Seleccionar página

Miles de profesionales han soñado sobre iniciar su propio negocio de consultoría empresarial online.  Definitivamente, es una gran opción de carrera. Tratar con grandes clientes, ser tu propio jefe, trabajar desde cualquier parte y hacer mucho dinero. Pero la verdad es que tener una consultoría no siempre es agradable, glamoroso ni fácil. Es difícil, más difícil de lo que pudieras  pensar. No nos malinterpretes, esto no debería desmotivarte, pero sí deberías ser cauteloso en tus expectativas, especialmente a corto plazo. Aquí te ofreceremos unas cuantas señales que debes conocer antes de lanzar tu negocio.

Consultoría empresarial online: lo que nadie te ha dicho

  • Enfrentarás gente malhumorada: algunas personas no saben manejar relaciones implacenteras, especialmente a aquellos que les mienten o los tratan mal. Si no estás listo para enfrentar gente con mala actitud, entonces la consultoría no es para ti. La consultoría es un negocio de cara a cara, incluso aunque os separe una pantalla de ordenador. Conoces personas, saludas, conversas, si la reunión es personal se dan apretones de manos y se sienta en una misma mesa. Deben hablar. Y a algunos a los cuales les hablarás, serán directamente crueles. Uno siempre descubre con quién vale la pena trabajar  y con quién no en cualquier negocio, especialmente si tienes una consultoría empresarial online, pero mientras esto sucede, tendrás que aguantar relacionarte con personas que te desagradarán.
  • Ofreces conocimiento: una consultoría es contratada por una única razón: conocimiento. Tu conocimiento sobre el nicho en el que fuiste contratado debe ser asertivo. Un cliente te contratará porque sabes algo que él no. Eso significa, que lo que les digas debe ser realmente lo que piensas, y no puedes retroceder. Entrega el conocimiento por el que pagaron y si no les gusta o están desacuerdo, déjalo ser. Tu oferta es de conocimiento, y si lo entregas con duda, la calidad de tu servicio sufrirá pérdidas.
  • Probablemente no estés cobrando lo justo: uno de los grandes errores al iniciar un negocio de consultoría empresarial online es no cobrar lo adecuado. Quizás sea culpa, temor o inexperiencia, o quizás simplemente no sepas cuánto debas cobrar. No hay una fórmula unitaria sobre los honorarios, pero sí una regla general: debes cobrar más de lo que piensas que deberías. Es importante que tu cliente sienta que está recibiendo ganancias por su inversión, así que esto debería ser importante para ti también. Si puedes mostrar tu valía, entonces es razonable cobrar según porcentaje de ganancias del cliente. Recuerda: mientras más altos sean tus honorarios, mejor te verás. Es algo natural, lo caro siempre estará mejor valorado que lo barato.
  • Una consultoría empresarial online se trata de venderte a ti mismo: puede sonar un poco feo, pero un consultor se vende a sí mismo. No hay nada sórdido o sucio en ello, es la manera en que el mundo funciona. Para poder venderte debes: vestirte muy bien, aunque la interacción sea online, la corbata y el traje son indispensables. Colocarte un precio adecuado; ser confiable, probar que la inversión vale la pena y pensar en ti mismo como una marca, con todos los esfuerzos de marketing que eso conlleva.
  • No eres tu propio jefe: el mito es que siendo consultor podrás ser tu propio jefe. No es así. Luego de iniciar tu consultoría empresarial online te darás cuenta que no hay ninguna industria en la que, esencialmente, puedas ser tu propio jefe en términos de definir lo que haces, cuándo lo haces y cómo lo haces. Cualquiera que te pague es tu jefe. Como consultor, eso significa que tu cliente es el que manda. Te pagan tus honorarios y esperan resultados. Lo único que puedes hacer que se parezca a ser tu propio jefe es decir “no”. Para todo lo demás, debes disciplinarte y trabajar de manera inteligente. Con suerte, tendrás muchísimos jefes a lo largo de tu carrera.
  • Tendrás que enfrentar decepciones: prueba a iniciar cualquier negocio y tendrás momentos de absoluta devastación. Lo mismo sucede con una consultoría empresarial online. El dolor profesional y personal es inevitable. Sin importar lo bien que respondas ante los retos, algo es seguro: tendrás que enfrentar fracasos y decepciones. Puede que tus clientes no hayan tenido los resultados esperados, incluso puede pasar que alguno directamente no termine en buenos términos contigo, o algún empleado te saque de quicio… no hay forma fácil de superar las situaciones conflictivas, así que la mejor preparación, sencillamente es esperarlas y estar listo emocionalmente para enfrentarlas.

Si aspiras convertirte en un consultor, te aplaudimos y te animamos a lograrlo. Es un camino maravilloso, difícil como lo son todos, pero aprenderás lecciones invaluables. Las ventajas de las plataformas online es que podrás trabajar desde donde quieras, conocerás emprendedores muy interesantes y en definitiva, tendrás la oportunidad de hacer bastante dinero haciendo lo que más te gusta.

 

Máster en Sistemas Integrados de Gestión

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

Gracias, ya eres uno de los nuestros!