Existen ocasiones donde nuestras ideas parecen mucho más convenientes para convertirse en un proyecto que nos permita vivir de ello. Sin embargo, el proceso para crear un producto o servicio suele ser muy diferente a la concepción de la idea. Por esta razón, el método para conseguirlo suele ser la parte donde muchos creadores se pierden e incluso abandonan sus metas. Es así, como en este post te explicaremos las 7 claves que necesitamos para elaborar un producto.

 

El proceso para crear un producto: las 7 claves que no puedes dejar de hacer

Dar vida a una idea, puede ser gratificante o muy aflictivo. Te vamos a contar como es el proceso para que puedas crear un producto exitoso.

#1. Toma conciencia de las limitaciones:

Es importante poner por escrito, cuál es el problema. No hablamos de solución. A pesar de conocerla, ten en un papel aquello que te impide seguir adelante. Aunque suene increíble, muchos equipos de trabajo se encuentran atascados en fases posteriores del proceso para crear un producto. Porque no reconocieron o recordaban aquel problema. Perdiendo tiempo, dinero y esfuerzo en el proceso.

#2. Detalla tus necesidades para el diseño:

Aquí, vamos a hacer un boceto enumerando los elementos necesarios para elaborar tu idea, la base del proceso para crear un producto. No confundir esto con una lista de soluciones a problemas, eso es para más adelante. En esta ocasión nos centraremos en aquellas cosas como a qué precio se va a vender el producto, medidas físicas del mismo, cualidades, materiales, y demás. Podría ser una lista infinita. Pero vamos a limitarla a las cosas que tú creas necesarias, por ahora.

¿Quieres materializar tus ideas exitosamente?. Apúntate a nuestro Executive Máster en dirección y gestión de la innovación para que apliques efectivamente cada uno de los pasos de este post.

 

#3. Dale forma a tu idea:

Comenzamos a movernos. Ya conocemos nuestras limitaciones y tenemos una idea clara de lo que queremos. Este es el momento en que comienzan las reuniones conocidas como “lluvia de ideas” (Brainstorming, en inglés). Son reuniones que sirven para pulir o terminar de dar forma a los proyectos.

Todavía no te preocupes si tus bocetos no se ven bien. Se trata de buscar errores obvios de diseño, antes de pasar todo a manos de algún diseñador.

Te damos un consejo: a pesar de que estamos seguros que tu idea es brillante. Asegúrate de tener a mano una alternativa, o variante del mismo producto. Sucede, en ocasiones, que llegamos al tablero del diseñador y nos damos cuenta que lo que teníamos en mente, simplemente no es viable.

#4. Elabora un modelo conceptual:

Ya con la idea clara de lo que quieres, pediremos a un diseñador que presente un modelo para que podamos apreciarlo en detalle. Y tener por seguro que va a funcionar como producto. En este punto del proceso para crear un producto exitoso, decidiremos si seguimos adelante, o terminamos en la basura.

Proceso para crear un producto

#5. Planificación de las primeras unidades:

Una vez resueltos los problemas de diseño que pudieran aparecer en la etapa conceptual, realizaremos los esquemas de cada parte para la línea de producción. Igualmente, saldremos a la búsqueda de proveedores, para cada detalle y crearemos una versión de ejemplo del mismo. Por esta razón, estaremos listos cuando hayamos confeccionado todos los planos del producto y solucionado los problemas que pudieran aparecer desde el inicio.

#6. Pon a prueba tu diseño:

Esta es una fase obligatoria para cualquier producto, en que sabremos si supera los estándares de calidad. Porque podría culminar en un rechazo que nos envíe de nuevo al tablero de dibujo.

Dependiendo del producto que estás por lanzar al mercado, puede caer en mano de algunas personas que lo utilicen y te devuelvan sus comentarios y opiniones. Igualmente, debes enviarlo a laboratorios especializados y designado por las autoridades de tu país, para someterlo a estudios químicos y físicos. Es más, este último escenario es el que hace tan importante no saltarse esta etapa.

#7. Vamos a darle vida al producto:

Conseguiremos la fábrica que pueda llevar a cabo el trabajo de producción y acordaremos las pautas sobre la confección, calidad, tiempos de entrega, cantidad, distribución, etc…

Conclusión:

Es cierto que, en el proceso para crear un producto exitoso, queremos ver nuestros sueños plasmados lo antes posible. Pero como ves, es fundamental tomarse todo el tiempo necesario.

Por lo menos, hasta el momento deje de ser un dibujo en el ordenador. Ya que el proceso para elaborar un producto sencillo como hemos mencionado son una serie de pasos en muchas veces tendrá ensayo y error. Cabe destacar que la constancia es muy importante para superar esta situación y mejorar cada vez más. Proceso en el cual se debe tomar extremo cuidado, para garantizar la correcta protección de nuestra inversión en tiempo y dinero.