Una de las ventajas de estar en internet y el utilizar las TICs para mejorar el procesamiento de una empresa es la automatización. Sin embargo, al mismo tiempo podemos exponernos a situaciones desfavorables si no actuamos con precaución o tomando las medidas necesarias. Aún así, ¿cómo saber accionar si no reconocemos todos los riesgos que nos pueden perjudicar? Es por ello que a continuación te explicaremos los tipos de amenazas de ciberseguridad que existen para que estés al tanto y puedas evitarlos.

 

¿Existen muchos tipos de amenazas de ciberseguridad?

Por supuesto, los ciberdelitos son acciones que no descansan hasta conseguir sus fines, ya sea perjudicar a terceros, realizar extorsiones o generar temor en sus víctimas. Tristemente la cantidad de crímenes aumenta y es por ello que la ciberseguridad busca aminorar sus consecuencias, convirtiéndose en un requisito imprescindible en el mundo empresarial. Es por ello que se han descubierto con el tiempo diferentes tipos de riesgos de ciberseguridad al que un sitio, entidad o negocio se expone si aloja información en los medios digitales y no toma las precauciones necesarias. 

¿Cuáles son las amenazas potenciales que utilizan los ciberdelincuentes?

8 Tipos de riesgos de ciberseguridad:

Si tu intención es proteger su sistema, ahora te mencionamos los 8 tipos de amenazas de ciberseguridad más comunes, para que estés en conocimiento de ellas y su objetivo:

#1. Malware:

Se refiere a todos aquellos archivos que contaminan y pueden comprometer tanto la seguridad, como la utilidad y preservación del equipo. Comúnmente como virus, entre los más conocidos se encuentran los troyanos, siendo una amenaza para los dispositivos móviles y ordenadores.

#2. Phishing o usurpación de identidad:

Se hace una serie de actos fraudulentos, ya sea a través de correos o mensajes de entidades reconocidas para generar confianza. Con la finalidad de obtener las credenciales de los consumidores para luego extorsionarlos o robar directamente su dinero.

#3. Amenazas a entidades bancarias:

En concordancia con lo anteriormente mencionado, también para obtener dinero instalan archivos maliciosos que puedan filtrar información de la cuenta, movimientos y saldo de la víctima. Lo cual pone en riesgo el sistema bancario y por ende la seguridad de sus usuarios. Cabe destacar que otra forma de operar es utilizar esta información incluso para emular el comportamiento y los datos de un administrador o gestor del sistema, de forma de poder realizar transacciones sin levantar sospechas.

#4. Criptomining:

Es un delito en el cual se dirigen ataques a las cuentas, sea un usuario o empresa, para así robar sus criptomonedas.

Apúntate a nuestro "Executive máster en dirección y gestión disruptiva en ecosistemas de innovación" y conviértete en un profesional de alto nivel con todas las habilidades necesarias que te ofrece la innovación empresarial.

 

#5. Ataques DDoS:

El término de DDoS se debe a su nombre en inglés (Distributed Denial of Service) la cual tiene el objetivo de ejecutar un ataque de denegación de servicio distribuido, es decir, deja inoperativo un sitio web, servidor o software. Para ello se deben realizar una serie de ataques desde diferentes puntos o utilizando bots para conseguirlo.

#6. Ransomware:

Una de las mayores amenazas de las cuales las empresas deben protegerse, pues son las principales víctimas de esta situación. Consiste en un sistema malicioso el cual restringe o prohíbe el acceso a los datos confidenciales de una empresa y la opción para desactivarlo es pagando por ello la suma que soliciten. De negarse a realizarlo el mismo está configurado para eliminar la información o perder el acceso a la misma de forma permanente.

#7. Botnets:

También conocido como red de robots, se trata de una amenaza para los ordenadores actuando a través de troyanos que se filtran en el mismo para así enviar información como spam. La particularidad de este sistema es que el mismo se ejecuta por sí solo, pues está configurado de esta manera y puede atacar en simultáneo a varios equipos. El fin último de este delito es controlar el ordenador.

#8. Inyección SQL:

En este delito se aprovecha la vulnerabilidad de la validación de acceso a un sitio o aplicación, con la finalidad de infiltrarse en su base de datos para obtener información de los usuarios. El mismo tiene este nombre porque incrusta un código SQL. Dando lugar al phishing y otras consecuencias perjudiciales para las víctimas. 

tipos de amenazas de ciberseguridad y sus riesgos

9 Tips de ciberseguridad para incrementar la seguridad de tus datos mientras navegas

Ahora que estás en conocimiento los tipos de amenazas de ciberseguridad, es normal que te interese saber ¿Qué hacer ante un ataque cibernético? Afortunadamente para ti existen programas, software y métodos para evitar esta situación. Es por ello que te mencionaremos las más accesibles y beneficiosas:

#1. Revisar el remitente y la información del mismo:

Para eludir los métodos que puedan poner en riesgo tu información tienes varias opciones. Una de ellas es verificar los correos emergentes y los usuarios o contactos nuevos sospechosos. A pesar de que el mismo emula un dominio con sus imágenes y la redacción de alguna entidad, es importante corroborar quiénes son.

Lo más común es que te soliciten recuperar contraseñas porque han detectado actividad “sospechosa” en tus cuentas. Para ello, debes revisar los siguientes datos:

    • Remitente.
    • Información del correo.
    • Verificar la dirección de correo, pues si es de una entidad por lo general este es corporativo y después del @ estara el nombre de la compañía.
    • El cuerpo del texto si carece de sentido o si parece sospechoso.

#2. ¡No facilites tus datos personales!

Retomando la idea anterior, parte del error que cometemos al recibir alguna información de un remitente que nos parezca seguro, la banca por ejemplo, suelen señalar que nuestros usuarios están bloqueados y nos solicitan un restablecimiento de los datos.

Hay que tener cuidado y para ello es bueno corroborar el tip anterior, pues muchas veces estos mensajes son fraudulentos y utilizan una marca de confianza para que los usuarios accedan a realizar un cambio innecesario. Por otra parte, si es un servicio bancario también podemos contactar a la compañía ya sea vía telefónica para informar sobre la situación actual.

Lo más importante es evitar llenar formularios o brindar datos personales en sitios que no hemos confirmado su validez.

#3. Uso del antivirus y cortafuegos:

Es el mejor aliado si deseamos protegernos de los malware y diferentes tipos de amenazas de ciberseguridad, al mantener nuestros dispositivos protegidos y siempre escaneando la cantidad de archivos maliciosos que puedan afectar el sistema.

#4. Actualización de datos frecuentes:

Puedes realizar cambios cada ciertos meses de tu contraseña. Manteniendo un índice de dificultad alto para eludir cualquier intento forzado a nuestras cuentas.

#5. Verificación en dos pasos:

Si bien muchas aplicaciones y servicios lo ofrecen, no todos lo tomamos tan en serio y lo aplicamos. Sin embargo, como usuarios de internet debemos aprovechar cada oportunidad para mantenernos seguros mientras navegamos es por ello que activar esta opción en todas las plataformas que lo ofrezcan es una manera de salvaguardar nuestra información.

#6. Navegar con seguridad y precaución:

Es importante tomar en cuenta que estar en la comodidad de nuestro hogar no se toma en cuenta el guardar las credenciales para un sitio u olvidar cerrar sesión. No obstante, si lo hacemos desde un ordenador distinto ya sea en nuestro trabajo u otro lugar hay que ser precavidos. Aunque pueda ser un poco molesto leer los permisos que otorgamos a un sitio, cuando ingresamos, desmarcar el recordatorio de nuestras credenciales o simplemente usar el buscador como invitado. Todas estas acciones ayudarán a que nuestra información no caiga en manos de terceros.

#7. Sistema operativo funcional y actualizado:

Si bien actualmente muchos de los sistemas operativos informan cuando hay alguna actualización e incluso lo realizan de forma automática si está configurado de esta forma. También el revisar periódicamente estas propiedades así como también la de nuestro antivirus evitará que algún archivo malicioso pueda invadir nuestro ordenador.

#8. Descargas seguras:

Es importante que al momento de realizar una descarga procuremos investigar sobre el fabricante y los sitios oficiales para obtener dicho producto, debido a que el mismo puede ser publicado en una web no autorizada. Por consiguiente, nuestra información y equipo podría ponerse en riesgo, porque de anexarse un malware ocasionaría perjuicios al sistema.

#9. Contratar un servicio de ciberseguridad:

Este último consejo es la mejor elección para las empresas, para mantener la confidencialidad de sus procesos. De tal manera que es necesario defenderse y la solución perfecta es la ciberseguridad. Al tener un personal enfocado en esta área se podrá respaldar y mantener la seguridad de las redes y dispositivos necesarios para laborar.

Una vez que reconocemos cuáles son los riesgos a los cuales nos podemos enfrentar aumenta la optimización de nuestras medidas de seguridad. Una vez que tengamos un protocolo de prevención los tipos de amenazas de ciberseguridad ya no serán un problema al cual temer. Todo lo contrario, podremos evitarlos y enfrentarnos de la mejor forma si llega a presentarse la ocasión.

Si te interesa conocer la importancia de la ciberseguridad y aquellas herramientas que puyeden ayudarte, te recomendamos el siguiente artículo: ¿Qué es la ciberseguridad? ¿Para qué sirve y cómo nos beneficia?