Seleccionar página

Las habilidades directivas tienen cada vez más importancia en el mundo laboral y como consecuencia en el desarrollo profesional de las personas. Las habilidades directivas son actualmente factores diferenciadores aplicables en cualquier sector y puesto. Algunos pocos afortunados desarrollan las habilidades directivas de manera inherente, sin embargo, en general es necesario un trabajo personal para llegar a desarrollarlas.

Qué son las habilidades directivas

El proceso de aprendizaje de habilidades directivas no tiene nada que ver con el de habilidades técnicas. En el caso de las primeras no es suficiente con aprender contenidos teóricos de un libro, sino que tienen que ser desarrolladas por medio de su puesta en práctica.

Por ejemplo, una persona interesada en mejorar sus habilidades comunicativas puede leer libros, ver vídeos o asistir a diferentes seminarios para aprender las técnicas y consejos de una buena comunicación.  Sin embargo, antes o después esta persona tendrá que practicar lo aprendido para que la habilidad sea desarrollada.

A continuación exponemos algunas habilidades necesarias para una gerencia exitosa, sin importar el tamaño ni el giro de la organización. Procurando que éstas se desarrollen y se fortalezcan, el administrador podrá adelantar con mayor acierto su labor; para lo que, además, se propone un plan de acción que permite su crecimiento y expansión en la empresa.

Liderazgo

Un líder debe ser persuasivo, para lograr que su equipo colabore para lograr el fin o meta que él se había propuesto. A la vez de tener la persuasión, debe tener paciencia para poder aceptar sugerencias o modificaciones a las ideas que presente, debe saber en qué momento presentar sus ideas para que tengan el impacto que él esperaba.

Otro punto es que debe de tener credibilidad, la cual, en el trabajo, puede crearse por medio de la experiencia y las relaciones personales.

Se debe seguir trabajando y apoyando a los miembros del equipo a realizar las metas que se habían pactado. Es conveniente que se fijen altas expectativas, que deben ser alcanzables, se hable con la gente que aún se resiste a la idea o al cambio y escuchar sus opiniones.

No habrá resultados si los empleados que se tengan a cargo no confían. Hay que definir las responsabilidades y roles de cada persona involucrada. Es tan importante la definición de roles como la revisión de que se está cumpliendo con lo establecido, para esto es necesario establecer criterios de medición o retroalimentación, así no solo se esperará a que el administrador o jefe venga a revisar sino que los mismos trabajadores podrán evaluarse por sí solos para redefinir acciones a seguir.

 Visión

Para determinar la visión se deben seguir ciertos pasos:

  1. Declaración de la visión
  2. Comprensión del impacto ambiental
  3. Definición de clientes
  4. Selección de productos o servicios
  5. Estimación del potencial de la empresa
  6. Identificación y selección de los valores agregados
  7. Determinación de proveedores
  8. Calificación de los criterios de éxito del producto

Se puede tener visión únicamente si se conoce a fondo la compañía en la que se trabaja, obteniendo así un panorama general de la misma.

Cuando una persona sabe lo que quiere, tiene una meta a seguir, es más fácil conseguirlo, ya que pone todos sus esfuerzos a luchar día con día por la persecución de esos objetivos que se propuso.

Ahora con las nuevas tecnologías de información, como el Internet, el mundo cambia más rápidamente que antes, hay una gran evolución en los procesos y el software. Con esta situación es oportuno que estemos conscientes de nuestro entorno, como la competencia actual que tengamos, y también quiénes podrían ser los competidores a corto y largo plazo para realizar acciones al respecto.

Un líder de empresa, un directivo, no debería estancarse en los procesos del negocio, ya que siempre hay algún aspecto en el aspecto administrativo y de operación. ¿Cómo se pueden encontrar oportunidades de innovar?

Los sucesos inesperados, las incongruencias, las necesidades dentro de la operación, cambios en el mercado, cambios demográficos, nuevo conocimiento y cambios de percepción son algunos puntos clave donde la innovación florece

Como directores o administradores en cualquier nivel, se debe estar alerta a cualquier idea ya sea propia o de la gente con la que se labora. Con este punto se puede llegar a una diferenciación en cuanto a Innovación se refiere. Al innovar se pueden afectar dos áreas de la compañía: la estructural, que es cualquier cambio de posiciones de trabajo o de departamentos y la innovación de sistemas que se trata de cualquier idea que se refiera al proceso del producto o servicio.

Habilidades directivas: Conclusión

Estas habilidades se pueden aprender, y no son exclusivas para mandos directivos. Cualquier empleado que quiera desarrollar estas aptitudes o habilidades ganará muchos puntos a favor como profesional de la gestión y de la autogestión. Porque aprender a combatir el estrés, por ejemplo, o saber qué queremos conseguir en nuestra trayectoria laboral, también nos sitúa mejor en relación a la competencia.

 

Habilidades Directivas y Gestión de Equipos