Seleccionar página

En los últimos años hemos visto un cambio dramático en el lugar de trabajo. Hoy, los robots, no los humanos, están liderando esta Cuarta Revolución Industrial emergente. Pero las nuevas tecnologías no tienen por qué significar la pérdida de empleos porque las empresas necesitan tanta inteligencia humana como artificial. Sin embargo, durante la próxima década, EE. UU. necesitará ocupar 3,5 millones de empleos en sector manufactura y hasta 2 millones de estos podrían quedar vacíos por una brecha de habilidades en el sector.

Estados Unidos no tiene escasez de trabajo, tiene escasez de habilidades. No ha redefinido los trabajos de manufactura, ni qué habilidades humanas se requerirán para administrar trabajos de tecnología emergente y por qué es importante educar a nuestros hijos y empleados existentes para abordar los trabajos del futuro.

La realidad aumentada nos permite interactuar con datos complejos de formas más naturales y comprensibles que nunca. Para comenzar a comprender el valor futuro que la realidad aumentada realmente puede crear, hay que formarse en los tipos de datos que las empresas están capturando, cómo aplicarán esto a la tecnología para transformar las industrias manufactureras y qué sucede cuando se introduce la tecnología y los productos a escala.

Cada año, los países compiten captar inversión. Las corporaciones multinacionales deben sopesar el cambiante panorama geopolítico, el perfil cambiante de riesgo-retorno de los países y la naturaleza sostenible de sus inversiones. Mientras, los gobiernos y los organismos de comercio internacional establecen fundamentos e incentivos atractivos para competir por sus inversiones.

Los avances como 5G, inteligencia artificial, computación en la nube e Internet de las cosas están cambiando la forma en que vivimos, trabajamos y jugamos. También presentan a la industria tecnológica tanto oportunidades como obligaciones. La era de los grandes datos está sobre nosotros.

Los datos proporcionan información sobre las acciones y actitudes de los consumidores y tienen el poder de transformar las industrias. Los datos tienen el potencial de impulsar un cambio real más allá de los negocios, desde combatir la contaminación del océano hasta ayudar a los avances médicos. ¿Cómo separamos el bombo de la realidad con respecto al big data? ¿Cómo puede su empresa aprovechar los datos para resolver problemas e impactar positivamente al mundo? Las apuestas son altas.

A medida que las empresas recopilan cantidades infinitas de datos del consumidor, ¿cuál es la responsabilidad de proteger los datos sensibles para el bien público? ¿Dónde trazamos la línea? El poder de los datos: antes de lo que se piensa convocará a los líderes mundiales a lidiar con estos problemas y tomar medidas para impulsar la industria de la tecnología.