo, solo el 44% de las pequeñas empresas opera un sitio web de comercio electrónico. Entre los que sí lo tienen, pocos ofrecen las características que los compradores esperan, como una interfaz optimizada y envío gratis.

Además, muchas pequeñas empresas pasan por alto el potencial del comercio electrónico para aumentar su exposición y ventas más allá de los compradores locales. Se descubrió que la falta de una presencia en línea que inspira confianza está perjudicando la capacidad de muchas pequeñas empresas de mantener clientes existentes y ganar otros nuevos. sugiriendo que deberían considerar adoptar soluciones de comercio electrónico que agilicen la oferta de sus productos y servicios, tanto como las experiencias de compras online de sus consumidores.

Adoptar nuevos tipos de pago.

Las pequeñas empresas también necesitan mantenerse al día con los cambios en la forma en que los consumidores pagan por las compras, tanto en línea como en las tiendas físicas. Las tarjetas y el efectivo siguen siendo las opciones de pago más comunes y conocidas, pero puede que no sea así por mucho tiempo.

Los consumidores se sienten más cómodos con las nuevas tecnologías que les permiten realizar compras online rápidas, convenientes y seguras con las empresas, tanto en línea como en la calle. El efectivo en particular puede estar disminuyendo: casi la mitad de los consumidores tienen menos efectivo ahora que hace cinco años, y la mayoría de las pequeñas empresas esperan que el efectivo pierda importancia en los próximos años.

Sin embargo, algunas pequeñas empresas están manteniendo el ritmo. Más de uno de cada cuatro ha comenzado a aceptar pagos a través de billeteras digitales. Aun así, otro 38% no ha cambiado los tipos de pagos que aceptan en el último lustro. Y menos del 10% de las empresas tiene su propia aplicación de marca que acepta pagos o permite que se cargue dinero en una cuenta prepaga. Evolucionar con los clientes a medida que cambian sus preferencias de compras online será clave a medida que las pequeñas empresas intenten atraer y crear compradores leales.

Mantenga segura la información.

Ya sea que los clientes paguen en línea o en una tienda, esperan que las empresas con las que hacen negocios mantengan la seguridad de sus datos personales.

Es probable que los consumidores desconfíen de las empresas que han experimentado un desliz de seguridad. Puede ser difícil para las pequeñas empresas recuperarse del daño que una violación puede causar a su reputación y a la lealtad del cliente, sin mencionar los costos de tratar de remediar la situación. Por estas razones, salvaguardar la información del cliente debe ser una prioridad para los propietarios de pequeñas empresas.

Compras online: Conclusión

Los hábitos de compra y las preferencias de los consumidores están cambiando rápidamente. Esos cambios representan un riesgo para las empresas que no mantienen el ritmo, pero también una oportunidad para aquellos que sí lo hacen. ¿Su pequeña empresa está haciendo lo suficiente para seguirle el ritmo a sus clientes y la tecnología?

 

Comercio Electrónico y Marketing Online 2.0 Completo