Seleccionar página

La identidad digital es un aspecto de las empresas  y profesionales cada vez más importante a la hora de obtener ganancias económicas. En la actualidad, la mayoría del contenido, información y publicidad que consumimos proviene de Internet, por lo que un negocio o un freelancer sin una presencia online firme están en clara desventaja respecto a sus competidores.  En este sentido, aunque el trabajo con redes sociales pudiera parecer muy lúdico y ameno, requiere de una gran cantidad de esfuerzos, constancia e ideas claras para obtener resultados realmente positivos. Una marca empresarial o personal que ha tenido éxito en la gestión de su nombre dentro de Internet, es una que es conocida no solo por sus productos o servicios, sino por ofrecer contenido atrayente y haber creado una comunidad de seguidores a su alrededor en las redes sociales.

Identidad digital

Asimismo, existen pautas claves respecto a los errores que se deben evitar al gestionar la identidad digital de un negocio.  En este artículo, te presentaremos algunos de ellos:

  • Falta de congruencia entre los diferentes perfiles: al momento de abrir tus cuentas en redes sociales, debes asegurarte de escribir una biografía o resumen que, sin ser rebuscada, deje a las claras quién eres como profesional o qué hace que tu empresa destaque sobre la competencia. Cuáles son las virtudes que te diferencian sobre los demás. Eso sí, debes tener en cuenta que la mismo bio no sirve para todas las redes, sino que debes adaptarla a las particularidades de cada una. Por otra parte, igualmente en las redes sociales, tu identidad digital debe basarse en una serie de elementos que se repitan en todas, la más importante por supuesto siendo tu nombre. Todas tus redes sociales deben llevar el mismo nombre, y cuando esto no sea posible, escoge uno que haga pocas variaciones respecto a los demás perfiles y que sea fácil de recordar.  Debes evitar la grandilocuencia. Es indispensable, además, que registres tu nombre para que no te lo quiten.
  • Falta de claridad y mentiras: en Internet, tu identidad es tu reputación: ni más, ni menos. Y la reputación comienza a cimentarse cuando presentas un mensaje claro sobre quién eres, qué valores te diferencian y definen tu identidad digital, qué valor puedes aportar a tus clientes y seguidores y en qué eres experto. Este mensaje debe adaptarse a tu público objetivo. En este orden, es vital que no mientas. Debes ser totalmente sincero, en el caso de ser un freelancer buscando crear su marca personal, sobre tus capacidades reales y lo que verdaderamente puedes ofertar a tus seguidores. Nada puede destruir con mayor rapidez tu reputación online que un cliente que se sienta engañado por ti.
  • Falta de elementos visuales y multimedia en tus contenidos: si tu contenido no es atrayente no existe ningún motivo por el cual vayas a ganar seguidores, y por ende, no tu presencia en la red será minúscula e inefectiva. Para que tu identidad digital aporte valor a tu trabajo, debes hacer uso de contenido que se base en elementos visuales y multimedia que hagan más entretenida la información de cara al visitante. Los ladrillos de texto son indeseados y los cibernautas no tardan ni 10 segundos en desecharlos. Crea infografías, comparte videoconferencias… haz uso de la tecnología.
  • Errores de ortografía, gramática, imágenes pixeladas: parece obvio, pero es sorprendente la cantidad de profesionales y empresas que descuidan elementos tan fundamentales como la buena ortografía y la calidad de las imágenes en redes sociales. Nada desalienta más a un posible cliente que un freelancer o compañía que descuide de esa manera su identidad digital. Una foto de perfil en baja resolución, un error garrafal de ortografía en tu biografía… pueden hacer que un seguidor pierda el interés en tu marca en segundos.
  • Falta de estrategia e interacción: tus posts deben tener una periodicidad, deben contener optimización SEO, debes hacer uso de los hashtags… en definitiva: deben tener una estrategia, una planificación. Si te limitas a postear cosas a la buena de Dios lo más seguro es que no tengas la reacción que deseas. Igualmente, una vez que hayas creado cierto nicho de seguidores, es absolutamente indispensable que te mantengas en contacto con ellos, respondas sus dudas y recomendaciones. El arte de la conversación es un factor fundamental para tu identidad digital y es tu voz la que te hará realmente diferenciar la experiencia que tienen contigo de la que podrían tener con tu competencia.

Para tu identidad digital es necesario, principalmente, que tengas presencia en las redes más importantes del momento: Facebook, Twitter y Linkedin. Mientras que Facebook y Twitter son las redes más influyentes, Linkedin es tu resumen curricular en la web. Luego de allí, y dependiendo de tu producto o servicio, es recomendable que tengas cuentas en redes como Instagram o Pinterest. Eso sí: siempre con la intención de vender sin vender, sino aportando contenido de valor para ganar confianza entre tus seguidores, y así convertirte en la mejor opción cuando deseen contratar servicios profesionales, o adquirir productos, relacionados a tu sector.

 

Experto en Técnicas Publicitarias

¡Recibe las noticias en tu email

Inscribete en nuestra lista para recibir antes que nadie las ultimas noticias.

man-791049_640

Gracias, ya eres uno de los nuestros!