Saber y poder comunicarse efectivamente con los demás, es algo esencial para el ser humano. Tenemos una comunicación adecuada cuando hay un intercambio bidireccional, fluido, abierto y sin juicios de valor. 

¿Cómo sabemos si nos estamos comunicando correctamente o no? 


¿Cómo  reconocer si nuestra interacción logra su cometido?

La comunicación es la herramienta principal que tiene el ser humano para organizarse en sociedad y vincularse con otros. Hoy más que nunca necesitamos estar conectados entre sí, establecer uniones presenciales o virtuales, y la tecnología posibilita ambas cosas. Sin embargo, padecemos de una comunicación ficticia, ilusoria e irreal.

La relación entre entendimiento, comprensión y comunicación ha dado lugar a múltiples reflexiones. Algunas posturas afirman que sólo alcanzamos una comunicación completa cuando logramos entendernos. Otras lecturas sobre el tema ponen de manifiesto que la incomunicación puede adquirir, al menos, tres formas: la pseudo-comunicación cuando los interlocutores consideran que se comunican eficazmente pero en realidad entendieron mensajes diferentes, el mero entendimiento cuando se ha comprendido todo lo comunicado pero no todo lo comunicable- y la comunicación incompleta, cuando los mensajes se difunden de forma unidireccional, sin retroalimentación (Manosalva, 1993).

Guia lenguaje corporal: la Importancia de las habilidades sociales

Si quieres potenciar tus relaciones sociales y mantener comunicaciones efectivas en tu entorno laboral, haciendo valer tu opinión o discrepar a las peticiones de los demás... debes reforzar tus habilidades sociales y tu asertividad en la escuela del lenguaje corporal.

Las habilidades sociales son un conjunto de conductas que ponemos de manifiesto en las relaciones con los demás. Estas habilidades nos dotan de una mayor capacidad para lograr los objetivos que pretendemos, manteniendo nuestra autoestima y sin dañar a las personas que nos rodean. 

Estas conductas se basan fundamentalmente en el dominio de las habilidades de comunicación y en el autocontrol emocional. 

¿Cuáles son las habilidades sociales?

Habilidades sociales básicas

      • Saber escuchar. 
      • Iniciar y mantener conversaciones.
      • Hacer preguntas.
      • Dar las gracias. 
      • Presentarse y presentar a otras personas.
      • Hacer un cumplido.

Habilidades sociales avanzadas

      • Empatía. 
      • Disculparse.
      • Pedir ayuda.
      • Interactuar.
      • Dar o seguir instrucciones.
      • Afrontar críticas.
      • Convencer a los demás.
      • Dar tu opinión. 

10 Reglas fundamentales para mejorar tus habilidades en la comunicación

  1. Decir no, cuando no quieres acceder a peticiones de los demás.
  2. Expresar eficazmente tus deseos u opiniones.
  3. Emitir o recibir críticas y elogios.
  4. Pedir cambios de conductas inadecuadas a los demás.
  5. Hablar de ti mismo.
  6. Gestionar conflictos interpersonales.
  7. Usar el lenguaje facial apropiadamente.
  8. Defender tus derechos.
  9. Ser persistente.
  10. Evitar justificar cada opinión.
¿Quieres desarrollar estas habilidades? Apúntate en nuestro Máster internacional en habilidades directivas


La comunicación no verbal: el lenguaje a dominar para ser persuasivos

Todos sabemos que una imagen proporciona una información mil veces mayor que la palabra. ¿Cuántos de nosotros nos hemos comunicado alguna vez con un simple gesto? Continuamente estamos emitiendo y recibiendo mensajes sin necesidad de hablar; muchos de estos gestos son conscientemente emitidos, aunque otros son recibidos de manera subliminal y como consecuencia producen una respuesta en nuestro interlocutor. Es como una onda que va rebotando de uno a otro, llevando y trayendo mensajes, pero puede que algunas veces no concuerden con el sentido de nuestras palabras. 

Este fenómeno que se produce entre dos personas que hablan se define como "sincronía interactiva o sincronía interaccional

"De hecho, lo que decimos con palabras solo es un aspecto de nuestro comportamiento comunicativo. Los gestos o la actitud corporal emiten mensajes: en ocasiones subrayan lo que estamos diciendo, a veces sustituyen por completo a las palabras, en otros casos, vienen a desmentir nuestro discurso verbal" (Montaner-Moyano 1989).

Hablar es mucho más que reunir palabras; escuchar es mucho más que oír; y comunicar es mucho más que enviar y recibir paquetes de datos. Comunicar es compartir una información racional y emocional, poniéndola realmente en común, acordando con la otra persona su significado y valoración. Y eso no se consigue plenamente sin la intervención de la conducta no verbal. 

El instinto y las emociones son fieles amigos desde mucho antes de que naciera la razón. Por muy inteligentes y racionales que nos creamos, lo cierto es que la conducta no verbal, las emociones y el inconsciente manejan y comparten nuestra forma de comunicarnos.

Tener una buena comunicación no verbal requiere desarrollar la autoconsciencia de la conducta corporal, la cual consiste en la concentración y de focalizar la atención en los principales canales del lenguaje corporal, buscando su congruencia y sincronía con las palabras. 

Es muy importante tratar de establecer una sincronía en tus interacciones, mayormente se da con posturas abiertas. Siendo esta la base de la empatía, la cual puede lograrse por medio de imitación de los gestos de su compañero (debes ser cuidadoso, ya que si es demasiado notorio la otra persona se dará cuenta y muy seguramente será contraproducente). 

Recuerda que las habilidades sociales nos ayudan a relacionarnos con los demás, integrarnos y comunicarnos de manera efectiva. Son indispensables en las diferentes facetas de la vida diaria. En el Master Internacional en Habilidades Directivas, las aprenderás. Logrando mejorar tus habilidades en la comunicación.