Seleccionar página

¿Alguna vez te preguntaste si eres un verdadero material de liderazgo? Tal vez te han dicho que lo eres, pero la pregunta es, ¿con qué estándar? Cada año se escriben miles de libros de liderazgo, muchos de ellos con agendas de mercadotecnia para reformular y volver a empaquetar lo que se ha hablado durante décadas.

Lo que es cierto acerca del liderazgo y que permanecerá sin cambios a través de los siglos es esto: se trata de personas y relaciones. Y eso requiere que los líderes tengan una inclinación natural por ambos. Si no te gusta, no eres un líder.

Y puedes comenzar con el hecho comprobado de que los grandes aspiran a liderar atendiendo las necesidades de su gente. No necesitas libros sobre el sabor del mes y una costosa capacitación formal para aprender este concepto.

Pero es necesario que te desarrolles y te midas frente a los estándares de un gran liderazgo (que firmemente tiene que ser un liderazgo enfocado al servicio). Aquí hay cuatro características principales de liderazgo aplicado por quienes llegaron a la cima. ¿Alguno te describe?

  1. Tienes un deseo innato de que las personas mejoren en lo que hacen.

Un elemento central de la motivación intrínseca, es poder desarrollar el dominio en el trabajo. Obviamente, esto requiere contratar gente con la ambición y el impulso para aprender y crecer.

Una vez que eso está en su lugar, un signo de la grandeza del liderazgo es crear una organización de aprendizaje que se basa en el conocimiento de los contribuyentes individuales, en lugar de la organización jerárquica clásica, que se basa en el conocimiento de la parte superior de la jerarquía.

Los líderes que están mirando hacia el futuro para desarrollar las habilidades, competencias y liderazgo de los demás tienen una clara ventaja. A medida que crean el marco para que las personas se desarrollen y progresen, se desata la motivación intrínseca que mencionamos.

Si se le preguntara a un gerente comercial que está completamente comprometido con esta ética, ‘¿para qué sirve?’ la respuesta seguramente sería que está en el negocio de las personas en crecimiento: personas más fuertes, más sanas, más autónomas, más autosuficientes, más competentes. Y seguramente, también deberán producir en su compañía artículos que puedan ser vendidos con fines de lucro, cosas que la gente quiera comprar, para poder pagar todo eso.

  1. Su principal prioridad de liderazgo es desarrollar confianza.

Hoy en día, los líderes no pueden confiar en la autoridad posicional solo para hacer las cosas. Los entornos de trabajo ahora son más planos, descentralizados, dispersos y virtuales. Y, sin embargo, más que nunca, se enfrentan a desafíos comerciales que requieren niveles más altos de innovación, conocimiento y habilidades interpersonales.

¿Cómo pueden los líderes asegurarse de que un equipo se mantiene cohesionado, colaborando a un alto nivel y yendo en la misma dirección para desarrollar un gran producto y mantener contentos a los clientes?

El secreto es la confianza. Y la base de la confianza, la integridad.

Cuando los líderes operan desde la integridad, ganan la confianza y el respeto de su gente. Los líderes son vistos como confiables y responsables de sus acciones. Las personas se sienten psicológicamente seguras en su presencia, lo que aumenta su influencia.

  1. Confías en tu visión y en tu don de intuición.

Los grandes líderes pueden detectar las señales en el entorno y percibir lo que sucede sin que se les haya explicado nada. Confían en la intuición fuera de los esquemas para el momento y el mejor curso de acción.

Se refieren a estos líderes inspiradores como buenos “sensores de situación”. En esencia, estos líderes están interesados ​​en recopilar e interpretar datos blandos, detectar cambios en el clima y el ambiente, y leer los silencios y las señales no verbales de los demás.

Los autores encontraron que estos sensores tienen la capacidad de juzgar con precisión si las relaciones funcionan, un don de la intuición que no muchos tienen.

  1. Toda la razón para trabajar y hacer negocios es cambiar vidas.

No tiene sentido comenzar un negocio a menos que vayas a hacer una diferencia dramática en la vida de otras personas. Entonces, si tienes una idea que va a hacer una gran diferencia para otros, entonces solo sube y hazlo.

Incluso si no eres un emprendedor con un gran sueño y te encuentras navegando en el panorama político corporativo, los grandes líderes instintivamente saben cómo reforzar la misión de sus organizaciones y hacer que salte de carteles y placas en los muros del lobby.

Liderazgo: Conclusión

Usan la misión de su compañía para involucrar y energizar a los trabajadores; estructuran y crean sus trabajos de una manera que les permite aprovechar esta energía; y encuentran maneras de inyectar más propósito y significado en el trabajo de la gente que está alineado con la misión. Contigo y tus empleados acercándose a su trabajo con renovada energía y compromiso, descubrirán que hay poco que no pueden lograr juntos. Ahora pregúntate: ¿Podría alguno de los miembros de tu equipo describir con precisión tu misión? ¿Cuándo fue la última vez que tuviste una conversación auténtica sobre cómo tu trabajo se alinea con la misión de la empresa?

 

Liderazgo y Dirección de Equipos