Seleccionar página

Desde rompeduras, magulladuras hasta bursitis, los fisioterapeutas tienen un rol especial en la asistencia del cuerpo humano, y ayudarlo a recuperar su rendimiento óptimo. Armados con equipamiento de primera y una gran cantidad de conocimiento, los fisioterapeutas ayudan a diagnosticar y tratar muchas dolencias comunes y trastornos del movimiento. Pero además de todos los implementos, sus aliados más útiles son sus manos, capaces de proveer las mejores técnicas de fisioterapia para eliminar cualquier lesión posible.

El primer paso del proceso de tratamiento es la evaluación. Espera que los terapeutas te hagan preguntas detalladas acerca de cómo sucedió la lesión, pero también espera algunos ejercicios específicos, ya que la lesión puede que no sea la razón de la falta de movimiento sino el resultado. Los fisioterapeutas son capaces de disminuir el dolor rápidamente, pero eso será temporalmente a menos que encuentren la raíz del problema.

Aunque los pacientes pueden visitar a los terapeutas por muchas razones, los dolores en la espalda baja, en la rodilla y lesiones por movimientos bruscos son los problemas más comunes.  Las técnicas de fisioterapia se basan en una investigación conciente, mediante la cual el terapeuta comenzará a diseñar el plan de tratamiento, que usualmente incluye modalidades pasivas como hielo, calor, terapia laser y estimulación eléctrica, pero comúnmente se decanta por terapias manuales, término que se refiere a una gran variedad métodos para restaurar la función del tejido, como masajes, estiramientos y ejercicios. Tan solo, no esperes volver a la actividad, ya sea correr, nadar o levantar pesas, inmediatamente después de tu visita al profesional.  El promedio de recuperación de lesiones musculares esqueléticas, puede variar de cuatro a seis semanas.

Técnicas de fisioterapia comunes:

Terapia manual: apropiada para cualquier lesión. Este enfoque separa a los fisioterapeutas de otros practicantes médicos. Los terapeutas usualmente emplean tácticas comunes como estiramientos, masajes, y ejercicios para reeducar al cuerpo en movimientos apropiados y mecánicas adecuadas. Este es un método primario para remover restricciones de movimiento y ayudar a que los pacientes se muevan mejor. Las terapias manuales deben ser la columna vertebral de cualquier tratamiento y no modalidades como el hielo y la estimulación eléctrica.

Hielo: funciona mejor con lesiones que involucran inflamación e irritación. El hielo puede ser un componente muy importante dentro de las más modernas técnicas de fisioterapia.  Ayuda a contraer las venas luego de la aplicación, por lo que ayuda a reducir e incluso prevenir la inflamación inmediatamente después de una lesión. La terapia fría también puede hacer que la extremidad está más móvil y ayudar en la terapia manual.

Calor: funciona mejor con espasmos musculares y músculos tensionados. La aplicación de calor ayuda a disminuir el dolor e incrementa la movilidad después de ciertas lesiones, principalmente aquellas que involucran tejidos blandos como músculos, tendones y ligamentos. Haciendo el tejido más plegable, el terapeuta podrá manipular mejor el área afectada. el calor es solo una herramienta para hacer más efectivo el tratamiento, no debería ser el foco principal de ningún tratamiento basado en técnicas de fisioterapia.

Ultrasonido: funciona mejor para lesiones de tejido conectivo. Usando ondas de sonido para generar calor profundo en el cuerpo, la terapia de ultrasonido puede ayudar a aligerar los tejidos para prepararlos para la terapia manual o el ejercicio.  El ultrasonido ha demostrado ser un instrumento útil para incrementar la velocidad de sanación de los ligamentos en ratones, pero más estudios son necesarios para verificar que ocurre lo mismo con nosotros.

Láser: funciona mejor para lesiones musculares o de tejidos conectivos.  La terapia laser usa ondas de luz para estimular la sanación, muy debajo de tu piel, así que no sentirás nada. Las técnicas de fisioterapia con láser ayudan a reducir la inflamación, la fatiga muscular y el dolor.  También permite al terapeuta mover el miembro afectado más fácilmente y con menos disconformidad.

Estimulación eléctrica: funciona mejor para restaurar la fortaleza muscular. La estimulación eléctrica, es un tratamiento común para restaurar la función muscular luego de una lesión traumática. Aplicando una pequeña estimulación eléctrica, los terapeutas pueden causar contracciones en los músculos que de otra forma pudieran quedarse inertes. Esto ayuda a restaurar el movimiento adecuado y el funcionamiento más rápidamente que si solamente se usaran ejercicios. El uso de esta técnica puede ser de gran ayuda dentro de las técnicas de fisioterapia para muchos pacientes, especialmente en los casos en los que un lado del cuerpo está totalmente paralizado.

Ejercicios: funciona mejor para mantener al paciente saludable luego del tratamiento. Puede parecer obvio, pero el ejercicio es una estrategia para tratar y prevenir el dolor. Estos serán seleccionados de acuerdo a la lesión que tuvo el paciente, para estimular áreas específicas que no lo necesiten.

Ten en cuenta, por último, que no todas las lesiones necesitan de un evento traumático para producirse. La vida sedentaria y repetitiva, puede llevar a múltiples tipos de lesiones. La mejor forma de mantenerse saludable es realizar ejercicio constante y mantenernos en actividad. Nuestro cuerpo lo agradecerá.

 

Máster en Técnicas de Fisioterapia Aplicadas a la Práctica Deportiva

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

Gracias, ya eres uno de los nuestros!