Seleccionar página

Si deseas perseguir tus sueños, tienes que hacer el esfuerzo para convertirte en alguien proactivo y no tan solo reactivo. Para aquellos de nosotros que todavía estamos tratando de redactar la lista de objetivos para este año, los expertos coinciden en que se debe seguir este simple consejo y colocarlo al principio de cualquier enumeración de metas.

¿Es que acaso existe alguna diferencia? Especialistas y profesionales dicen que ser reactivo es cuando permites que tu vida se desarrolle de acuerdo con lo que aparece.

Cómo descubrir qué cosas nos separan de ser proactivo

Cuando eres reactivos, eres un espectador en el juego de la vida, reaccionando a lo que llega a tu vida desde el entorno. Si piensas en las cuatro áreas principales de tu vida, Finanzas, carrera, salud y relaciones, ¿Estas reaccionando únicamente a estas cosas? pagar, el jefe está de mal humor, la salud no es buena, a tu pareja no le importa y tu mundo se desarrolla de acuerdo con estas cosas, podrías pensar.

Pero ser proactivo es cuando te enfocas en las áreas que necesitan más atención y eliges ser un participante activo de todo ello.

Digamos que odias tu trabajo. En lugar de quejarte al aceptarlo, pregúntate a ti mismo, ¿cómo puedo mejorarlo? ¿Cómo puedo pasarla mejor, hacerlo más interesante e involucrarme más con lo que hago? Si quieres cambiar de trabajo, ¿Qué habilidades necesitarás para comenzar a trabajarlas para conseguirlas?

Enséñate a ser proactivo en lugar de dejar que cada día que pasa se derrita para convertirse en el siguiente.

¿Qué necesitas cambiar para que seas el empleado ideal en el puesto en el que quieres trabajar? Ahora, aprende a ser esa persona, muéstrate de esa manera, para que cuando llegue la tan deseada oportunidad seas capaz de dar lo mejor de ti.

El mayor activo que cualquiera puede tener en todo lo vinculado con el liderazgo y el ser proactivo es una mente abierta y lista para seguir aprendiendo, preparada para la acción y siempre mirando hacia sus metas.

Los grandes líderes son ágiles, capaces de estar sanos, evitan tomar decisiones inducidas por el estrés, piensan en el potencial comercial y utilizan su experiencia como herramienta para desarrollar un tipo de sabiduría de forma diaria y semanal. Más que nada, tienen una idea y objetivos claros sobre dónde van en busca de éxito tanto en el ámbito comercial como en el personal. Si no eres lo suficientemente habilidoso para crear la vida que deseas, obtendrás solo las sobras del resto, lo que te puedan dar.

La vida no funciona con un mando a distancia, debes levantarte y cambiar de canal tú mismo. Comenzar el nuevo año con un plan de juego bien pensado y bien pensado es esencial para la claridad y la convicción, así como para que otros también compren todo lo que les ofreces y tienes en mente.

Lo primordial para que logres tus objetivos es asegurarte que conoces tus ‘por qué’ y establecer metas que marquen las tres categorías: ¿este objetivo es relevante? ¿Es realista? ¿Estoy viendo las cosas en tiempo real?

Para ser el máximo líder en los negocios y en la vida, necesitamos ser el capitán, no solo un pasajero más.

No es fácil cuando vemos como cada día pasa delante de nuestra nariz y, en lugar de dar nuestras mejores brazadas para llegar a la orilla, solo hacemos lo justo como para mantener la cabeza fuera del agua.

Puede que muchas veces nos dejemos llevar por una sensación de que estas cartas tal como la conocemos son la mano que nos han dado y solo tenemos que esforzarnos por no caer. Cada día se convierte en una reacción al mundo externo, a las personas y a los sucesos en él, y en este escenario jugamos el rol de una víctima indefensa. Nuestro estado de ánimo, nuestra energía y nuestra creatividad van en caída libre con el tiempo y nos vemos “desafortunadamente trabados”.

El momento mágico para todo aquel que quiera convertirse en alguien proactivo llega, sin embargo, cuando nos damos cuenta de que, de hecho, tenemos el aparato de control de nuestra vida y tenemos toda la libertad del mundo para elegir nuestro próximo movimiento, nuestro estado de ánimo, nuestro bienestar y/o nuestra carrera profesional. En el momento en que estamos claros sobre lo que queremos, en lugar de lo que tenemos, es cuando podemos reconocer en nuestras vidas un buen punto de partida.

Nuestra lista para el emprendedor proactivo

Aquí, una breve lista para lograr que la proactividad sea parte de nuestras vidas:

Identificar: Obtén claridad sobre lo que no funciona y necesitas cambiar (en el trabajo o en el hogar)

Meta: crea una visión clara de lo que quieres en lugar de aquello que no está trabajando como quieres en tu vida

Crece: Transforma a conciencia cualquier emoción improductiva o patrón de pensamiento que te demande un rescate (impidiendo que actúes según lo que quieres)

Planifica: crea una estrategia para obtener lo que quieres

Actúa: haz algo todos los días que sea capaz de acercarte a convertir su visión en una realidad palpable.

 

Proactividad Comercial