Cada día incrementa la importancia de las habilidades directivas en el mundo laboral. En consecuencia, esto afecta directamente en el desarrollo profesional de las personas. Porque son factores diferenciadores aplicables en cualquier sector y cargo. Para aquellos que desarrollan esta capacidad de manera inherente, el esfuerzo personal es imprescindible para conseguirlo.

 

¿Qué son las habilidades directivas?

Son aquellas habilidades o características orientadas al liderazgo que permiten la gestión satisfactoria de cualquier empresa, grupo o evento. Su objetivo es que el individuo obtenga las características necesarias para el logro de objetivos.

Para que el aprendizaje y desarrollo de habilidades directivas sea exitoso, es importante resaltar que el mismo no tiene nada que ver con las habilidades técnicas. Puesto que no es suficiente limitarse con la teoría, también se deben desarrollar por medio de la práctica.

Por ejemplo, una persona interesada en mejorar sus habilidades comunicativas puede enfocarse en diferentes actividades educativas. Tales como: leer libros, ver vídeos o asistir a diferentes seminarios para aprender las técnicas y consejos de una buena comunicación. Sin embargo, antes o después esta persona tendrá que practicar lo aprendido para dominar esta destreza.

¿Cuáles son las habilidades directivas principales?

Si te interéesa adquirir estas destrezas porque quieres gerenciar tu negocio o empresa procura ir más allá de la teoría. La importancia de las habilidades directivas obtiene relevancia por el compromiso de desarrollar y fortalecer sus acciones y decisiones. Reconociendo que las técnicas por adquirir te ayudarán a tener un mayor acierto al ejecutar el plan de acción. Todo con la motivación de promover el crecimiento y desarrollo de la misma. Dichas habilidades directivas son:

#1. Liderazgo

Un buen líder debe ser persuasivo, además de hábil para conseguir que su equipo coopere en la obtención de las metas propuestas. Igualmente, debe poseer la paciencia para aceptar sugerencias o modificaciones a sus propuestas. Además de tener criterio para determinar el momento de presentar sus ideas y generar el impacto esperado.

#2. Credibilidad

En el trabajo es importante ganarse la credibilidad, la cual se genera a través de la experiencia y las relaciones personales. Un factor básico y esencial, que demuestra la verdadera importancia de las habilidades directivas. Puesto que su nivel de efectividad no sólo se reduce a la persona. También en ganarse el respeto y confianza de su equipo de trabajo quienes lo seguirán en sus decisiones.

#3. Control de trabajo

La cooperación y orientación a los compañeros e integrantes del equipo ayuda a garantizar la realización de las metas que se habían pactado. Para ello, es conveniente que se fijen altas expectativas, siempre y cuando sean alcanzables. Además de escuchar y dialogar con el personal que se resiste a las ideas o cambios. Hay que tomar en cuenta que no habrá resultados si los empleados que se tengan a cargo no confían en su líder.

#4. Delegación de tareas

Cuando somos parte de la directiva, es normal que se tengan que definir las responsabilidades involucradas en el proyecto. Además de hacer seguimiento para dar constancia de que se está cumpliendo con lo establecido. Para esto es necesario establecer criterios de medición o retroalimentación. Esto ayuda a que el equipo se enfoque en trabajar y autoevaluarse. Además de mejorar las acciones a seguir, fomentando así la proactividad.

#5. Visión

Parte de la importancia de las habilidades directivas es que exista una línea de trabajo y estrategia a seguir. La cual debe estar enfocada en el alcance de los objetivos, procurando el mantener un ambiente armónico unánime. De esta manera, si tu objetivo es determinar la visión de tu equipo de trabajo debes seguir los siguientes pasos:

    1. Declaración de la visión.
    2. Comprensión del impacto ambiental.
    3. Definición de clientes.
    4. Selección de productos o servicios.
    5. Estimación del potencial de la empresa.
    6. Identificación y selección de los valores agregados.
    7. Determinación de proveedores.
    8. Calificación de los criterios de éxito del producto.

Se puede tener visión corporativa cuando se conoce a fondo la compañía en la que se trabaja, pues así se tendrá un panorama general de la misma.

Cuando una persona sabe lo que quiere, tiene una meta a seguir, es más fácil conseguirlo.  Ya que pone todos sus esfuerzos a luchar día con día por alcanzar esos objetivos que se propuso.

#6. Creatividad e innovación

Ahora con las nuevas tecnologías de información, como la internet, hay una gran evolución en los procesos y el software. Con esta situación es oportuno que estemos conscientes de nuestro entorno y la competencia. Asimismo, mantener presente a los futuros competidores a corto y largo plazo, para realizar acciones al respecto.

Si es un directivo no puede estancarse en los procesos del negocio, pese a las circunstancias y situaciones en las áreas administrativas y de operación. Sin embargo, ¿Cómo se pueden encontrar oportunidades de innovar?.

Los sucesos inesperados, las incongruencias, las necesidades dentro de la operación. Igualmente, los cambios en el mercado, cambios demográficos, nuevo conocimiento y cambios de percepción son algunos puntos clave donde la creatividad florece. Este es un aspecto que demuestra la importancia de las habilidades directivas.

Como directores o administradores en cualquier nivel, se debe estar alerta a cualquier idea ya sea propia o de la gente con la que se labora. Con este punto se puede llegar a una diferenciación en cuanto a innovación se refiere. Puesto que se pueden afectar dos áreas de la compañía. Uno de ellos es la estructural, que es cualquier cambio de posiciones de trabajo o de departamentos. Por otra parte, en el caso de sistemas se trata de cualquier idea que se refiere al proceso del producto o servicio.

¿Cuál es la importancia de las habilidades directivas?

Estas habilidades se pueden aprender y no son exclusivas para mandos directivos. También los empleados que quieran desarrollar estas aptitudes para mejorar su profesionalidad, organización y autogestión. Lo único que necesita es la determinación y deseo por aprender y ser cada vez mejor.

La verdadera importancia de las habilidades directivas se encuentra en que la persona que aprenda y adquiera cada una de estas características lo ejecute de forma correcta. Para ello deberá evaluar desde su equipo de trabajo hasta el tipo de proyecto y las circunstancias del mismo. Siendo una tarea donde el compromiso es esencial no solo con la empresa, sino consigo mismo, puesto que es el profesional encargado de la labor. No obstante, también deberá encontrar el equilibrio entre su labor y el combatir el estrés diario de la vida personal. De esta manera, estas habilidades se convierten en una ayuda para aquellos que necesiten lidiar grandes situaciones. Asimismo, el dominarlas le permite distinguir eficientemente sus prioridades y determinar la trayectoria a seguir.