Seleccionar página

Como ocurre en la vida, también en los negocios existen factores externos que no podemos controlar a la hora de poner en marcha nuestra Idea y hacer triunfar nuestra idea, la suerte es uno de ellos. También lo son otros imponderables que no podemos eliminar por completo, pero sí intentar minimizar potenciando algunas virtudes y tratando de controlar los posibles riesgos.

Negocios exitosos: Qué pasos debemos seguir

A continuación detallamos algunos aspectos que debes tener en cuenta si quieres que tu proyecto crezca fuerte y sano.

-Decidirse a emprender: Ya sea que arranques por necesidad, en forma parcial mientras mantienes un trabajo en relación de dependencia, o como parte de un proyecto de crecimiento, no suele ser fácil dar el primer paso y ponerte en marcha con un proyecto concreto, si ya tomaste la decisión, comienza a planificar.

Analiza si tu idea resuelve una necesidad en el mercado: Esto es el paso previo e indispensable. Deberás plantearte distintas preguntas, como si tu solución ahorrará tiempo al público, facilitará su vida, será emocionante o funciona. Si tu producto se dirige a un problema o una necesidad no identificable no lograrás el favor del público.

-Encontrar una oportunidad: P ara que un negocio funcione, la idea debe coincidir con alguna oportunidad en el mercado. ¿Hay necesidades insatisfechas? ¿Pocos competidores? ¿Alguna tendencia en el mercado que hasta ahora no se aprovechó? Piensa de qué forma vas a diferenciarte de otros emprendimientos similares.

Armar un plan: ¿Cuáles son los pasos para alcanzar el negocio propuesto? Por simple que el sea el emprendimiento, un plan de negocios a medida ayuda a definir las necesidades y orienta la implementación.

-Conseguir financiamiento: Todo proyecto requiere dinero; además de invertir ahorros y poner trabajo puede ser necesario agregar aportes de familiares y amigos para empezar, algunos emprendimientos pueden aspirar también a préstamos bancarios.

-Contar con el mejor equipo: Disponer de los profesionales adecuados para el desarrollo de tu negocio es fundamental. Sólo con las personas indicadas podrás llevar a buen término tu idea de negocio. Y en la selección del equipo no te debes dejar llevar por las amistades, porque en este ejercicio de reclutamiento tendrás que tener en cuenta la profesionalidad de sus miembros y la confianza que cada uno tenga en sus funciones específicas. Además, serán esenciales dos perfiles clave: márketing y desarrollo web.

-Definir estructura: Dar forma al negocio implica entender qué inscripciones se requieren, cuál es el marco legal de la industria y cómo impactan los impuestos, entre otros factores externos; tienes que definir, además, si vas a trabajar con socios y personal, y cuál va a ser el lugar de trabajo.

-Hacer marketing: Para dar a conocer el producto a los potenciales clientes hace falta ajustar algunas de sus características al mercado, establecer precios adecuados al posicionamiento buscado, y definir la publicidad y la forma de venta.

-Aprende todo acerca de tu negocio: Conocer a tus clientes, proveedores y competencia será fundamental para hacer competitivo tu negocio. Debes escuchar a tu entorno, dale a tus clientes lo que quieren, crea relaciones mutuamente beneficiosas con tus proveedores y analiza la estrategia de tu competencia.

Asistir a ruedas de negocios y ferias empresariales es otra buena idea de capacitación, además de los libros y seminarios que te permitan adquirir estrategias para implementar en tu negocio.

-Clientes: Sin ellos tu empresa no será nada, por lo que, desde el principio, deberás poner a tus usuarios en el centro de tu proyecto. En tu plan de negocio no se te puede olvidar este capítulo que, en el fondo, serán los que te ayudarán a crecer. Todas las acciones de marketing y comunicación, sobre todo en redes sociales, deberán ser prioritarias para hacer marca y darte a conocer; hay que generar la necesidad en el público y no temas utilizar a tus potenciales clientes como termómetro para validar tu propuesta.

Ajustarse al mercado: Los primeros tiempos son los más sensibles,  el choque con la realidad puede llevarte a modificar el negocio planificado, para garantizar su supervivencia. Si ya estás en marcha, presta atención a las señales del mercado para adaptarte a sus necesidades.

-Despegar: Cuando el emprendimiento encuentra su lugar en el mercado, es hora de consolidarse y buscar un camino de crecimiento. ¡Comienza a hacer crecer tu negocio!

-No tengas miedo al fracaso.  Tener miedo a  fallar es algo que  nos impide emprender en distintos negocios. El fomento de la cultura emprendedora nos está permitiendo alejar esa letra escarlata que se coloca a esos innovadores que se atrevieron a fracasar.

La mayoría de los negocios se quedan estancados con una pequeña porción del mercado que les genera dinero suficiente para subsistir y mantener a su dueño, sin embargo, un verdadero emprendedor no es conformista y siempre está buscando maneras de ampliar su negocio.

Recuerda que en el mundo de los negocios crecer no es una opción, o creces o tu negocio desaparece.

 

Creación de Empresas – Plan de Negocios