Seleccionar página

Un niño obeso con toda probabilidad será un adulto obeso, por lo que una buena nutrición infantil es clave para que nuestros hijos tengan la calidad de vida que queremos. Está en todo los telediarios: la obesidad en niños y niñas se está expandiendo, y muchos males asociados como la diabetes tipo 2 también se han incrementado. Y aunque en todo el mundo se hacen grandes esfuerzos de comunicación, y campañas para promover la sana alimentación, nadie más que los padres están realmente a cargo del bienestar de sus pequeños. Por lo que todos debemos tener conciencia de lo que darles una alimentación sana conlleva, y por supuesto, como prácticamente en cualquier área de la medicina, existen muchísimos mitos que debemos reconocer.

Se debe tener en cuenta que desde muy pequeños, debemos enseñar a nuestros hijos e hijas a alimentarse sanamente. Aunque básicamente lo que es bueno para nosotros es bueno para ellos, es decir, poco consumo de carbohidratos refinados y azúcares, muchos carbohidratos complejos y vegetales y buenas porciones de proteínas, los infantes no manejan los conocimientos ni el grado de comprensión para entender que esas galletitas que tanto les gustan no son lo mejor para ellos. Por ende, la nutrición infantil debe ser una de las piedras angulares de lo que les enseñamos día a día.

Es necesario agregar, que de muy pocos servirán tus esfuerzos porque tus hijos coman sanamente si tú misma o tú mismo no adaptas tu estilo de vida a uno saludable. En últimas, los niños siempre querrán seguir tu ejemplo.

Para ayudarte, hemos seleccionado algunos mitos sobre nutrición infantil en los que debes dejar de creer

Mitos sobre la nutrición infantil:

  • Con los multivitamínicos basta: no te dejes llevar por los comerciales de productos multivitamínicos para niños. Cualquier experto en nutrición infantil que consultes podrá decirte que, aunque sin duda alguna estos suplementos son de gran ayuda, representan solo una pequeña fracción de todos los componentes presentes en los vegetales que tus hijos necesitan consumir. Los multivitamínicos son un buen complemento, pero no son sustitutos.
  • Las comidas bajas en calorías son ideales para los niños: de nuevo, la publicidad tiene mucho que ver con este mito. Para empezar, hay muchas grasas y aceites que son esenciales para el buen funcionamiento del organismo de nuestro hijo. De hecho, muchos problemas de salud infantil están asociados a la poca calidad de las grasas que consumen. Por otra parte, estos productos sencillamente no van de la mano con una buena nutrición infantil, o tan siquiera para adultos en general, pues en realidad, estos artículos sí tienen azúcar y otros conservantes añadidos.
  • Una gaseosa de vez en cuando no le hará daño: si bien ocasionalmente querrás consentir a tu pequeño con un postre, el peor de todos y el que no debes darle bajo ningún concepto son las gaseosas. Este es uno de los productos más dañinos que puedes conseguir en el mercado. Los niños y niños simplemente no deben tomar gaseosas. Primeramente, un vaso de estos líquidos tiene un mínimo de 9 cucharadas de azúcar, lo cual desbalanceará sus niveles de azúcar en la sangre y lo que es, a la larga, incluso peor, los acostumbrará a tener antojos de azúcar. Siempre, siempre, escoge darles un buen zumo completamente natural.
  • El veganismo es sinónimo de buena nutrición infantil: no es muy raro que niños de edad preadolescente quieran probar el veganismo, pero esto tiende a ser una muy mala decisión. El concepto general de veganismo para los niños suele ser comer mucha pasta y ciertos vegetales. Si tu niño o tú mismo quieren intentarlo, deben asegurarse de comer muchas nueces, semillas y legumbres como lentejas y distitnas variedades de granos. Es bueno asimismo, incluir huevos en la dieta. En cualquier caso, siempre consulta con un experto nutricionista antes de tomar cualquier decisión drástica.
  • Debería alejar a mis hijos de las carnes rojas: un mito que tiene una relación estrecha con el anterior. El problema con las carnes rojas en la nutrición infantil no es tanto la carne per sé, sino los acompañantes. Por ejemplo, con las hamburguesas, la carne no es el factor más dañino, sino el pan de harina blanca refinada, las patatas fritas, la gaseosa y todo el montón de salsas para acompañar. Evita el tocino, la bologna y los hot dogs por la cantidad de preservativos perjudiciales, pero para los niños en crecimiento es vital consumir bistec, cerdo, pollo y pavo y otras fuentes de proteínas como huevos y pescado.
  • Si no puedo hacer que mis hijos coman vegetales, les daré muchas frutas: otro mito de nutrición infantil muy expandido es que las frutas pueden sustituir a los vegetales. Y aunque comerlas de vez en cuando es muy saludable, convertir su consumo en un hábito diario tiene dos problemas: no tienen los componentes necesarios para el organismo que sí traen los vegetales, y además, son muy dulces, por lo que causan desbalances y antojos de azúcares.

Además de leer información útil como esta, siempre ten en cuenta que no hay nada como hacer una visita a un experto en nutrición infantil para tomar las mejores decisiones respecto a la alimentación de tus hijos.

 

Técnico Profesional en Nutrición Infantil

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

Gracias, ya eres uno de los nuestros!