Seleccionar página

Así como las épocas cambian, las personas, las tecnologías y los trabajos cambian, los riesgos laborales psicosociales asociados a las actividades económicas se transforman y hacen más complejas.  Cada generación de personas nace y crece en entornos y contextos drásticamente diferentes a sus predecesores: las modas, los valores y creencias pueden ser totalmente distintos en un periodo de 20 años a otro, y esto es especialmente cierto cuando hablamos de los millennials, o generación Y, aquellas personas nacidas entre 1980 y el 2000, quienes fueron testigos de las más grandes revoluciones tecnológicas, culturales y comunicacionales del último siglo.

Riesgos laborales psicosociales

Con ello, todos los aspectos de la vida cotidiana de un millennial son muy diferentes a los de la vida de sus padres o abuelos. Esto incluye la manera en que afronta su vida laboral y los riesgos laborales psicosociales relacionados; si bien, muchos directivos, propietarios y gerentes de generaciones anteriores, tienden a ver a sus empleados millennials como una especie de alienígenas, con valores éticos profesionales  y una percepción del trabajo diametralmente opuesta a los suyos, la gran verdad es que en lo que se refiere a los deseos y objetivos, la generación Y no es tan distinta a sus padres: un salario justo, oportunidad de crecimiento dentro de la compañía,  y un trabajo interesante, que les estimule a crecer y desarrollarse.

¿Entonces, qué ha cambiado?

Probablemente,  la visión y objetivos sobre el trabajo de un millennial no sean tan diferentes como creíamos, pero al momento de preguntarnos cuáles son los riegos laborales psicosociales más presentes en sus puestos, entendemos que estos se relacionan principalmente a dos causas: la desmotivación y el estrés.

Para comprender este hecho en toda su expresión, se ha de analizar cuáles son las diferencias culturales y de estilo de vida con generaciones pasadas. Principalmente, el empleado millennial no siente tantos deseos o interés en formar una familia y sentar cabeza. El millennial quiere tener pocos hijos, cuando de hecho quiere tenerlos. Al no tener el objetivo claro de estabilidad familiar, es mucho más propenso a dejar su puesto de trabajo: es más arriesgado e inconformista, si un trabajo no le satisface, o los riesgos laborales psicosociales son muy altos, dudará mucho menos en renunciar de lo que lo hubiera hecho su padre o madre.

También está el asunto de las probabilidades de empleo. Hoy en día gran parte del trabajo puede hacerse en entornos digitales, remotos, sin necesidad de una oficina fija ni horarios estrictos. Si un millennial siente que su cargo en una empresa interrumpe su vida personal innecesariamente, muy probablemente querrá renunciar para irse a un sitio donde pueda desempeñar su función de formas más flexibles, o buscará trabajar por su cuenta.

Ambos factores de riesgos laborales psicosociales, la desmotivación y el estrés, se asocian a lugares de trabajo desactualizados con las últimas prácticas profesionales, con estructuras organizacionales obsoletas y jefes que no comprenden las nuevas ideas de liderazgo que ahora se aplican en el mercado laboral.

La libertad, el deseo máximo de los trabajadores millennials

Para mantener a los empleados millennials desestresados y motivados, se ha de comprender qué entienden por libertad. El profesional del milenio disfruta de la participación y el trabajo en equipo, pero no está dispuesto a sacrificar su autonomía completamente. Desea tener el mayor control posible sobre el qué, cuándo, cómo y con quién trabaja.

Si se quieren disminuir los riesgos laborales psicosociales de los millennials, se deben poner en práctica estrategias de estructuración organizacional que se apoyen en las ventajas de la tecnología. Si un trabajador puede realizar su función sin necesidad de estar atado a un horario y una oficina, debe evitarse tenerlo allí.  Esto puede reflejarse, inclusive, en el tipo de contratos y salarios que perciban.  Si un profesional desea realizar su trabajo de forma flexible, a la manera de los freelancers, entonces su salario pudiera personalizarse a dicho modo: según objetivos y desempeño, prometiéndosele libertad en su forma de alcanzarlos.

Implementando estos principios, se evita los riegos laborales psicosociales asociados a que el empleado  sienta que pasa un tiempo excesivo trabajando en funciones poco significativas para el rumbo de la compañía. Asimismo, se deben buscar formas de aprovechar su creatividad y ganas de aprender. El empleado millennial no desea especializarse en una sola área: desea aprender de la mayor cantidad de campos y materias posibles. Si los tienes demasiado tiempo haciendo una misma cosa, muy probablemente terminará aburriéndose y marchándose.

Finalmente, otro factor a tener en cuenta para disminuir los riesgos laborales psicosociales en millennials, es que estos desean trabajar en empresas con responsabilidad social y ecológica. Por lo que debes cuidar esta reputación para mantener motivados y felices a tu público interno: tus trabajadores. Siguiendo los principios mencionados anteriormente, te será más fácil que tus empleados millenials claves permanezcan contigo más tiempo, haciendo crecer tu compañía.