Seleccionar página

A pesar de que las startups esperan que 2018 sea un año prometedor para sus empresas, utilizar nuestra inteligencia financiera para asegurar fondos aún puede ser un desafío. Puedes esforzarte al máximo, modificarlo todo, para complacer los requisitos de uno de tus inversores, cuando te das cuenta que la otra persona de quien también recibes financiación, busca algo completamente distinto.

Lo que define una inversión ideal puede cambiar según la industria y el tipo inversor. Pero, aunque los detalles puedan variar, todos los inversores buscan los mismos ingredientes básicos, es decir, una idea ganadora respaldada por un equipo talentoso. También confían en sus instintos cuando se trata de encontrar la pareja perfecta, aunque no temen usar los dos ingredientes antes mencionados a su disposición para validar sus corazonadas.

Inteligencia financiera: Tendencias

Una tendencia emergente es el uso de la Inteligencia Artificial (AI) y el aprendizaje automático como ayuda, para destilar las mejores opciones de inversión de un grupo más amplio de candidatos. Los expertos explican: La “AI” selecciona candidatos con las herramientas y la información, analizando el razonamiento, conocimiento, capacidad de planificación, comunicación y la percepción para reducir la viabilidad de inicio a métricas que pueden complementar el instinto. AI procesar los datos, de forma similar a un asesor financiero automatizado, proporciona una probabilidad de éxito a una empresa determinada en función de su experiencia en la industria, el crecimiento de los ingresos y el tamaño del mercado.

Mientras los inversores manejan números, tú debes centrarte, con tu inteligencia financiera, en las áreas que están bajo tu propio control. Si eres capaz de marcar los siguientes puntos de nuestra lista como aprobados, estarás en una excelente posición para obtener fondos de casi cualquier inversor.

  1. Encuentra el grado de necesidad para tu producto

Un experto en el uso de la inteligencia financiera sabe que descubrir una necesidad del mercado no es solo agradable, es obligatorio para cualquier startup. Y los que tienen las mejores posibilidades de éxito identifican una necesidad urgente. No buscan lo que los clientes simplemente necesitan, o pueden necesitar, sino lo que realmente necesitan en este momento.

Muestra tu inteligencia financiera a los inversores mostrándoles clientes que se pregunte cómo sobrevivieron sin tu oferta. Si puedes llevar a un cliente a la mesa de negociación para responder por tu producto, incluso si está en versión beta, y compartir su experiencia de uso, habrás hecho la diferencia ante casi cualquier inversor. Alguien en busca de donde colocar su dinero tendrá muchas más dificultades para decir que no, cuando haya clientes reales presentes que puedan dar fe del valor de lo que estás ofreciendo.

  1. Construye un equipo de estrellas de rock

Las ideas van y vienen, y las empresas más exitosas a menudo son producto de muchos pivotes clave en el camino. Lo que tiende a mantenerse constante es el equipo, siempre que esté formado por colaboradores que se esfuerzan para tener éxito. Los inversores se arriesgan contigo, así que forma un equipo que realmente se lo merezca.

Los miembros del equipo deben tener una variedad de antecedentes y conjuntos de habilidades, con mínima superposición o redundancia. También deberían estar listos para adaptarse a los cambios, lo que significa que están abiertos a aprender nuevas habilidades y ocupar varios puestos. El último ingrediente clave es la pasión. Comparte con los inversores lo que te impulsó, y a tu equipo, a iniciar tu empresa y cómo estás personalmente conectado con el problema que estás tratando de resolver.

  1. Desarrolla una estrategia para el crecimiento

Los inversores quieren ver volver su dinero, punto. La única variable es cuánto tiempo están dispuestos a esperar por ello. Usa tu inteligencia financiera en el desarrollo de un plan para entregar esta devolución a través de varias líneas de tiempo. Los capitalistas de riesgo normalmente buscan un retorno masivo en un período de tiempo relativamente corto, de cuatro a cinco años.

Algunos especialistas dicen que los capitalistas quieren salir de sus deudas actuales antes de que termine su vida para poder crear liquidez para los inversores. Te preguntarán cuándo comenzaste el fondo y agregarán 10 años a esa fecha. Así tendrán una idea del marco de tiempo en el que la empresa en la que están interesado (la tuya) tiene para crear salidas y descubrir tus motivos de selección de acuerdos. Por ejemplo, un fondo con mucho capital que necesita pocos años necesita buscar salidas rápidas y pequeñas. Un fondo que acaba de comenzar estará abierto a planes de salida más largos. De cualquier manera, es tu trabajo sacar a relucir tu inteligencia financiera y decirles a los inversionistas que tienes un plan, para que invertir en ti valga la pena.

  1. Demuestra que eres autosuficiente

En general, quienes buscan donde poner su dinero, quieren muchas veces encontrar “cofundador técnico”, alguien que tenga todas las capacidades y pueda construir y enviar el producto. Necesitan asegurarse de que quienes fundaron la compañía (otra vez, tu) sean autosuficientes y no dependan de otro equipo.

La necesidad de fuentes externas, agrega una capa de complejidad y aumenta la probabilidad de fallos, para los inversores. Siempre que sea posible, mantén el desarrollo técnico interno, y asegúrate de contar con la experiencia genuina para hacerlo.

Inteligencia financiera: Conclusión

Los inversores siempre serán quisquillosos, lo cual es algo bueno. Cuando finalmente se asegura la financiación, se demuestra un nivel de confianza en tu producto que el apoyo de amigos y familiares simplemente no transmite. Concéntrate en las áreas anteriores, y estará bien encaminado a encontrar los fondos que estabas buscando.

 

Inteligencia Financiera Práctico