Seleccionar página

Tarde o temprano, tendrás que negociar con personas que están en posiciones de poder. No importa si eres hombre o mujer, joven o mayor; la negociación eficaz es el camino para reconciliar las visiones y necesidades de los interlocutores, y la piedra angular sobre la que se debe cimentar el futuro mutuo. Desafortunadamente, los estudios muestran que las mujeres, muy a menudo, deben enfrentar obstáculos extras en el proceso de negociación.  Suele ser mal visto que se desvíen de los estereotipos de género y ocupen espacios donde los hombres están más acostumbrados a mostrar su liderazgo.

Negociación Eficaz

Aunque pudieran pasar muchos años hasta que algunas industrias y sitios de trabajo crezcan y cambien, y hay muchas formas de encarar una negociación siendo mujer, los tips que te dejaremos a continuación pudieran ayudarte a tener mayores encuentros de negociación eficaz, en procesos tales como peticiones de aumento de salario hasta nuevos proyectos.

  • Todo comienza por la petición de negociar: el primer paso que debe tomar un negociador para tener éxito, es alcanzar la decisión de negociar en primer lugar. Las candidatas femeninas a menudo dudan de hacer peticiones debido a las repercusiones potenciales. Pero, a pesar de las dificultades, las mujeres deben reconocer que gran parte de toda situación siempre es negociable. Para lograr el cambio, debes tomar acción, y una sola acción puede llevar a mayor igualdad dentro de toda la compañía.
  • Recuerda tus capacidades: un poderoso factor que puede llevar a una negociación eficaz es la actitud y postura física con las que encares el proceso. Antes de iniciar una discusión en un lugar privado, preséntate ante tu contraparte parada derecha, con tus manos sobre tus caderas o los brazos abiertos en una posición de poder. Esto libera las endorfinas que te proveen confianza, y te facilitará tu comodidad. No debes hacer poses dramáticas durante la negociación, pero debes asegurarte de mantener una buena postura, enderezar los hombros y mirar a los ojos de tu interlocutor (claro, dependiendo del contexto cultural), y asegúrate de comunicarle a la persona tu confianza en tus competencias y habilidades.
  • Imagina como tu éxito en una negociación eficaz impacta en tu empresa y tus colegas: muchos estudios han probado que conectarte mentalmente con el impacto positivo que pudiera tener la negociación para la organización o tus colegas, hace que como mujer quieras tomar la iniciativa en el proceso, y lo hagas con mayor rendimiento.  De hecho, los científicos han descubierto que las mujeres suelen ser percibidas como mejores defensoras del bien común, debido a sus imágenes naturales como cuidadoras y madres.
  • Acompáñate de más autoridades: debido a que se espera de las féminas estar más centradas en la comunidad y el crecimiento, una autoridad externa pudiera asistirte en contextualizar la negociación eficaz y hacerte ver más razonable y flexible.
  • Comprende todos los aspectos organizacionales: todas las compañías se encuentran en constante evolución. Puede ser que tengas la suerte de estar en una empresa donde puedas discutir honestamente tu futuro, sin tener que disfrazar la petición con un hecho contextualizado, reemplazar palabras o tener que convencer a una persona con figura autoritaria, pero la mayoría de las mujeres se encuentran en lugares conservadores en los que tendrá que lidiar con respuestas pobres a sus peticiones de compensaciones. En este sentido, para lograr una negociación eficaz, lo mejor será uqe te prepares mentalmente para la discordia o la negación, sin detenerte a sobrepensarlo.
  • Ante todo, persistencia: muchas mujeres sacrificarán dinero a cambio de ser queridas, y por muchas razones, no persiguen activamente tener más responsabilidades, compensaciones o visibilidad. Cualquier persona que desee hacer cambios positivos en su entorno de trabajo debería ser recompensada y felicitada. Sin embargo, esto es solo el comienzo, la mayoría de las negociaciones pueden ser muy complejas y largas, por lo tanto, si quieres ser una maestra de la negociación eficaz, el enfoque, las sonrisas y la perseverancia no pueden ser olvidadas.
  • Apunta alto: en todas las negociaciones hay una expectativa, y donde comienzas no será donde termines, así que si pides muy poco, puedes estar segura de que eso recibirás. No te limites a pedir una o dos cosas. Pide 20, y si consigues 9 entonces habrás obtenido mucho más de lo que esperabas según tus bajas expectativas.

El hecho de que las mesas de negociaciones estén llenas de hombres casi siempre, es un hecho que debe ser, y será, cambiado en el mediano plazo. Las mujeres  por naturaleza tienen un gran set de habilidades que pueden convertirlas en grandes mediadoras en una negociación eficaz, lo primero es superar la barrera de la timidez y aprender a disfrutar de una actividad que sin duda alguna te convertirá en una profesional más capacitada. Si no aprendes a pedir por lo que mereces, muy difícilmente puedas obtenerlo.

 

Certificación Profesional en Técnicas de Negociación Eficaz