Seleccionar página

El trabajo sobre los riesgos laborales psicosociales que pueden aplicarse a los trabajadores es fundamental para la eficiencia y el rendimiento adecuado de éstos con sus empleos.

Qué son los riesgos laborales psicosociales

La psicosociología juega un papel muy importante en la calidad del trabajo y el bienestar de los individuos durante el desarrollo de su carrera profesional. El contexto en el que se llevan a cabo las tareas laborales es diferente en cada empresa. Habitualmente este entorno no causa dificultades psicológicas a los trabajadores, pero en otros muchos casos se puede convertir en un foco de presiones, estrés y malas prácticas que desencadenan problemas de salud y por consiguiente disminuyen el rendimiento y beneficio económico.

El trabajo es uno de los pilares fundamentales en la vida diaria de los ciudadanos. Su influencia en la salud mental es muy importante por lo que la relación entre los individuos y su empleo, con todo lo que este conlleva, es fundamental para su bienestar y los intereses de todos los implicados (empresa, compañeros de trabajo, familiares, entre otros). Cuando el entorno psicosocial desborda la capacidad de ajuste del trabajador y su sensación de control, el individuo puede percibir que si no da una respuesta adecuada a las demandas del trabajo será sancionado social o económicamente. En estas ocasiones, el individuo no tiene el control de su actividad laboral por lo que se encuentra en disposición de desarrollar ansiedad crónica o problemas psicosomáticos.

Más allá del estrés, la ansiedad y otras dolencias reconocidas y estudiadas, una de las consecuencias psicosociales más comunes en la actualidad es el síndrome de quemarse por el trabajo, conocido en inglés por burnout. Este fenómeno ha cobrado relevancia en las últimas décadas sobre todo entre los trabajadores del sector servicios especialmente en Sanidad y Educación.Se estima que el porcentaje de casos graves del síndrome se sitúa entre el 7 y el 2,4%, y podría ser considerado un problema relevante para la salud pública. Además, está afección no está enmarcada entre enfermedades profesionales en el sistema de la Seguridad Social por lo que su atención y tratamiento resulta más complicado de llevar a cabo.

Las compañías deben asumir la responsabilidad y ayudar a que los trabajadores se acomoden en su puesto de trabajo y alcancen el control sobre su actividad laboral. Si se consigue crear un entorno positivo para mejorar la relación de los empleados con sus labores, se logrará un mayor grado de eficiencia y, por tanto, mayor beneficio económico a lo largo del desarrollo de la actividad profesional.

Con una buena dirección y prevención de riesgos laborales las corporaciones pueden hacer frente a estos desajustes incluso antes de que aparezcan. Para lograrlo, la concienciación y el conocimiento de la existencia de este tipo de problemas es fundamental para llevar a cabo una actuación preventiva eficiente.

La clasificación de los factores de riesgos laborales psicosociales puede ser muy diversa y de hecho cada método de evaluación de riesgos psicosociales adopta una diferente ya que existen diversos enfoques teóricos al respecto.

  • Contenido del trabajo: Monotonía, tareas sin sentido, fragmentación, falta de variedad, tareas desagradables, por las que se siente rechazo.
  • Carga y ritmo de trabajo: Carga de trabajo excesivo o insuficiente, presión de tiempo, plazos estrictos.
  • Tiempo de trabajo: Horarios muy largos o impredecibles, trabajo a turnos, trabajo nocturno.
  • Participación y control: Falta de participación en la toma de decisiones, falta de control (por ejemplo sobre el método o el ritmo de trabajo, los horarios, el entorno, entre otros.)
  • Cultura organizacional: Comunicaciones pobres, apoyo insuficiente ante los problemas o el desarrollo personal, falta de definición de objetivos.
  • Relaciones personales: Aislamiento, relaciones insuficientes, malas relaciones, conflictos, conductas inadecuadas.
  • Rol: Ambigüedad de rol, conflicto de rol, responsabilidad sobre personas.
  • Desarrollo personal: Escasa valoración social del trabajo, inseguridad en el trabajo, falta o exceso de promoción.
  • Interacción casa-trabajo: Problemas de la doble presencia, conflicto de exigencias.

La evaluación de riesgos laborales psicosociales persigue los mismos objetivo que la evaluación de riesgos en otros ámbitos de la prevención: identificar factores de riesgo y establecer medidas de mejora para prevenir daños.

La evaluación de riesgos psicosociales nos va a permitir conocer posibles fallos de la organización, potenciales de producir anomalías y distorsiones en el funcionamiento de la organización, sobre las cuales poder actuar aplicando las medidas correctoras oportunas. En definitiva, la evaluación de riesgos laborales psicosociales tiene como objetivo mejorar la seguridad y salud de toso los empleados de la empresa.

La evaluación de los factores psicosociales, como toda evaluación de riesgos, es un proceso complejo que conlleva un conjunto de actuaciones o etapas sucesivas interrelacionadas.

Riesgos laborales psicosociales: Conclusión

Es necesaria la participación de los trabajadores o sus representantes en todas estas etapas o fases de la evaluación. Señalar, por tanto, la importancia de todos los agentes implicados: trabajadores y sus representantes, mandos intermedios y alta dirección en cada fase del proceso.

 

Riesgos Laborales en Psicología