Seleccionar página

Propiedad industrial e intelectual

Distinguirte de tu competencia aumentará tus posibilidades de éxito con tu marca

La propiedad industrial e intelectual, son elementos que te ayudarán a ver crecer la brecha entre tú y tus rivales en el mercado. Toda nueva idea, está obligada a superar el ingenio de tus antecesores y competencia. ¡Pero cuidado! Debes estar atento y saber cuidarla.

Es crucial saber que esa idea, si crees que es renovadora, cuente con un alto grado de protección. Existen medios para que tus proveedores, inversionistas, asociados y demás participantes guarden en secreto los detalles del proyecto. Quizás firmando algún acuerdo de confidencialidad. Recuerda que si algún elemento se filtra, puede resultar en que tu marca ya no tenga tanto valor al hacerse pública. Por ello, es fundamental que todos los participantes sepan cuán importante es para ti todo lo que compartas con ellos y cual el riesgo de mencionarlo fuera del círculo de colaboración que generen.

Estudia la posibilidad de crear un seguro, utilizando alguna o varias de las herramientas con que cuentas como generador de la idea. Documentos, copyright, o inscribirla en el Registro de la Propiedad Intelectual, son algunas de ellas. Esto te servirá, llegado el caso, para demostrar que el dueño original de la idea, eres tú. Así, no sólo cuidarás del tiempo invertido, sino también de las ganancias por la explotación de dicho producto.

Recuerda adquirir los dominios web relacionados con el proyecto y aquellos vinculados en forma directa con el negocio en el que competirás. Agregando en tu portal de internet todos los anuncios que identifiquen a la marca como de tu propiedad.

Evalúa el aspecto intelectual de tu idea y, si lo vale, registra una patente, elabora un “secreto empresarial”, o utiliza la vía que creas idónea para la protección de la misma; siempre de la mano de algún profesional. Como contraparte de todo lo antes dicho, también deberás tener cuidado de no ser tú quien infringe alguna ley de propiedad con tus decisiones, acciones o producto.

Una vez blindado tu labor, será necesario salir en busca de tecnología de terceros. Ya sea para sumarlos a tu equipo u ofrecerte para integrarte al suyo.

De cualquier modo, una idea blindada y bien valuada será un elemento importante de negociación. Principalmente si crees que esa idea es única y posee las cualidades necesarias para marcar la diferencia en el mercado, por su calidad o valor intelectual.

Para esto último, estudia como capitalizar tu propuesta a través de acuerdos como licencias, franquicias, formación, etc… Medios flexibles para desarrollar tu negocio, al tiempo que colocas un precio a tu activo más importante, tu idea.

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

Gracias, ya eres uno de los nuestros!