El mercado laboral ha sido uno de los entornos que más ha cambiado en los últimos años, gracias a las mejoras en su funcionamiento. Consiguiendo mayor flexibilidad y opciones que son muy diferentes a los que se ofrecían en el pasado. Esto es el resultado de que muchos expertos en el área del talento humano y otras corrientes, han invertido sus tareas en estudiar la productividad y el rendimiento de los trabajadores. Es así como actualmente muchas estrategias y operativas, han sido cambiadas por otras donde la inclusión y la comunicación es lo más importante. Es así como el neuroliderazgo empresarial aparece, para seguir contribuyendo a dicha labor, siendo una estrategia altamente fructífera y con excelentes resultados.

 

¿Qué es el liderazgo?

Se refiere a las capacidades que posee una persona para influir y dirigir a terceros. De esta manera, se consigue incentivar, dirigir y guiar a los demás para conseguir un objetivo o actividad. Este término por lo general es muy mencionado en el mundo laboral, puesto que una persona a cargo de un equipo o proyecto debe poseer liderazgo para hacerlo eficientemente. De allí el hecho de que muchas ofertas de trabajo, donde se debe mantener una relación con los demás empleados, sea la cualidad de ser líderr.

Porque el liderazgo va más allá de dar órdenes o estar por encima de los demás. Ser líder implica velar por su compañeros y verificar que puedan realizar sus actividades correctamente. Y de no ser así, ayudarlos y brindarles soluciones. Además de tener un buen criterio personal, para la toma de decisiones en el momento de delegar o manifestarse.

Por esta razón, esta habilidad ha adquirido mucho valor con el paso del tiempo, porque es una de las piezas fundamentales para el logro de los objetivos. Porque sin un líder, un equipo no puede avanzar progresivamente.

¿Qué es el neuroliderazgo?

Esta disciplina se encarga de comprender la relación entre el liderazgo y la interacción entre los individuos. De manera de concretar cómo influyen estos actos en el cerebro y tener en cuenta estos factores para establecer cuáles son las cualidades más destacables en un líder. Es por lo que la misma comienza a tomar importancia dentro del entorno laboral, para garantizar el aprovechamiento del potencial de los empleados.

Los departamentos que se encargan de la gestión de talento o recursos humanos, deben incorporar estos estudios dentro de sus estadísticas y bases para desarrollar sus proyectos. Porque solo así, ayudarán a los líderes de la empresa a comprender y relacionarse mejor con sus empleados.

Porque las antiguas estrategias ya no son posibles en la actualidad. Gracias a la revolución digital, los especialistas en recursos humanos deben reinventar sus métodos, dando origen a inspirarse y aplicar nuevos métodos, como lo es esta neurociencia.

¿De donde proviene la palabra “Neuroliderazgo”?

Desde hace años, se han estudiado en Estados Unidos y Australia, lo que realmente implican las habilidades del liderazgo. Porque las mismas son parte de la conducta, personalidad y movimiento del ser humano. Incluso este término fue utilizado por primera vez en 2005 por Harvard Business Review.

Aún así, no es hasta el 2008 en que el “neuroliderazgo” fue presentado por el Dr. David Rock. El cual deseaba explicar una las áreas que estaba implicada en la interacción entre los individuos. En este caso se destacaba como el liderazgo conseguía influenciar en otros, más concretamente en la respuesta del cerebro y las consecuencias del mismo.

Es así como esta disciplina busca mejorar las capacidades de las personas que son realmente determinantes en su vida. Entre las más destacables tenemos: la toma de decisiones , la conducta, la inteligencia y regulación emocional, entre otras.

neuroliderazgo

¿Cuáles son sus tipos?

Según la Revista Espacios, a través de su estudio determinaron que existen 4 tipos:

  1. Autocrático: quién toma las decisiones, en base a las normas internas de la empresa.
  2. Democrático: porque escucha y valora las opiniones de los demás integrantes de la organización, para la toma de decisiones.
  3. Laisse-Faire: delega las tareas y responsabilidades entre los diferentes empleados para el alcance de los objetivos.
  4. El liderazgo transformacional: el cual estimula intelectualmente e inspira a los demás, ejerciendo sus habilidades comunicacionales.

¿Cómo aplicar este método en el campo laboral?

Para disfrutar de los beneficios de este método, es necesario que las habilidades a desarrollar por parte del líder, ya estén en marcha o ya tenga un dominio de las mismas, tal y como sugiere esta neurociencia. Porque así podrá obtener todos los beneficios estimados. Por lo tanto, si se realiza un trabajo de crecimiento personal, como leer de neuroliderazgo los mejores libros, se podrán aplicar las siguientes en el equipo de trabajo:

  • La inteligencia emocional: al desarrollar la empatía hacia los empleados, reconociendo los sentimientos y emociones de los mismos para motivarlos. Además de comprender más fácilmente cuando hay situaciones negativas que puedan afectar el clima laboral para encontrar soluciones.
  • Hacer críticas y mejoras desde un enfoque positivo: evitando crear situaciones que puedan desmotivar a los empleados. Buscando la excelencia.
  • Realizar calificaciones objetivas a los empleados: procurando evitar que los mismos se desmotivan. Por consiguiente, sería conveniente que el líder muestre su apoyo, que reconozca las cualidades y talentos como trabajador, de manera que la persona no pierda la confianza en sí mismo.
  • Mejorar el clima laboral: para que los empleados se sientan a gusto en la empresa.  Para ello no solo vale mejorar las relaciones interpersonales y se debe impulsar la inclusión e interacción, lo que puede servir para fomentar las ideas y proyectos
  • Afianzar el trabajo en equipo: colaborando y compartiendo las cargas de ser necesario.

Beneficios del neuroliderazgo en el líder

Aplicar esta corriente en el área laboral ha generado varios beneficios para los líderes. A continuación te mencionamos los más relevantes y con mejores resultados:

  • Aumento del criterio en el momento de tomar decisiones
  • Desarrollo del autocontrol.
  • Desenvolvimiento en coordinar actividades y labores.
  • División y delegación de tareas de forma más eficiente.
  • Dar reconocimiento a los logros alcanzados al celebrarlos.
  • Mayor capacidad de comprender los sentimientos y opiniones de los demás empleados, así como las de su equipo.
  • Ayudar a los integrantes de su equipo a ser autónomos.
  • Tomar las proyecciones como parte de sus estrategias, para trazar objetivos y mejorar las dinámicas. Buscando aprender y saber más para continuar mejorando.