Seleccionar página

Todo aquel que quiera dedicarse a tonificar su cuerpo, tarde o temprano debería acudir al consejo de un monitor de musculación, aunque esto pueda resultar intimidante para muchos.

Tomar el toro por los cuernos y haber decidido iniciarte en el mundo del fitness, es un buen primer paso el segundo debe ser, de hecho, trabajar en el gimnasio, y seguramente si no tienes experiencia previa, te sentirás como en tu primer día en la escuela.

Muchas personas en esta situación contratan a un monitor de musculación para iniciarse. Un monitor puede mostrarte los equipos del gimnasio y enseñarte cómo usarlos, enseñarte ejercicios y ayudarte a alcanzar tus metas mediante estrategias adecuadas para ti, idealmente, ayudándose con la implementación de diferentes pautas de alimentación. En el caso de que no seas ya un principiante en el fitness, un entrenador puede ayudarte a prepararte para una competición, una carrera o a llegar a determinado punto en tu desarrollo físico.

Si vas a invertir dinero, tiempo y confianza en una persona para guiarte en la dirección adecuada, entonces necesitas hacer las elecciones correctas. Contratar al primer tío o tía musculosa que te encuentres puede que no salga tan bien como esperabas si esta persona solo tiene grandes bíceps pero no preparación. Un monitor de musculación puede encontrarse en cualquier lugar, y esto puede ser tanto bueno como malo. El punto de contacto más común, y usualmente más conveniente, es tu gimnasio de preferencia. La mayoría de los gimnasios tienen una legión de entrenadores preparados para ayudarte, especialmente en épocas de promociones, pero si prefieres trabajar desde tu casa, o con alguna metodología especial, lo ideal es que contrates a un entrenador personal. Una búsqueda simple en internet por monitores privados en tu área puede brindarte buenos resultados. Contratar a un monitor privado puede ser un camino más costoso, pero suele ser más conveniente, pero siempre que escojas esta ruta debes preguntar si el monitor de musculación cuenta con todo el equipamiento necesario.

Una vez que tengas al candidato en mente, usa estas reglas para determinar si es correcto para ti. Si no es así, no tengas miedo de seguir buscando hasta encontrar a alguien que sí lo sea.

Especialización del monitor de musculación

Los buenos monitores de musculación suelen contar con certificación de instituciones u organizaciones prestigiosas, o tener grados en el área de ejercicio, fitness, o educación física. Además de una certificación correcta, asegúrate de que el candidato conozca técnicas de primeros auxilios y resucitación cardiopulmonar. No tengas miedo por pedir pruebas de certificación. Después de todo, estás colocando tu salud en el cuidado de esta persona.

Conoce que te motiva

Escoge a un monitor que se adecúe a tus necesidades personales y preferencias de aprendizaje. Algunos quieren ser llevados fuera de sus límites por un entrenador estilo sargento, mientras que otros trabajan mejor con reforzamiento positivo y motivación gentil. El monitor de musculación debe adaptarse a tu personalidad y estilo de motivación. Pasarás un número importante de horas en la compañía de esta persona, por lo que tu comodidad  y facilidad de comunicarse entre vosotros es crucial. No temas hacer preguntas directas acerca de su estilo de coaching y técnicas de motivación. Es mejor declinar una opción de monitor antes de comenzar que empezar con uno incorrecto.

Pide evidencias

La competencia de un entrenador es solo tan fuerte como los resultados que es capaz de mostrar a sus clientes. Pídele que te muestre historias exitosas o referencias de otros clientes.  Para escoger un buen monitor de musculación, especialmente en un proceso tan complejo y con tantas variables como la musculación, querrás comprobar que tu monitor ha tenido éxito en el área.

Por supuesto, cada monitor debe empezar en algún lugar, pero debes preguntarte si estás dispuesto a ser el conejillo de indias de alguien que puede que sea muy competente, pero quizás no es lo que buscas cuando tú mismo estás iniciándote. El monitor debe ser capaz de proveerte de nombres e información de contacto de personas similares a ti en términos de sexo, edad, y objetivos fitness. Habla con esas personas y rápidamente verás si es el monitor de musculación para ti.

Define las condiciones especiales

Si tienes necesidades especiales, es crucial que le informes de ello a tu prospecto de monitor y le preguntes si tiene experiencias trabajando con ellas. Los suplementos alimenticios usados en la musculación, o los ejercicios por sí mismos, especialmente si no se realizan correctamente, pudieran causar dolencias o complicaciones en la salud de una persona que tenga condiciones especiales. Por ello, debes verificar con tu doctor antes de iniciar cualquier programa de musculación.

En conclusión:

Estarás colocando tu salud y futuro en las manos de otras personas, eso no es un asunto menor. Tómate el tiempo necesario para escoger bien. No siempre compras el primer suéter que ves en la tienda, así que de igual manera, te tomas el tiempo para probar y asegurarte de que el precio es el correcto. Lo mismo debe suceder con tu monitor de musculación.

 

Curso Superior Monitor De Musculación Y Fitness (Titulación ESSSCAN)

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

Gracias, ya eres uno de los nuestros!