Seleccionar página

Todo egresado del curso marketing online se enfrenta con lo mismo: cómo conseguir el máximo de ganancias invirtiendo el mínimo de tiempo y recursos para su empresa.

Cuando tu compañía está formada por dos miembros, o tres, seis, incluso trece, existe una alta probabilidad de que todos estén ocupando diferentes puestos. Hay mucho por hacer y no alcanzan las manos para resolverlo todo.

En el curso marketing online aprendemos qué tan buena puede ser una empresa pequeña, siempre que pueda tener un buen marketing, hablamos del viejo cuento del “Huevo y la gallina”, porque obviamente mientras más tiempo y recursos ayuden a mejorar la mercadotecnia de tu negocio, para obtener esos recursos necesitarás más dinero disponible para utilizar en publicidad. Pero claro, si quieres más dinero necesitarás más clientes. Un eterno espiral, o cuento de nunca acabar, acompañado de una frustración que parece eterna.

El punto es que un negocio, si quiere comenzar a mover la rueda, tendrá que hacer algún tipo de inversión; ya sea en tiempo, aumentando la cantidad de trabajo por persona, o dinero para contratar más empleados que ayuden con la tarea.

Curso marketing online: Haciendo las cosas bien

Pero, vamos a asumir que estás haciendo ya todo “bien” respecto a las horas, cantidad y calidad de trabajo para tus empleados. Aunque, como alumno del curso marketing online sabrás que muchas veces las pequeñas empresas son las más propensas a cometer errores que pueden costar muy caros.

Entonces, ¿Qué hacer para poder causar el gran impacto?

  1. No intentes estar en todos lados a la vez

Este es uno de los puntos más complicados de entender para cualquier estudiante del curso marketing online o empresa, incluso las más grandes, y se debe a que el encanto de los canales de marketing es fuerte. Con tantos canales gratuitos, es fácil caer en la trampa de creer que debes estar en todos los canales a la vez.

Lo que sigue, es lo que sucede cada vez que un experto del curso marketing online intenta convertir su marca en omnipresente, en realidad no estás en ningún lugar. Publicar sin parar en todos lados exactamente el mismo contenido para poder decir que estas “presente”, no significa nada.  Es en serio. Estarás muchísimo mejor si sólo eliges una plataforma y diriges todos tus esfuerzos y recursos en hacer que ese canal el lugar obligado para los que quieran conocer sobre tu producto, o servicio. Tú no quieres “tener presencia”, lo que quieres es convertirte en la voz cantante, un líder. Y claro, quieres vender.

  1. Utiliza las fortalezas de tu equipo

Este es el tiempo de los “millenials” y lo que ellos quieren, en su espacio laboral, es poder poner sobre la mesa sus cualidades únicas y sentir que tienen algún poder y sentido de pertenencia sobre su trabajo.

Muchas compañías, sin embargo, terminan por debilitarse por no permitir que sus equipos tengan libertad. Temen que su empleado (que se recibió como licenciado en diseño gráfico con orientación al manejo de imágenes digitales, pero tu contrataste como contador) ayude a administrar el perfil de la compañía en Instagram, por la única razón de que quieres seguir teniendo “control”. Toda una tontería.

En lugar de eso, haz uso de lo aprendido en el curso marketing online y descubre cuáles son los talentos y habilidades de tus trabajadores asignándoles proyectos que los apasionen. ¿Acaso tú mismo llevarás la página de Instagram? ¿Tienes algún interés especial en hacer eso y dejar de lado la dirección de tu empresa? ¿Eres mejor que el licenciado en diseño gráfico para esto? No, no… y no. Probablemente, no.

Entonces, ve al departamento contable y habla con aquel empleado, explícale cuáles son las imágenes que consideras apropiadas y dale libertad. La receta perfecta para pertenecer al Cielo de los triunfadores en Instagram.

Tendrás por mucho una mejor página. Aquel empleado sentirá que tienen poder sobre algo que le divierte hacer, lo que genera lealtad. Y tu negocio se beneficiará de los resultados.

  1. No hagas promesas que no puedas cumplir

¿Quieres saber qué puede matar el ánimo, interna y externamente, rápido y sin necesidad de ayuda? Las promesas rotas.

Las pequeñas empresas se quedan muchas veces lejos de triunfar, por hacer promesas inmensas que después no pueden cumplir. “Recibirá su newsletter cada lunes, miércoles y viernes. Suscríbase haciendo click aquí”.

Lo que viene luego de eso es que los recursos no son suficientes, la promesa fue hecha antes de calcular cuánto recurso habría que invertir, los suscriptores se molestan porque la promesa a la que se suscribieron no se honra, y el equipo se siente defraudado y derrotado.

Comienza tu negocio luego del curso marketing online con pequeños pasos, promete en pequeño.

  1. Crea un flujo de trabajo

Una de las cosas que pueden ser fundamentales para los egresados del curso marketing online, si publicas tu propio contenido diariamente, es aprender a categorizar tus tareas. Generalmente el cerebro da saltos de atrás hacia adelante; de modo que cuando estás en plena tarea de crear contenidos, no pienses sobre como harás que se vea la imagen de Instagram, ni te adelantes a que avisar sobre esta publicación en Facebook, para luego grabar un vídeo, etc, etc, etc. Todo eso puede ser devastadoramente cansador.

Aprende a percibir cada tarea en su propia categoría. Los profesionales del curso marketing online utilizan un tiempo para escribir los textos de la semana, al siguiente graba los videos, luego, planea los post en las redes sociales, y así con cada tarea.

Cuando destinas tu tiempo a realizar varios trabajos en una misma categoría, el tiempo te rendirá y verás que todo se mueve más rápido. Pero si comienzas algo y te detienes a cada instante, para revisar algo que te vino a la mente vinculado con otro tema, desperdiciarás mucho del maravilloso tiempo que podrías dedicarle a cada trabajo por terminar.

  1. Tómate tiempo para aprender a publicitar

Algo que merece la pena para convertir tu pequeño proyecto en ganancias, es que contrates a terceros para ciertas tareas. Pero, cuando pasas mucho tiempo inmerso en las redes sociales, revisando cómo funciona el mercado en que te mueves, es mejor que te hagas cargo tú mismo.

Publicitar en las redes se ha destacado con creces, ante otro tipo de promoción. Pero lo que lo hace diferente al resto (como las revistas y periódicos, televisión, etc) es el hecho de que cualquiera puede acceder y usar la plataforma. Piénsalo así, con cualquier otro medio convencional siempre hará falta un intermediario para poder conseguir llevar a buen puerto una idea publicitaria.  En las redes sociales, difundir tu marca sólo te tomará el tiempo que necesitas para acceder con tu usuario y contraseña, crear una campaña y todo por una mínima fracción del costo. Y por ser una plataforma digital, puedes usar un infinito número de herramientas para rastrear el éxito de la campaña, en tiempo real.

Pero seamos realistas, si bien las redes son un mundo de simple acceso, no todo es hacer dos clicks y alcanzar el éxito. Pero darse cuenta de esto, vale la pena, si te lleva a estudiar y dominar la herramienta.

Y puedes tomarte tu tiempo para hacerlo, Internet y sus instrumentos de publicidad online estarán allí por mucho tiempo esperando a que aprendas a domesticarlas y ayudarte así a conseguir el éxito que mereces.

 

Comercio Electrónico y Marketing Online 2.0 Completo