En la actualidad, el internet se ha convertido en parte fundamental de nuestras vidas. Bien sea para trabajar, estudiar o para entretenerte, siempre buscamos estar conectados. Por ende, en ocasiones nos vemos obligados a utilizar redes wifi abiertas, bien sea por falta de datos móviles o por estar viajando. Según diversos estudios, más del 73% de los usuarios emplean este tipo de redes, incluso el 40% de ellos comparten datos personales y sensibles utilizando wifi públicas, sin saber que eso les expone a grandes riesgos. 

 

 

Tipos de redes wifi

Cuando se trata de conectarse a internet, existe una diversa cantidad de tipos de red, dándonos la posibilidad de conectarnos a alguna de una u otra forma. No obstante, los tipos de redes más comunes son. 

  • Redes abiertas. Son aquellas redes en las que con un solo clic ya puedes acceder a ellas, sin la necesidad de ningún tipo autenticación. 
  • Redes públicas cerradas. Este tipo de redes son comunes en universidades u hoteles. Estando cerrada para usuarios externos. Pero con una amplia cantidad de personas usando la red.
  • Redes con usuario y contraseña. Son aquellas que, a pesar de ser públicas, te solicitarán para ingresar un usuario y una contraseña. De esa manera podrás acceder de forma temporal. 
  • Wifi Social. Estas redes son las más utilizadas por restaurantes o establecimientos comerciales. Siendo la forma de acceder a ellas mediante nuestros perfiles de las redes sociales.
¿Quieres aprender más respecto?. Te invitamos hacer nuestro Máster Oficial en Dirección de Ciberseguridad.

 

Redes wifi abiertas, ¿qué son?

Como mencionamos anteriormente. Las redes wifi abiertas son aquellas a las que puedes acceder con un solo clic. Esto quiere decir que no tienen ningún tipo de cifrado y dan la posibilidad de conectar a internet de forma rápida. Pero no necesariamente segura. 

Este tipo de redes son bastante comunes en plazas, bares y centros comerciales. Por lo que, es frecuente que nos conectemos a estas redes cuando nos quedamos sin datos o nos encontramos de viaje en algún lugar en donde no tenemos cobertura. Pero, ¿sabemos realmente si nuestros datos están siendo protegidos en esos momentos? 

Riesgos de uso

Lo cierto es que cuando nos conectamos a redes wifi abiertas nos exponemos a una diversidad de riesgos. Entre los cuales se encuentra. 

  • Equipos intermediarios. Algún usuario mal intencionado podría interferir entre nosotros y el servicio. Configurando así su dispositivo y consiguiendo leer nuestra información privada. 
  • Robo de datos transmitidos. Este es un caso, que puede ocurrir con más regularidad en aquellas redes que no tienen ningún tipo de seguridad. Por lo que los datos que transmitimos podrían ser extraídos por cualquier persona, estando la información sumamente vulnerable.
  • Hurto de cuentas. El utilizar redes wifi abiertas, le facilita el camino a los ciberdelincuentes para hurtar información referente a accesos a redes sociales o banca online.  
  • Robo de datos almacenados. Cuando te conectas a este tipo de redes wifi, expones tu dispositivo a estar completamente visible para los demás usuarios conectados. Es por esto que te encuentras más vulnerable a sufrir cualquier tipo de ataque a los datos que tienes almacenados. Incluso la sustracción de los mismos. 
  • Virus. Como mencionamos con anterioridad, el conectarse a redes wifi abiertas te expone a infectar tu dispositivo con cualquier tipo de virus informático.
  • Hacker inocente. En algunas ocasiones, por querer conectarse a internet. Las personas tratan de conectar a redes wifi privadas que no tienen ningún tipo de protección. Sin embargo, esto puede ser una trampa, puesto que podrían ser redes expuestas intencionalmente con la finalidad de robar tus datos. Es por esto que, te recomendamos evitar este tipo de prácticas. 

¿Cómo proteger tus datos?

Ahora bien, teniendo en cuenta todos los riesgos a los que nos exponemos cuando nos conectamos a las redes wifi abiertas. Si en algún momento necesitas conectarte a una de ellas, es necesario que sigas una serie de recomendaciones para prevenir y proteger tus datos.

    • Cifrado. Uno de los puntos más importantes es percatarse que la web a la que estés accediendo desde la red abierta es https y no http. Puesto que esto garantiza la protección de seguridad. Debes tener en cuenta también que existen diversos sistemas de seguridad de redes wifi que podemos encontrar de menos a más seguros, WEP, WPA,WPA2. 
  • Antivirus. Es de suma importancia tener siempre instalado un antivirus en el teléfono u ordenador con el cual vayamos a acceder a una red pública. De modo que este pueda detectar cualquier tipo de amenaza.  
  • VPN. Una de las mejores herramientas de seguridad en el acceso a redes wifi abiertas es emplear redes privadas virtuales o VPN. Estas ofrecen conexiones virtuales punto a punto, actuando como una especie de túnel privado entre ambos extremos de la comunicación.
  • No usar aplicaciones bancarias. Como mencionamos en los riesgos, el usar redes wifi abiertas puede ser un gran riesgo para nuestro dinero. Es por ello que no es recomendable abrir aplicaciones bancarias o cualquier herramienta de pago online. 
  • Navegación en incógnito. Cuando se trata de usar algún tipo de equipo de uso compartido. Como los de una universidad o biblioteca. Es recomendable hacer nuestras búsquedas desde una ventana de incógnito. De este modo, el equipo no guardará ningún registro de las páginas que abras, las cookies o la información compartida. 
¿Deseas seguir aprendiendo?. Te invitamos a leer el siguiente post. NFT ¿Qué es? y ¿Qué oportunidades de negocio nos brindan?