Seleccionar página

A la hora de emprender, el mayor peligro es perder el norte. Es ahí, cuando el plan de negocios, o proyecto por escrito, nos sirve de ayuda para retomar el camino.

Hablamos de un documento en el cual se define el tipo de compañía que se pretende lanzar, así como los objetivos y estrategias que se emplearán para alcanzarlos. En el plan de negocios se establece la cadena o procesos productivos, la inversión necesaria y la rentabilidad que esperamos obtener.

El plan de negocios

El plan de negocios no implica una estructura complicada, información o capacitación especial para realizarlo, solo necesita ser detallado, completo y fácilmente comprensible.

Se cree que el plan de negocios aplica sólo para comenzar un negocio y lo realizan grandes empresas. Ambas suposiciones son falsas; un plan de negocios es necesario e importante para cualquier emprendimiento, grande o pequeño e incluso para lanzar un producto o servicio nuevo, aunque ya la empresa tenga tiempo en el mercado.

La importancia de un plan de negocios estriba en tres razones fundamentales que explicaremos a continuación

Administrativa:

En este contexto, sirve de guía para gerenciar un negocio ya instalado y permite planificar, organizar, coordinar, llevar registro y control, así como evaluar éxitos, fallos y riesgos.

La guía que nos ofrece el plan de negocios, nos permite aprovechar y planificar el empleo de recursos, definir estrategias así como pasos y acciones. De ésta forma podemos ganar en eficiencia, saber a dónde vamos; sin incertidumbre y reducir los obstáculos.

Además permite organizar la delegación de actividades de tu empresa, quienes estarán a cargo de las actividades para implementar y administrarlo, coordinar, llevar control y evaluar, pasos imprescindibles para reducir la incertidumbre y ganar tiempo y  eficiencia.

De factibilidad:

Esto es, básicamente, la posibilidad real de implementar el proyecto de negocio. Es decir, si tal como lo concebimos podemos implementarlo, o si requiere generar ideas nuevas.

Realizar un estudio de mercado, para medir el impacto que tendrá nuestro producto o servicio y los recursos que necesitaremos para poder contrarrestar el efecto adverso de la competencia existente, es parte de la razón por la cual necesitaremos un estudio de factibilidad.

De la misma forma, el plan de negocio nos permite adelantarnos a los números reales y hacer estimados y proyecciones a través de cálculos de la inversión y los egresos que proyectamos tener y así, conocer la rentabilidad del negocio. De ésta forma, determinamos si es viable, si las ganancias que obtendríamos son lo suficientemente atractivas como para desarrollarlo o si, por el contrario, debemos buscar otras opciones.

Financieras:

Es posible que necesitemos exponer nuestro proyecto para obtener financiamiento, y un buen plan nos permite convencer a terceros, de la viabilidad de nuestro proyecto de negocio y conquistar a potenciales inversores, socios, o incluso familiares o amigos que se encuentren en una posición económica que les permita apostar por nuestra idea de producto o servicio.

El plan de negocios, permite demostrar nuestra capacidad para cumplir con obligaciones y generar tranquilidad en nuestros acreedores. Como hemos explicado, un plan de negocios aporta tranquilidad como emprendedores.

Ya conoces las tres razones fundamentales por las que un plan de negocios es importante para un emprendedor, aunque existe una razón más a destacar, y es la siguiente: En el mundo de hoy, donde la competencia es tan grande y especializada, la persona que emprenda “a ciegas” no tiene ninguna posibilidad de éxito y la prueba de ello es que incluso quien lanza un nuevo producto aun teniendo una empresa y marca consolidada necesita testear las posibilidades a través de un plan de negocio y no se aventura, ni se confía de su trayectoria.

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

Gracias, ya eres uno de los nuestros!