Para el año 2021, la fundación SIMA realizó un resumen de los conflictos que hubo en diversas empresas. Como resultado de este estudió se concluyó que los conflictos laborales en el 2021 se situó en 467, siendo un 21,6% más que el año previo. Es por esto que en este artículo hablaremos respecto a la resolución de conflictos y como llevarla a cabo cuando se presenten problemas en tu empresa.

 

 

¿Qué son y por qué surgen los conflictos empresariales? 

Un conflicto laboral es aquella situación en dónde dos o más trabajadores tienen una mala relación a cuentas de algún aspecto relacionado con el trabajo o la función que cumplen dentro de la empresa. 

Por lo general, los conflictos laborales se pueden evidenciar por discusiones, malos tratos, falta de confianza entre compañeros, o en la peor de las situaciones, división de la plantilla por bandos. Es necesario tener en cuenta que, los conflictos con la empresa no tienen nada que ver con los problemas que se generen entre los empleados y sus diversos temperamentos. 

Es por ello que se debe tener en cuenta que cada persona podrá enfrentarse al problema de un modo distinto, a pesar de que la situación se encuentre aparentemente planteada del mismo modo para todos. Para ello es necesario conocer cuáles son las causas que generaron el conflicto. 


¿Por qué surgen los conflictos en el trabajo?. Lo cierto es que los seres humanos no necesitamos de muchos factores para generar o iniciar problemas; y es que especialmente los ambientes laborales suelen ser focos de tensión, puesto que suelen ser ambientes plagados de preocupaciones, ambiciones, y expectativas que pueden ser muy distintas entre unas y otras.

¿Quieres aprender más respecto?. Te invitamos hacer nuestro Máster en Experto en Liderazgo y comunicación corporativa.

 

Tipos de resolución de conflictos

Teniendo en cuenta el ambiente laboral puede ser un campo abierto para la generación de conflictos, es necesario tener en cuenta siempre el origen de los mismos, para poder tener las herramientas necesarias y abordarlos de un modo efectivo. Si bien puede que este proceso no sea sencillo, existen algunas técnicas y herramientas que podrán ayudar a que la resolución de conflictos sea mucho más sencilla.  

  • Arbitraje. Esta es una técnica usada por lo general cuando el problema en particular no es grave, pero se requiere de una solución rápida. Consiste en que una tercera persona pueda involucrarse en el conflicto escuchando las dos partes y proponga una solución al mismo.  
  • Facilitación. Esta es una técnica que sirve para solucionar problemas que son considerados de gravedad media o baja. Igual que en la técnica anterior, se requiere de un intermediario que pueda escuchar ambas versiones del problema y sea neutral y pueda conseguir una solución mediante una conversación o debate. 
  • Negociación. Este método es uno de los más implementados. Consiste en que los colaboradores intervengan en el conflicto buscando soluciones pacíficas y respetuosas, llegando a acuerdos.  
  • Mediación. Para emplear esta técnica es recomendable que posteriormente se haya intentado llevar a cabo la facilitación y en caso de que no se vea que el diálogo o debate vaya a algún lado, se emplee esta técnica; llegando a un acuerdo de forma pacífica.
  • Indagación. La idea es conseguir diversos puntos de vista y consideraciones con la finalidad de llegar a una solución certera. 

Claves para resolver conflictos

  1. No niegues el problema y anima a las partes a solucionarlo.
  2. Siempre busca una solución inmediata y eficaz. 
  3. No te quedes con un solo lado de la historia, escucha a todas las partes involucradas. 
  4. Evita promover los conflictos personales. 
  5. Presta atención a lo que todos tienen por decir. 
  6. Entrega respuestas asertivas y eficaces. 
  7. Consigue acuerdos que le convengan a ambas partes. 

Por qué es fundamental la resolución de conflictos en la empresa

Es natural que los trabajadores o miembros del equipo sientan que el líder es la persona adecuada para ser el mediador en cualquier tipo de conflicto laboral. La razón de esto es sencillo, se supone que al ser el líder es debido a que cuenta con las habilidades para poder mediar con los trabajadores y cuenta con la experiencia necesaria para solucionar los problemas que se puedan presentar. 

Para esto, al cumplir la función de mediador en un conflicto laboral, se espera que el líder impulse al equipo a colaborar con los objetivos comunes. Es necesario que tengas que en cuenta el evitar la alineación y la frustración por parte del staff, puesto que esto puede afectar negativamente su creatividad y productividad.

¿Deseas seguir aprendiendo?. Te invitamos a leer el siguiente post: Liderazgo y Productividad: ¿Cómo mejorar mi negocio?

Primero. Finalmente. Por lo tanto. Por ello