¿Qué entendemos cuando escuchamos las palabras “ Peligro y Riesgo ”? Son términos que actualmente tienden a ser confundidos y no se utilizan correctamente. En nuestro artículo vamos a ver la importancia de distinguir sus significados. Además, de conocer el alcance y su magnitud para adoptar las medidas necesarias, evitando eventos no deseados. A continuación, vamos a definir cada concepto y analizaremos la diferencia entre el riesgo y el peligro.

 

¿Qué es riesgo?

No hacemos un buen uso de la palabra “riesgo” por desconocimiento de su significado. Por ello, es conveniente consultar su definición para comprender cómo actuar ante un evento. De acuerdo con la Norma ISO 45001, “riesgo” es una combinación de las consecuencias de un evento y la probabilidad asociada de que ocurra.

Por lo general, los riesgos se pueden reducir o manejar, cuando conoces las debilidades y vulnerabilidades de la empresa, para tomar medidas de prevención minimizando el evento.

¿Cuáles son los tipos de riesgo?

Los riegos se clasifican en los 5 grupos que vemos a continuación: 

#1. Riesgo Físico:

Son riesgos que se caracterizan por ser agentes externos, que alteran el bienestar de las personas. Algunos ejemplos son: ruidos, vibraciones, radiaciones, presiones y mala iluminación.

#2. Riesgo Químico: 

Su origen proviene de los procesos químicos sólidos. Tales como, sólido, líquido, gases y vapores, que si son inhalados o absorbidos por el trabajador generan enfermedades y la muerte, en los casos más graves.

#3. Riesgo por carga física y psicosociales:

Estos riesgos están asociados a una mala postura, cargas físicas, horarios de trabajo... Por lo general, pueden causar daños físicos y molestos en el trabajador.

#4. Riesgo biológico: 

Este tipo de riesgos se producen como consecuencia de estar expuestos a animales, artrópodos, invertebrados, microorganismos y a sus toxinas. Por lo que, pueden producir diferentes enfermedades.

#5.Riesgo al ambiente físico y social: 

Este tipo de riesgos no se controlan, ya que se generan cuando se producen desastres naturales o se genera una contaminación ambiental.

El riesgo siempre está acompañado del peligro. Por esta razón, vamos a conocer el significado de peligro.

¿Qué es peligro? 

De acuerdo la Norma ISO 45001, son fuentes con potencial de causar lesiones y deterioro a la salud. Por lo tanto, se considera peligroso todo aquello que genere daño a nuestra integridad física.

Como resultado, el peligro aumenta cuando no se toman en consideración los aspectos peligrosos ante la presencia de un riesgo.

¿Cuáles son los tipos de peligro? 

Los tipos de peligro se clasifican según su naturaleza:

#1. Peligros biológicos:  

Son toxinas naturales, microbianas, y metabólicos tóxicos de origen microbiano. Al estar en contacto con una persona pueden causar numerosas  enfermedades e incluso la muerte.

#2. Peligros químicos: 

Se refieren a los pesticidas, herbicidas, contaminantes tóxicos inorgánicos, antibióticos, y también a los aditivos alimentarios tóxicos, lubricantes y tintas. Al ser inhalado o absorbidos por las personas puede desencadenar afectar a los órganos e incluso causar la muerte.  

#3. Peligros físicos: 

Se corresponden con fragmentos de vidrio, metales y maderas, que ocasionan daños físicos.

¿Conocemos la diferencia entre peligro y riesgo? 

Para comprender su diferencia, se debe realizar un análisis del riesgo. Se debe estimar el peligro y evaluar el riesgo.

El peligro se identifica en la primera fase del análisis del riesgo. Podemos hacernos tres preguntas: ¿Existe una fuente del daño? ¿Quién (o qué) puede ser dañado? y ¿Cómo puede ocurrir el daño?.

  • Por último, se debe categorizar el peligro de acuerdo a su naturaleza.
  • Mientras, que el riesgo se valora conjuntamente con la probabilidad y las consecuencias de que se materialice en un peligro.
  • Como resultado, primero se identifica el peligro y luego se evalúa  el riesgo. 

Cuadro comparativo entre peligro y riesgo  

Este cuadro comparativo permite identificar algunos tipos de peligro y riesgo que nos podemos encontrar en nuestras actividades diarias.

Tipo Peligro Riesgo
Biológicos Bacterias, virus, hongos Dermatosis, reacciones alérgicas
Físico Accidentes de tráfico Golpes, traumas, fracturas, muertes
Químico Ruidos Pérdida de audición (Hipoacusia), estrés laboral

 

 

 

 

 

 

¿Qué es la evaluación de riego?

La Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, que traspone la Directiva Marco 89/391/CEE, identifica la evaluación de riesgo como una gestión activa de la seguridad y la salud en el trabajo. En ella, se establecen las obligaciones del empresario:

  • A partir de la evaluación inicial de riego se planifica una acción preventiva
  • Se deben identificar los riesgos en los equipos de trabajo, sustancias o preparados químicos y del acondicionamiento de los lugares de trabajo.

La evaluación de riesgo es el proceso que se encarga de estimar la magnitud de aquellos riesgos que no hayan podido evitarse. De esta forma, se obtiene la información necesaria para tomar las medidas preventivas que son requeridas para evitar los accidentes.

¿Como hacer una evaluación de riego en 3 pasos?

Para llevar a cabo un proceso de evaluación de riesgo, hay que tener en cuenta las siguientes tres etapas:

#1. Análisis del riesgo

La estimación del riesgo en conjunto con la probabilidad y las consecuencias de que se materialice el peligro, proporciona el orden de magnitud del riesgo.

#2. Valoración del riesgo

Con el valor del riesgo obtenido se compara con el valor del riesgo tolerable, que, a su vez, determina la tolerabilidad del riesgo. 

#3. Gestión del riesgo

Con el resultado de la valoración de riesgo debes hacer un inventario de acción, con objeto de mantener o mejorar los controles de riesgos existentes o implantar unos nuevos. Por lo general, para establecer los métodos de control se deben tener en cuenta los siguientes principios:

      1. Combatir los riesgos en su origen. 
      2. Adaptar el trabajo a la persona, en los puestos de trabajo, además de la elección de los equipos, métodos de trabajo y de producción. Vigilar el trabajo monótono, repetitivo para reducir los efectos del mismo en la salud. 
      3. Tener en cuenta la evolución de la técnica. 
      4. Identificar y sustituir lo peligroso.
      5. Establecer medidas que beneficien la protección colectiva a la individual. 
      6. Dar las debidas instrucciones a los trabajadores. 

Conclusión de peligro y riesgo

Entre el peligro y riesgo existen muchas diferencias, sin embargo los dos se generan por la acción insegura e inapropiada de una persona. Por esta razón, no lo puedes descuidar. Realizar un análisis de riesgos en tu empresa, te permite proteger la integridad del trabajador de cualquier accidente.