Select Page

Si alguna vez pasó por tu mente la idea de comenzar un negocio, ciertamente podemos decirte que no estás solo en ese sueño. Ya sea que tengas en mente el siguiente avance tecnológico o un modo más simple de entregar pizzas, las oportunidades son realmente infinitas. Lo que separa a los “desertores” de los empresarios es la acción. Una gran idea no tiene valor sin el poder de la ejecución.

Entonces, ¿cuál es el mejor momento para comenzar un negocio? ¿Después de años de experiencia trabajando como empleado de una empresa? ¿Una vez que ya hayas formado tu propia familia? A decir verdad, no hay una regla de oro para saber cuándo debes emprender tu viaje. Sin embargo, existen muchas ventajas en iniciar un negocio cuando todavía estas comenzando a andar los primeros pasos de tu vida profesional.

Aquí hay cuatro razones por las que debes comenzar un negocio cuando todavía eres joven.

  1. Si vas a fallar rápido, y a menudo, lo mejor es que falles temprano

Esta idea se usa mucho en el habla motivacional. Los expertos nos dicen una y otra vez que necesitamos fallar para tener éxito. Como cada cita motivacional, debes tomarlo con un grano de sal. Sí, es cierto que probablemente fallarás muchas veces antes de obtener una gran ganancia; Sin embargo, lo que hará que valga la pena es que aprendas a fallar con estilo. Es decir, para cometer un error, debes hacerlo bien.

Cuando tu negocio se hunde, suele dejar un muy mal sabor. Estarás desanimado y tendrás problemas para motivarte de cara a tu próximo intento. Por eso es importante fallar cuando eres joven. Un buen momento para comenzar un negocio puede ser saliendo de la escuela secundaria. ¿Qué mejor momento para aprender de todos los errores posibles y comenzar a corregir, y reducir tus pérdidas? Ese tipo de situaciones puede deprimirte quizás por meses. Todo ese tiempo invertido en ti mismo puede que lo veas como tiempo perdido. Pero es lo mejor que te puede pasar; tener 18 años y estar lleno de energías para levantarte y volver a andar. Fallar rápido y fallar a menudo es importante, pero fallar temprano es la clave. Después de tu primer gran fracaso, los siguientes serán fáciles.

  1. Por lo general hay mucho menos en juego

Cuando somos jóvenes, generalmente tenemos menos responsabilidades. Probablemente no tengas una familia o una hipoteca para pagar, y si tienes suerte, todavía estrás amparado por la seguridad, economía, y el seguro médico de tus padres.

Comenzar un negocio pone mucho en riesgo. Además de tus finanzas, también comprometerás el 100% de tu tiempo. Renunciar a un año en el que estás dividiendo una habitación con tu cofundador, versus un año en el que estás apoyando a tu familia es una gran diferencia.

  1. Activos a largo plazo

Si se hace bien, una empresa puede ser uno de los mejores activos a largo plazo que puedes construir. Invierte el tiempo ahora, para hacer un ingreso pasivo por el resto de tu vida.

Si eres un millenial, necesitas comenzar a construir activos tan pronto como sea posible. Si simplemente intercambias tu tiempo por dinero, trabajando a cambio de un salario, simplemente no saldrás adelante en la vida. Si bien es difícil, construir activos a largo plazo siempre vale la pena. Dicho esto, debes comenzar un negocio lo más temprano posible.

  1. Tendrás una probada del “mundo real”

Debes estar dispuesto siempre a convertirte en un aprendiz práctico. Con seguridad te resulta difícil captar conceptos en un aula. Solo necesitas salir y hacerlo. Las aulas y las posiciones corporativas a menudo son entornos muy controlados. Si bien definitivamente puedes aprender mucho, te perderás algunas lecciones clave.

Iniciar un negocio es la manera perfecta de educarte en el “mundo real”. No hay un maestro o gerente que te diga lo que se debe hacer. Debes idear tu propia manera de llevar tus ideas a buen puerto, aplicar planes de marketing, objetivos de recaudación de fondos, contratar empleados y mucho más. Cuando cometes un error, no habrá nadie que te cubra. Estas lecciones son invaluables y solo pueden aprenderse de la experiencia.

Comenzar un negocio: Conclusión

Todo en el fondo tenemos un emprendedor que está buscando su camino de salida para manifestarse en el mundo real y generar ganancias infinitas para nosotros. Y, para ser honestos, nunca es demasiado tarde si lo que buscas comenzar un negocio que cumpla esas expectativas, o al menos, genere recursos suficientes para poder salvar los gastos mensuales fijos, o por qué no, nos permita vivir con ciertos lujos. Sin embargo, hay un momento óptimo para iniciar este tipo de aventuras, y es durante la juventud. Entonces, ¿Qué estás esperando? ¡Vete y comienza a trabajar duro por ello!

 

Creación de Empresas – Plan de Negocios