Seleccionar página

Cuando las dinámicas trabajo en equipo fallan y sus miembros empiezan a retrasarse en los plazos, los empleadores deben ser los primeros en conocer los obstáculos que impiden a sus trabajadores cumplir puntualmente. Los líderes necesitan esta información para poder crear cambios que ayuden a los equipos a colaborar más plenamente. ¿Pero qué pasa si los empleadores, en cambio, son quienes crean los problemas que perpetúan el mal trabajo en equipo?

Dinámicas trabajo en equipo

Una encuesta de cultura corporativa de julio de 2016 encontró una disparidad entre cómo los empleadores y los empleados perciben la competencia. Mientras los líderes dicen que valoran el trabajo en equipo en el lugar de trabajo, los empleados dicen que creen que los empleadores realmente quieren que el personal compita entre sí.

Es hora de aclarar la confusión: echemos un vistazo a algunos de los mayores obstáculos que perjudican el trabajo en equipo y cómo los empleadores pueden mejorar la colaboración en una empresa.

  1. Dinámicas trabajo en equipo: Perspectiva

Para funcionar efectivamente como equipo, los trabajadores deben comprender cuál es su papel en el todo que representa la producción. Las personas suelen dejar de lado su compromiso si no entienden que su trabajo es parte integral en la producción.

Comienza por llevar datos estadísticos sobre el desempeño de tu equipo y comparte esa información con ellos, de modo que puedan tener un mejor entendimiento acerca de cómo encajan dentro de la estructura en tu empresa. Este conocimiento es una herramienta importante para generar incremento en el rendimiento. Estudios realizados en Estados Unidos mostraron que el 72% de los empleados entrevistados dijeron que su desempeño mejora gracias a que sus empleadores eran capaces de ofrecer comentarios correctivos sobre la marcha en la producción.

Mostrando a los empleados cómo su rol es fundamental puede motivar e inspirarlos, generando un gran impulso en el desempeño. Los comentarios también sirven para mostrar al empleado su progreso en sus labores, y pueden usar esta información para iniciar diálogos constructivos con sus superiores y o discusiones orientadas a la búsqueda de soluciones con sus compañeros de trabajo.

Este tipo de seguimientos deberían ser permanentes, de modo que se pueda hacer buen seguimiento de las tareas y sus problemáticas, si es que surgen algunas.

  1. Dinámicas trabajo en equipo: Pensamiento orientado a las soluciones.

Cuando surgen problemas, ¿Cómo reaccionan los equipos? ¿Cuál es la mentalidad del empleado? ¿Los miembros del equipo se sienten como si estuvieran simplemente apagando incendios?

Concéntrate en cambiar su perspectiva. Los empleados deben buscar soluciones y mantenerse positivos, especialmente cuando la presión es alta.

Las dinámicas trabajo en equipo que se encuentren plagados de negatividad y pesimismo son más propensos a no cumplir con los plazos. El optimista piensa en cómo superar los desafíos en lugar de quejarse de los obstáculos.

Los empleados deben colaborar y enfrentar estos obstáculos buscando lo que será más productivo en ese momento. Aumenta el optimismo cuando surjan problemas, y luego divide la gran preocupación en tareas más pequeñas y más llevaderas. Finalmente, toma una decisión colectiva sobre cómo cada uno contribuirá en el nuevo enfoque.

La correcta delegación de funciones es clave para mejorar el trabajo en equipo. Capacitar a los supervisores y gerentes en la priorización de las preguntas, alinear sus asignaciones con las fortalezas de los empleados e incluir siempre instrucciones detalladas sobre cómo avanzar. Esto hace posible entrenar a nuestros empleados para el éxito.

  1. Dinámicas trabajo en equipo: Implementar la transparencia.

Propiciar una cultura transparente puede ayudar a que los miembros del equipo vayan hacia el mismo lado. Cuando los empleados no confían en su empleador, pueden tender a ser pesimistas o su desempeño puede verse afectado. Cualquiera de estos puntos puede hacer que los equipos dejen de cumplir óptimamente con sus labores.

La desconfianza de los empleados no es tan rara como se podría pensar. Un cuarto de los 1.562 trabajadores encuestados en 2014 informó que no confiaban en su empleador. Sólo cerca de la mitad creía que su empleador estaba abierto y en la primera fila con ellos.

Las soluciones son más fáciles cuando las empresas son transparentes. Es por eso que es mejor compartir información importante, como métricas de rendimiento e informes de progreso. Esta práctica no sólo enseña responsabilidad sino también muestra respeto y confianza.

La transparencia facilita la alineación de proyectos y tareas porque el panorama general es obvio para todos. Cuando compartir las grandes noticias de la empresa se convierte en parte importante del trabajo – como las fusiones de departamento o una próxima adquisición – los empleados y la administración pueden reunirse y generar ideas acerca de cómo prepararse mejor y ejecutar un plan eficaz.

  1. Dinámicas trabajo en equipo: Reconocer a los empleados.

Un programa de reconocimiento de empleados es una gran herramienta para comprometer y motivar a los trabajadores – puede ayudar a aumentar la satisfacción laboral y mantener la productividad alta.

Alentar a los empleados a reconocer a sus compañeros, también. Un informe que encuestó a más de 200,000 empleados, informó que los compañeros de un empleado son la razón No. 1 por la que van más allá en el trabajo.

Dinámicas trabajo en equipo: Conclusión

Todos los niveles de empleados deben participar en el reconocimiento de pares, y eso incluye a los gerentes que celebran el éxito de sus colegas gerentes. Cuando los colegas elevan a sus compañeros de equipo, todos se sienten motivados y el trabajo en equipo mejora. Esto refuerza la idea de que los esfuerzos colectivos, o individuales pueden producir éxito a mayor escala.

 

https://www.aicad.es/elearning-shop/cursos-superiores/educacion/trabajo-eficaz-en-equipo/