Seleccionar página

Las habilidades profesionales, pueden ser un terreno engañoso, si te dejas embriagar por las metas alcanzadas. Es posible que mientras más tiempo hayas pasado trabajando en tu profesión, más fácil te sea caer en la presunción de que ya lo has logrado y tienes todos los conocimientos necesarios para alcanzar el éxito. Esto te llevará a concentrar todas tus energías en cumplir tareas, asumiendo que el resto se atenderá solo. Gran error.

Estudios sobre este punto, llevaron a tomar dos grupos de personas; al primer grupo se le enseñó cómo realizar mecánicamente mejor aquellas tareas en las que no tenían buen desempeño; mientras que al otro grupo, se le dijo que mejorar sus habilidades profesionales era una elección y podrían superarse si lo deseaban. Este segundo grupo mostró cambios dramáticos no sólo en el desempeño, sino también en sus estructuras cerebrales; al contrario del primer grupo que al ser examinados, habían realizado aquellas tareas aún peor.

El punto de este estudio fue demostrar que nunca debemos dejar de aprender. Al momento en que creamos que esto es todo lo que somos, habremos renunciado a seguir escalando en nuestro potencial.

El acto de aprender es tan importante como lo que aprendes. Creer que puedes mejorar y hacer cosas más grandes en el futuro, más allá de tus habilidades profesionales actuales, hace que de tus tareas y metas algo excitante y gratificante.

Pero todavía nuestro tiempo es finito, y siempre tenemos en mente adquirir habilidades profesionales que reditúen lo antes posible. Por eso hoy, te traemos una lista de aquellas habilidades que deberías adquirir y que te brindarán grandes beneficios. Por un lado te darán grandes conocimientos y por el otro, mantendrán encendida la llama que nos hace querer superarnos.

Habilidades profesionales: 5 elementos a tener en cuenta

  1. Inteligencia emocional

Es ese algo, en cada uno de nosotros que parece intangible. Afecta nuestra conducta, complejidad social, es protagonista de la toma de decisiones que nos llevan a obtener resultados positivos. La inteligencia emocional es tu habilidad para reconocer y comprender las emociones, tuyas y en los demás,  para saber cómo manejar tu conducta y relaciones.  Luego de décadas de estudio acerca de las habilidades profesionales, se sabe que esta es una herramienta extremadamente poderosa que te permite enfocar tu energía para obtener enormes resultados.

  1. Administración del tiempo

Uno de los mayores obstáculos para el manejo efectivo del tiempo es la “tiranía del o urgente”. Son esas pequeñas cosas que parecen tener que resolverse “ya mismo”, interponiéndose en nuestro camino a la hora de hacer buen uso de las habilidades profesionales vinculadas con cosas que realmente importen.

Cuando caemos en esta trampa, nos pasamos el tiempo realizando tareas que realmente no nos acercan a ninguna meta. ¿Cuántas veces has terminado de trabajar, luego de un duro día, para darte cuenta que las prioridades no han sido atendidas?

Aprendiendo a manejar efectivamente el tiempo, te libera y catapulta tu potencial, capacidad, habilidades profesionales y resultados en cada día y aspecto de tu vida.

  1. Aprender a escuchar

Parece fácil. Si no estás hablando, estás escuchando, ¿cierto? Bueno, no exactamente. Muchas veces creemos estar escuchando, cuando en realidad estamos planeando que será lo siguiente que haremos. Quien sabe oír se concentra únicamente en lo que otro le está diciendo. Todo esto tiene que ver con comprender, no solo recibir información y archivarla en algún rincón de la memoria. Esta es una de las habilidades profesionales más importantes que puedas desarrollar.

Existe tanto intercambio en los espacios de trabajo que las oportunidades de desarrollar este poder abundan. Pasamos todo el día proveyendo de comentarios, dando instrucciones y elaborando estrategias. Más allá de la palabra hablada, hay información invaluable en los cientos de gestos, tonos, lenguajes corporales que vemos a diario. En pocas palabras, si no prestas atención, muy pronto estarás fuera del juego.

  1. Aprender a decir “NO”

Se sabe que mientras más te cueste decir no, más propenso a sufrir estrés, fatiga y depresión estarás. Decir no es todo un desafío para algunas personas. No, es una palabra poderosa que no deberías temer utilizar. Cuando es tiempo de hacerlo, evita frases tales como “No creo que pueda…”, o “No tengo certeza…”. Decir que no a un nuevo compromiso, suma de valor a los compromisos ya existentes, y te da la oportunidad de cumplirlos con éxito. Cuando aprendas a decir que no, te liberarás de las tensiones y también permitirás que tu tiempo y proyectos ganen fuerza para alcanzar tus metas.

  1. Pedir ayuda

Puede sonar hasta contraproducente creer que pedir ayuda sea parte de nuestras habilidades profesionales. Pero lo es. Debes tener una tremenda confianza y humildad para admitir que necesitas asistencia. Esta habilidad es crítica, porque lo último que los líderes quieren es gente a su alrededor incapaces de admitir que necesitan algo, y así retrasar al resto del equipo. La habilidad de aceptar que se necesita ayuda, sumada al coraje de pedirlo y saber aceptarla es en extremo valiosa.

En suma, como vemos  a lo largo de estos cinco puntos, es más importante reconocer nuestras motivaciones como elemento para descubrir si lo que estamos haciendo viene del lugar correcto de nuestra mente, que muchas herramientas puestas a nuestra disposición para el trabajo. Pero sin dudas, la más importante de las habilidades profesionales, es aprender de nosotros mismos y nuestro entorno. Nunca dejes de aprender.

 

Gestión del Tiempo y Planificación de Tareas Práctico