Seleccionar página

La rehabilitación deportiva es un enfoque multidisciplinar para el tratamiento de lesiones ocasionadas por la práctica deportiva, de manera que el atleta pueda recuperar su movilidad normal. El equipo puede componerse por fisioterapeutas, entrenadores, quiroprácticos y masajistas. El objetivo primario es poder regresar a las actividades que se practicaban antes de la lesión, se trate de un atleta profesional, aficionado o casual.

Las lesiones más comunes tratadas por el equipo son los esguinces y desgarros.  Un esguince, es una lesión de los ligamentos causada por el sobre estiramiento o una rotura. Un desgarro, por su parte, es una lesión o rotura del músculo en específico. La rehabilitación deportiva puede tratar  otras condiciones que pueden tratarse son fracturas, problemas de artritis, y problemas de dolor general.

La rehabilitación usualmente comienzan con un tratamiento para el dolor, usualmente administrado por un terapeuta licenciado. Algunas modalidades utilizadas para el alivio del dolor incluyen hielo o choques de calor, ultrasonidos y estimulación eléctrica. El ultrasonido es una herramienta efectiva para incrementar la circulación del área afectada. La estimulación eléctrica, a su vez, utiliza ondas eléctricas para penetrar en el músculo y ayudar en el alivio del dolor.

Además, es recomendable aplicar rutinas de estiramientos y ejercicios para recuperar la forma física del atleta lo más rápido posible. La rehabilitación deportiva hace uso de los estiramientos, para que los músculos recobren su estructura normal y optimizar el movimiento sin dolor. Las rutinas de ejercicios, se componen de actividades de fuerza, resistencia, flexibilidad y balance para mejorar el rendimiento. La etapa final de la rutina de ejercicios, es la utilización de ejercicios funcionales para ayudar al atleta a recuperar su nivel de rendimiento previo. Los ejercicios funcionales a menudo dependen del deporte que practica la persona.

Igualmente, los entrenadores pueden proveer una intervención inmediata contra la lesión. Pueden ser una parte integral del proceso de sanación, y la prevención de otras lesiones. Para la rehabilitación deportiva,  un masajista, a su vez, puede asistir mediante técnicas manuales al proceso de recuperación del movimiento y el alivio del dolor para la participación óptima en la actividad deportiva.

Actualmente, muchos programas de rehabilitación utilizan quiroprácticos. Un quiropráctico es un profesional del cuidado médico entrenado en la manipulación de la espina dorsal, y en el uso de técnica manuales para los tejidos blandos a fin de ayudar en la recuperación del rendimiento pre-lesión.  Muchos quiroprácticos también están entrenados en técnicas de ejercicios y estiramientos.

La rehabilitación deportiva  comienza con el tratamiento de la lesión específica. Después, continúa con el atleta a través de cada paso de la recuperación, desde el alivio del dolor, la optimización del largo muscular hasta el retorno al rendimiento pre-lesión y la prevención de otras futuras lesiones. Es un programa comprensivo que se enfoca en cada faceta del movimiento deportivo específico, efectivo y libre de dolor.

Otros factores que intervienen en la rehabilitación deportiva:

Más allá de que una lesión es una afección meramente física, es importante no dejar de lado los factores psicológicos que pueden retrasar el proceso de recuperación. El aspecto psicológico juega un rol creciente en la rehabilitación, particularmente en deportes donde existe mucha presión por regresar al atleta a su pico máximo de rendimiento tan rápido como sea posible. Aquí te presentamos unas cuantas claves psicológicas necesarias para obtener resultados satisfactorios:

Visualización: la visualización es el proceso de usar la imaginación para ensayar, imaginar o repetir situaciones en el teatro de la mente. La visualización positiva ha mostrado estar relacionado con tiempos de recuperación más rápidos. La rehabilitación deportiva ha comenzado a integrar procesos de visualización del atleta en el tope de sus condiciones, para ayudarlo a llegar hasta allí.

Diálogo interno positivo: este es el proceso de convertir los pensamientos negativos del atleta en unos positivos.  La manera de hacerlo es recrear un enfoque donde estos pensamientos se redireccionen hacia tareas y afirmaciones positivas.  Muchos atletas terminan enfrentando pensamientos negativos irracionales y creencias acerca de sí mismos, sus lesiones y sus retornos a las prácticas deportivas. Las técnicas de diálogo positivo se usan para contrarrestar los problemas de baja confianza en los atletas.

Relajación: el entrenamiento para la relajación es usado en la rehabilitación deportiva en conjunto con otras técnicas de alivio del dolor y del estrés. Mantener al atleta relajado facilita la recuperación.

Más importante aún, el atleta debe rodearse del apoyo social necesario, proveniente de amigos, familiares y otros atletas, miembros del equipo, entrenadores y terapeutas.  El apoyo social es efectivo en hacer que el atleta tenga una mejor visión de su situación, evitando el pesimismo y la desesperanza, esto es especialmente crucial en lesiones muy graves, donde la recuperación del nivel de rendimiento previo no está garantizada. Sea cual sea el resultado de la recuperación, especialmente si se trata de un profesional,  la persona no debe sentir que su vida ha terminado. El soporte de los seres queridos es vital para ello.

 

Certificación en Rehabilitación Deportiva para Titulados Universitarios en Fisioterapia

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

man-791049_640

Gracias, ya eres uno de los nuestros!