Seleccionar página

Es muy simple creer que no existen riesgos laborales en oficinas y despachos. Por el contrario las chances de experimentar complicaciones de salud producto de la rutina laboral diaria es una amenaza real y latente, solo que más lenta y sutil. Este error común de apreciación se debe a la diferencia con las infraestructuras laborales industriales. Ya que en los despachos y oficinas existen pocas posibilidades de sufrir una herida severa, producto de una situación u error sobrevenido; no se manipulan grandes cargas de materiales, ni se operan complicadas maquinarias o aparatos.

Una de las particularidades más notorias del trabajo en esta clase de establecimientos, es el constante uso que se hace de las Pantallas de Visualización de Datos (PVD), ya sean de ordenadores, o de cualquier otra clase de tecnología. Estos dispositivos permiten al trabajador obtener información relevante para su función, y con los periféricos como ratones y teclados, poder a su vez introducir nueva información al sistema. Las consecuencias de las actividades relacionadas a las PVD constituyen varios de los riesgos laborales en oficinas y despachos más comunes.

A lo anterior debe agregarse que también se está trabajando dentro de una infraestructura física, y ello conlleva a obvias implicaciones a las que se puede estar expuesto, tal es el caso de daños o accidentes que afecten la integridad del edificio, tales como incendios o desastres naturales.

Tomando todo esto en cuenta, se puede decir que a modo general  los riesgos a la salud del empleado son básicamente:

  • Trastornos músculoesqueléticos productos de malas posturas al trabajar, la cantidad de tiempo que se pasa sentado y los movimientos repetitivos; fatiga visual o daños en en la vista por el uso permanente de PVD, etc.
  • Riesgos laborales en oficinas y despachos asociados a accidentes o desastres como golpes fortuitos, caídas, incendios, terremotos, entre otros.
  • Daños psicológicos derivados de excesiva carga de trabajo, mal ambiente o cultura laboral, estructuras organizativas perjudiciales, falta de empatía con otros empleados o superiores, etc.
  • Mal entorno laboral, tales como falta de oxigenación del espacio de trabajo, alta humedad o sucio, etc.

Riesgos laborales en oficinas y despachos: pautas generales

  • Se deben mantener cerrados todas las puertas y cajones para evitar caídas o golpes, así como mantener artículos cortantes como cutters, cortapapeles o lápices en un lugar específico apropiado.
  • No sobrecargar enchufes, ni tirar de cables y siempre estar atento a que los conectores y todos los implementos eléctricos estén en buen estado.
  • Mantener siempre localizados las salidas de emergencia, así como los extintores, mangueras contra incendios y estar informado sobre las medidas de seguridad ante desastres naturales o cualquier situación sobrevenida.
  • No producir altos niveles de ruido y tratar de trabajar siempre manteniendo en mente la comodidad de los otros empleados.
  • La integridad visual de los empleados es algo a considerar al hablar de riesgos laborales en oficinas y despachos. Por ende, se debe prestar atención al uso correcto de las PVD. Estas no pueden estar detrás o delante de ventanas, para de esta forma evitar reflejos o deslumbramientos.
  • Siempre es preferible la utilización de luz natural antes que la artificial; en caso de que esta última sea necesaria, debe ser fluorescente y distribuida con homogeneidad.
  • Se deben desconectar todos los aparatos electrónicos que no estén siendo utilizados para así disminuir la posibilidad de sufrir accidentes relacionados al voltaje o a los campos electromagnéticos alrededor de los trabajadores.
  • Realizar constante limpieza y mantenimiento del espacio de trabajo para evitar los riesgos laborales en oficinas y despachos asociados a mala ventilación o alta cantidad de polvo en el aire.
  • Adoptar posturas correctas al teclear o pasar tiempo usando PVD; utilizar siempre implementos de última tecnología tales como teclados y ratones, cuyo diseño facilite el trabajo físico del empleado.
  • Si el trabajo implica pasar largos periodos de tiempo conversando por teléfono, es recomendable la utilización de audífonos y micrófonos inalámbricos, para así evitar carga excesiva en cuellos y hombros y tener más libertad de movimientos.
  • Usar sillas con ruedas y con al menos cinco apoyos, que permitan al empleado moverse libremente y con poco esfuerzo.
  • Muchos riesgos laborales en oficinas y despachos pueden evitarse si el trabajador cuenta con una cantidad apropiada de espacio para desenvolverse. Se recomienda que por área deben haber cuanto menos 2 metros cuadrados por persona, sin contar lo que ocupen las mesas, estantes, sillas, etc. Asimismo, la distribución de los empleados debe considerar la proximidad y relación de sus tareas. Mientras más necesaria sea la interacción entre un empleado y otro, más cerca deben estar sentados.

Riesgos laborales en oficinas y despachos: amplio campo laboral

La seguridad y protección de la salud e integridad física de los trabajadores es una de las grandes preocupaciones de las entidades de trabajo moderno. Cada vez salen más legislaciones sobre este tema, por lo que un técnico en prevención de riesgos laborales en oficinas y despachos tendrá asegurado un amplio campo laboral en el cual ejercer sus conocimientos.

 

Programa para Mandos intermedios: Prevención de Riesgos Laborales Nivel Básico

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

man-791049_640

Gracias, ya eres uno de los nuestros!