Seleccionar página

Muchos emprendedores asumen que la falta de una identidad digital es bueno. En realidad, no es así. Se cree que si no estás en línea,  no eres de confianza. En dado caso, es riesgoso no contar con presencia online, pues sin opiniones positivas, la primera negativa será lo único que haya de ti en el mundo 2.0. Es una manera rápida de destruir tu reputación, sin haber tenido siquiera una para empezar.

Identidad Digital

La solución sencilla es definir tu identidad online desde temprano con contenido de calidad. Comienza un website personal con el dominio adecuado, y una página de “acerca de mí”. La idea es proyectar una identidad digital que ilustre una imagen positiva de tu historia personal.  Utiliza fotos agradables y que, en la medida de lo posible, demuestren tus logros pasados y tu misión actual.  Adicionalmente, hay muchos formas proactivas de expandir tu presencia online de manera positiva, te contamos unas cuantas:

  • Crea tu identidad digital en las redes sociales antes que otro lo haga: puede que al principio no tengas apuro en tener un Facebook o cuenta de twitter. Pero cuando comiences a crecer, y tu negocio comience a recibir atención, deberás cuidarte. Existen personas inescrupulosas que pudieran abrirse cuentas falsas sobre ti, para usarlas para atacarte. Esto es de máximo riesgo pues esas personas estarían usando tu propio nombre contra ti. El robo de identidad puede ser devastador tanto para los negocios como para las personas.
  • Contribuye activamente en tu perfil personal y de negocio: solamente el acto de registrar estas webs, tiene un impacto altamente positivo en tu identidad digital. Gracias a tener tus webs será más sencillo que los comentarios positivos sobresalgan sobre los negativos, que con seguridad generarás por cualquier cantidad de razones. Tener un blog es una forma ideal de expresar tus valores, y de establecerte como influenciador. Si lo haces bien, esto te hará sumamente reconocido como alguien a quien vale la pena consultar. Así será más sencillo que las reseñas negativas sobre ti, se pierdan en las últimas páginas de Google.
  • Monitorea la web en busca de malos comentarios, y responde directamente: Puedes usar herramientas como Google Alert. Así podrás rastrear los comentarios o reseñas negativas que perjudiquen tu identidad digital. A los cuales, deberías responder rápidamente en una forma no defensiva. Idealmente, mientras respondes, señala otro contenido positivo sobre ti. No cometas el error de ignorar las reseñas y comentarios negativos esperando que los demás no los noten. Lo harán.
  • Esfuérzate por remover todo el contenido irrelevante o indeseado: vale la pena contactar al dueño de un sitio para remover el contenido perjudicial. Lo malo, es que quizás no recibas respuesta. De cualquier caso, puedes borrar los comentarios malintencionados de tus propios sitios y artículos. Esfuérzate por responder los comentarios negativos, pero sí solo buscan dañarte, no temas borrarlos. Tu identidad digital es demasiado importante como para que se vea herida por la mala educación de alguien.
  • Vive acorde a la reputación que deseas tener online: en la actualidad, todo lo que hagas o digas, terminará en la web. Incluso aunque haya sucedido en un momento de debilidad. Es imposible vivir una vida y proyectar otra. Así que antes de colocar esa foto provocativa en tu Facebook, recuerda el estado de tu negocio y lo que quieres alcanzar. Si has cometido errores en el pasado, puede ser de utilidad comunicarte con amigos y personas de apoyo, para que te ayuden en tu nuevo enfoque empresarial y tu identidad digital. Ellos podrían compartir tus links de contenidos, o comentarios positivos que se hayan hecho sobre ti, lo cual pudiera ayudar a desplazar o reducir el contenido ofensivo.

Asegúrate de “ser tú mismo” en tus redes sociales y en tu web. Si quieres proyectar competencia y buenos valores, debes ser competente y tenerlos. No te apoyes en exceso en las herramientas automatizadoras para tus redes sociales, pues estas están para potenciar tus esfuerzos, no para suplantarlos. Si tus seguidores sienten que no hay una personal real detrás de tu contenido, dejarán de prestarle atención y esto tendrá un impacto muy negativo para tu identidad digital. Lo que es peor: esta práctica va en contra de toda la idea de la presencia online y las redes sociales.

Las buenas noticias es que no tienes que comprar una identidad digital, siempre que seas proactivo y lo hagas bien. No asumas que todo ocurrirá cómo quieres solo porque sí. Debes tener inteligencia de calle, pues tu reputación te seguirá a donde vayas y puede ser tu salvación, la razón por la cual tengas éxito, o tu caída. Si no fomentas una buena presencia online para ti y para tu negocio, te estarás condenando a quedarte estancado en mucho menos tiempo del que te imaginas.

 

Especialista TIC en Seguridad Digital

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

Gracias, ya eres uno de los nuestros!