¿Qué es la mentalidad?

Es la forma en que una persona piensa sobre un tema o situación. Incluye por lo general, actitudes, creencias, valores y hábitos mentales que determinan la capacidad de respuesta de una persona ante diferentes experiencias.

Existen distintos tipos de mentalidad: 

  • Fija: creer que las habilidades y destrezas de las personas son innatas y no son modificables en el tiempo.
  • De crecimiento: es pensar que el conjunto de habilidades, destrezas y actitudes de las personas son modificables y mejorables con esfuerzo y dedicación.
  • Optimista: ver el lado positivo de las cosas y siempre manteniendo una actitud esperanzadora ante los desafíos.
  • Pesimista: enfocada siempre en lo negativo y con actitud de derrota, al punto de creer que no hay solución para los problemas.
  • Aprendizaje Continuo: centrada en el aprendizaje constante y la mejora continua, nuevas oportunidades y aprendizaje.
  • Liderazgo: basada en la toma de decisiones y responsabilidad personal, además quienes poseen este tipo de mentalidad pueden influir en los demás, tomar metas y trazar objetivos.

 

¿Quieres hacer prácticas profesionales remuneradas e impulsar tu carrera? Maestría Oficial en Dirección de Ciberseguridad

Entre los tipos de mentalidad, también está la mentalidad ganadora, que es aquella enfocada en alcanzar los objetivos con determinación, perseverancia y constancia. 

El pensamiento tiene un impacto directo sobre el comportamiento de las personas y explica la diferencia entre las personas que tienen éxito y los que no. Entonces, la clave del éxito básicamente radica en comenzar a controlar los pensamientos.

Al comprender, adaptar y cambiar la forma de pensar, se mejora en salud, se disminuyen los niveles de estrés y se desarrollan habilidades para enfrentar los distintos desafíos de la vida.

Tener una mentalidad ganadora trae consigo una serie de beneficios, en donde se incluyen los relativos a la salud:

  • Aumento de autoestima: las personas son capaces de creer en sí mismas y sus capacidades de alcanzar cualquier meta propuesta con la mejor de las actitudes.
  • Fomenta la perseverancia: una persona segura de sí misma y enfocada en alcanzar sus objetivos es capaz de superar todos los obstáculos que surjan en el transitar hacia el éxito.
  • Alta motivación: una persona motivada busca nuevas oportunidades que le permitan crecer y mejorar tanto en la vida personal como a nivel profesional.
  • Pensamiento positivo: el único enfoque es el éxito acompañado de buena actitud, pensamientos y optimismo.
  • Mejora en el rendimiento: una vez conociendo los objetivos, se trabaja con dedicación, esfuerzo y entrega para lograr el éxito.
  • Autoproyección: muchas veces solo se piensa en lo que se quiere conseguir o lograr en la vida, mas no en cuál es el camino para lograrlo. Es decir, se piensa únicamente en el resultado final y no en el esfuerzo que hay que hacer para llegar hasta allá.
  • Tener metas específicas: muchas veces la mente busca excusas para no esforzarse y no lograr el éxito, por eso es importante tener una mentalidad clara en cuanto a los objetivos a lograr, lo que ellos significan y qué hacer para obtenerlos.
  • Ver el lado positivo de las cosas: esto incide directamente en el éxito de las personas. Analizar las situaciones y entender que las cosas se pueden lograr manteniendo siempre una vibración positiva y en todo caso si no se gana se aprende, se adquieren conocimientos y habilidades nuevas sobre cómo hacer determinada actividad o cosa y luego insistir.
  • Autodeterminación: no es únicamente tener la capacidad de tomar decisiones sino apropiarse de ellas y ejecutarlas por decisión propia, es aprender a identificar qué es lo que quiero, qué me hace feliz, qué estoy dispuesto a hacer.
  • Auto-conciencia: es estar consciente de que así como tenemos fortalezas, habilidades, capacidades y destrezas, también tenemos situaciones u oportunidades en la que aún no somos muy buenos, capacidades que aún no hemos desarrollado, pero que vamos a desarrollar.
  • Disciplina: el éxito requiere esfuerzos, dedicación, entrega, persistencia incluso cuando las situaciones se tornan complicadas. La perseverancia, persistencia, disciplina son el complemento perfecto para alcanzar el éxito.
¿Deseas seguir aprendiendo? Te invitamos a leer el siguiente post: Gestión del tiempo eficaz: estrategias para lograr una mayor productividad