Seleccionar página

Todo buen emprendedor sabe que los inversionistas desean ver tu plan de negocios, antes de invertir en tu empresa. Desafortunadamente, muchos emprendedores creen equivocadamente que el propósito primario de un plan de negocios es un documento que indique cómo harás para crecer.

Por el contrario, la razón fundamental de un plan de negocios, es convencer a los inversionistas y se zambullan con su dinero en tu marca.

Si. Tu plan de negocios debe contener proyecciones de ventas. Pero eso será sólo una prueba de que eres diligente. Lo que ellos realmente quieren saber es, Qué tanto van a ganar y cuándo.

En otras palabras, tu plan de negocios es un documento de ventas, una propuesta para ello, en realidad. Por ello, debes saber que la parte más importante de tu lista de “promesas” se llama, “Sumario Ejecutivo”.

Si el Sumario Ejecutivo falla, en demostrar lo buena idea que es poner dinero en tu compañía, el resto de tu plan de negocios es irrelevante, porque nadie lo leerá.

Es en este punto en que muchos emprendedores se salen del camino; utilizándolo para sumariar los puntos en que se divide todo el plan, en lugar resumir las ganancias que se obtendrán, con el tiempo.

Sólo por si no quedó claro; el Sumario Ejecutivo, a pesar de su nombre, no es un sumario que indique los puntos por venir en las siguientes páginas. Es una descripción breve de la propuesta que todo el documento detallará, incluyendo las ganancias y cuándo llegarán.

Plan de negocios: Cómo funciona el Sumario Ejecutivo

Es básicamente un resumen del propósito de tu empresa y sus metas. Si bien siempre se recomienda que no ocupe más de dos páginas, debe contener:

  • Descripción del producto o servicio.
  • Sumario de objetivos (Esta vez, si puedes hacer un sumario).
  • Una descripción del mercado en que te moverás.
  • Un breve alegato, acerca de por qué crees que tu idea funcionará. No olvides, en este punto, hablar de tu competencia y la razón que te hace superior a él.
  • Un pantallazo sobre tu potencial crecimiento.
  • Un análisis sobre los costos, inversión necesaria y las ganancias.

Si. Parece demasiado. Pero eso es tan importante hacerlo bien, a la hora de elaborar tu plan de negocios. Recuerda, es la parte de tu documento que hará que el potencial inversionista siga leyendo, o no.

Un buen negocio, resuelve las necesidades del consumidor. Si tu Sumario no puede describir cómo lo hará, o de qué modo generará ganancias, es probable que la oportunidad de negocios no exista, o que el potencial de tu producto para tomar ventaja del mercado, no esté bien desarrollado.

Piensa en el Sumario Ejecutivo como un vistazo de todo tu plan de negocios. No intentes contar todo, enfócate en ayudar a un lector que seguramente está ocupado y esperando terminar contigo para asistir a sus otras 20 reuniones, para que se sienta interesado por leer el resto de lo que tienes para mostrarle, cómo llevarás a cabo del plan y como tendrás éxito.

Así como un buen plan de negocios te ayudará a iniciar tu propia empresa, el Sumario Ejecutivo te ayudará a que el potencial mecenas empiece a leer el Plan:

  1. Refina y ajusta tu concepto

Haz de cuenta que escribes pequeños “Slogans” (con algunos detalles, por supuesto). Incluye sólo los puntos críticos y deja por fuera aquellos que no sean factores prioritarios.

A medida que lo desarrolles, te darás cuenta si lo estás haciendo bien o tienes entre manos algo largo, tedioso, o poco productivo. Si crees que lo merece, detente y comienza otra vez. Los grandes negocios pueden ser descriptos en pocas oraciones, no en páginas.

  1. Determina tus prioridades

Tu plan de negocios guía a su lector a través del proceso en que está tu empresa. Asegúrate de saber que es lo importante como primer paso, y los sucesivos; ¿Qué es lo más importante? ¿Desarrollo del producto? ¿Investigación? ¿Elegir una buena ubicación para una fábrica u oficina? ¿Crear alianzas estratégicas?

El sumario, será clave para ayudarte a escribir el resto de tu Plan.

  1. Haz que el resto del proceso sea simple

Una vez que completes el Sumario, puedes usarlo como guía para el resto de tu plan de negocios. Simplemente, cúbrelo con detalles.

Aun cuando estés creando este plan de negocios, para ti mismo, en algún momento decidirás buscar ayuda financiera. Asegúrate de que lo que escribes cubra, no sólo tus expectativas, sino también las de un potencial inversionista. Trabaja duro para generar unas buenas bases para tu Plan. Permite que el entusiasmo por tu idea brille y deja que las palabras vuelen.

En resumen, haz que el lector quiera dar vuelta la página para seguir leyendo. Sólo asegúrate de darle algo que se pueda digerir en forma clara y que tu descripción esté apoyada por hechos.

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

Gracias, ya eres uno de los nuestros!